ESPECIAL | Mes del orgullo LGBTIQ+ EEUU | Prohibición del abortoNOTICIAS | Testimonios de reosNOTICIAS | Influenza y Covid

La historia como palimpsesto: La estrategia en Oriente y Occidente

La explicación para la inmensa resiliencia del imperio bizantino en tiempos de crisis aguda, y durante períodos prolongados y agonizantes de inseguridad en el extremo, es: cuando todo parece desolado y sin esperanza, la fe cristiana, la cultura de antigua Grecia y el orgullo de los romanos se combinaron para rechazar la rendición e inspirar la tenacidad. Edward Luttwak. Strategy: The Logic of Peace and War (2001).

Por Katherine Miller. Doctorado en Estudios Medievales y Renacentistas de UCLA. | May 29, 2022- 05:58

“Olga, gobernante de la Rus de Kiev, con su escolta, en Constantinopla”. Madrid Skylitzes, Biblioteca Nacional de España, Madrid.

Como el título reza que la historia es un palimpsesto, comenzamos con algunas definiciones. Un palimpsesto es un manuscrito antiguo que conserva huellas de unas imágenes o letras de textos anteriores que fueron borrados o cubiertos con pintura u otra escritura de texto encima del original. Los palimpsestos originales eran pieles de animales que habían sido tratadas con químicos y manipulados hasta que era posible escribir un texto sobre su superficie. Así que en los palimpsestos hechos de pergamino es posible que existan otros textos escritos encima de los textos originales porque los escribanos reutilizaron el pergamino. Para leer el texto original, entonces, se utiliza la técnica de pentimento, que es la revelación de unas huellas apenas visibles, casi desvanecidas, de algunas letras anteriores, debajo del texto más reciente. Usualmente se ocupa una navaja filuda para raspar la superficie y ver los textos debajo de la superficie de un palimpsesto.

Se propone utilizar la metáfora de pentimento para apreciar unos textos sobre estrategia bizantina y romana de defensa, escritos en pergaminos en el imperio bizantino hace diez siglos para ver si existen similitudes reconocibles parecidas a las estrategias de cómo defender los imperios en el siglo XXI.

Pero antes de proceder, otras definiciones. El fenómeno de la estrategia, en sí, se le puede comparar a la forma del arco que traza el ala de un ave. Los fenómenos de las tácticas son parecidos a las muchas plumas de menor tamaño que conforman el arco de estrategia del ala que juntos habilitan el vuelo del ave, o, en nuestra metáfora, la defensa de un imperio. Las tácticas apoyan el arco de la estrategia: una no funciona sin la otra.

LEE TAMBIÉN: ¿De dónde surge el derecho internacional sobre crímenes contra la humanidad en occidente?

Las estrategias y tácticas, a través de los siglos, demuestran similitudes culturales que podemos examinar bajo una lupa, y, pasando por los siglos, de vez en cuando aparecen insinuaciones de similitudes prestadas, como pentimenti (plural de pentimento). Es decir, no se propone considerar la estrategia de defensa de imperio en todas sus dimensiones y aspectos, desde el arte superior de conducir un estado hasta las tácticas minúsculas y militares. Como la historia es un palimpsesto, se puede acceder a visiones, estrategias y tácticas de muchos siglos.

1. Mapa del Gran Estepa de Eurasia.

Delimitando el tema aún más, recordamos que, desde el siglo IV se dividió el imperio romano en dos: imperio occidente, con sede en Roma y Rávena, y el imperio oriente, Bizancio con sede en Constantinopla. Ambos eran romanos, pero como con todos los fenómenos culturales, surgieron diferencias y similitudes detrás de los velos del tiempo y geografía. En el Occidente, hace diez siglos, las percepciones son levemente —y también, claramente— bien distintas a las estrategias de defensa del imperio bizantino y las estrategias de defensa en el imperio en occidente.

Consideremos las dimensiones de la gran estrategia de defensa del imperio en occidente. Edward Luttwak, en su obra maestra, la define en las siguientes palabras: “Comprehensivamente fortificado y con un número más que suficiente de guarniciones, los ríos Rin y Danubio como fronteras protegieron el Imperio Romano durante casi cuatro siglos. Miles de torres, conectadas por palizadas o murallas de piedra donde no existía barrera fluvial, con patrullas para vincularlos y cientos de fortalezas como apoyo, formaron una barrera continua desde el norte de Inglaterra , cruzando el continente de Europa, desde el mar del Norte, estuario del río Rin en Holanda moderna, hasta la delta del río Danubio en la costa del mar Negro en la Romanía moderna. Ninguna frontera delgada podría parar a invasiones poderosas; pero esta estrategia de seguridad con patrullas diarias de las Legiones Romanas diarias protegía contra redadas y robos eventuales, fue bien provisto por el sistema imperial de fronteras como estos —los limes”, Dr. Luttwak, Superior Asociado del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de la Universidad de Georgetown en Washington, D.C.

De otro modo, el Imperio Bizantino, en el oriente, para enfrentarse con sus enemigos efectivamente y defenderse de ellos, utilizó una estrategia conformada por los elementos de la diplomacia, la recolección de inteligencia y operaciones cubiertas, dejando el elemento militar como último recurso. Como explica Luttwak, resumiendo algunos manuales militares de los bizantinos (que veremos más abajo): la estrategia en grande del imperio Bizantino era evitar la guerra por todos los medios posibles, pero siempre actuar como si iba a comenzar una en cualquier minuto, porque la subversión es el mejor sendero hacia la victoria.

TE INTERESARÁ: ¡Si los cielos caen, podemos atrapar alondras! La comida y las palabras

Ahora, los manuales militares de estrategia de defensa de imperio llegaron al occidente, específicamente a Rávena, después de que, en 1453, Constantinopla fue derrocada por los turcos otomanos, poniendo fin al imperio romano. Los manuales fueron traídos por eruditos refugiados del conflicto en el que los turcos tomaron control y ocuparon el imperio bizantino. Pero llegaron con otros textos en griego, como Platón, Aristóteles, Esquilo, Eurípides, Sófocles, Aristófanes, Homero, Tucídides y toda la grandeza de los griegos a Verona y Roma en Europa que no conoció griego, si no que solo funcionaban en el idioma latín. 1453 era el año en que se intensificó el Renacimiento en Europa y los eruditos occidentales no pusieron mucho interés en los manuales de estrategia diplomática y militar bizantinas. Fueron puestas a un lado hasta siglos después.

Así que los textos bizantinos sobre estrategia, como el Strategikon, escrito por el imperador Mauricio de Bizancio en el siglo X, no suscitaron interés por comparación con las delicias de La Ilíada y Odisea de Homero, los textos de Platón y Aristóteles, las tragedias griegas y otras fortunas y tesoros. Fueron traducidos, editados y publicados hasta muy recientemente: Maurice’s Strategikon fue publicado por George T. Dennis de la Catholic University of America (Filadelphia, 2001). Y enseguida, el mismo Dr. Dennis editó, Three Byzantine Military Treatises, (Dumbarton Oaks, 2009).

Mapa del Imperio Romano en 395, muestra la división entre Roma, Verona y Constantinopla.

Además, en el siglo X, el imperador Constantino VII Porphyrogenitus del Imperio Bizantino, escribió, para su hijo Michael, de 14 años, quien iba asumir el trono como imperador al morir su padre Constantino VII, un texto que trataba sobre cómo gobernar un imperio. Es la obra maestra De Administrando Imperio (La Gobernación del Imperio), un manual de política doméstica y de asuntos extranjeros para el uso de su hijo cuando asumiera el trono bizantino. Es también una guía sobre impuestos y operaciones civiles y navales, cómo manejar la maquina fiscal y los ingresos para apoyar un ejército permanentemente listo, entre muchísimos otros más. El joven príncipe Michael fue instruido con ejemplos como cuando el príncipe ruso Svyatoski invadió, en el año 967, al imperador bizantino Nikephoros  Phokas; manipuló a los Búlgaros, Magyares y Avares unos contra los otros y así neutralizó y debilitó a todos para así parar la invasión. Otro tratado bizantino enseña cómo en 1282 Michael VIII, imperador bizantino, protagonizó una insurrección en Sicilia contra Charles d’Anjou, que llegó a ser conocida como las Vísperas sicilianas (the Sicilian Vespers).

Lo fascinante del palimpsesto de la historia es que en el mismo siglo X estaba floreciendo el magnífico Kievan Rus’ con su capital en Kiev, que cubrió gran parte de la enorme Estepa de Eurasia: abarcaba Bielorrusia y Ucrania y una parte occidental de territorio que ahora es Rusia. El Kievan Rus’ gozaba de relaciones diplomáticas, militares y comerciales con Constantinopla, capital del Imperio Bizantino, ambos imperios cristianos, defendiéndose contra los hunos y otros invasores. ¿Cuáles pentimenti se pueden descubrir sobre cómo se está manejando la estrategia del choque de imperios occidentales y orientales de hoy en día en la Ucrania, son prestados de Bizancio, si examinamos estos manuales diplomáticos y militares del siglo X?

Recientemente hay un enorme florecimiento de estudios bizantinos. Entre estos se encuentra la obra maestra de Edward Luttwak, publicada por la Universidad de Harvard, en 2009, The Grand Strategy of the Byzantine Empire. Después de siglos de tardanza, hoy hay interés en estas obras intrigantes.

LEE: Amalasuintha: la confección del poder entre Roma, Rávena y Constantinopla

Consideremos estos palimpsestos de concepciones de estrategias y tácticas del oriente para defender el Imperio Bizantino y el Kievan Rus’ en comparación con las concepciones estratégicas y tácticas del Imperio Romano del Occidente después del año 395 CE, cuando el imperio romano fue dividido en dos. Los tres imperios: Roma, Constantinopla y la Kievan Rus’, todos se consideraban romanos y cristianos. Sin embargo, crecieron sus culturas y estrategias de defensa de imperio en maneras eminentemente distintas.

Viendo la historia, metafóricamente, como un palimpsesto, y utilizando la técnica de raspar la página como pergamino, con una navaja filuda para que aparezcan pentimenti y para revelar los fenómenos de cómo —en cada imperio romano— la historia es un palimpsesto.

Las estrategias y diplomacias bizantinas presentadas en el Strategikon, del imperador Maurice, no abarcan minutiae militares como nos presenta Diodorus Siculus (Diodoro de Sicilia) en el siglo III, cuando en su Historias de las Guerras Púnicas Diodoro encomienda a los comandantes de campaña conocer bien su geometría para poder calcular la construcción de escaleras, que no terminan por ser demasiado cortas para subir las murallas durante un asedio. Mauricio, en cambio, ve el panorama grande. Instruye a su imperio desde un nivel más alto, en que los conocimientos de estrategia abarcan la cultura entera del imperio, incluso el uso de persuasión, recolección de inteligencia para el uso en la diplomacia, espionaje y operaciones cubiertas, estrategia en grande que también descose la totalidad de las complejidades de las estrategias que permitieron al imperio romano del este —el imperio bizantino— durar un milenio más que Roma en el occidente. Para enfrentar a sus enemigos de una manera eficaz, el Imperio Bizantino dio prioridad a las estrategias de diplomacia junto con la recopilación de inteligencia como elementos principales, dejando el elemento militar como la última alternativa, el último recurso. Pero siempre, por medio de la máquina fiscal, financiando y manteniendo un ejército permanente, listo y entrenado en cómo actuar en defensa.

Portada del libro Maurice’s Strategikon.

En conclusión, unos cuantos elementos paradigmáticos presentados por Maurice en el Strategikon son los siguientes. (1) Luchar para terminar la guerra exitosamente reclutando aliados para cambiar el balance estratégico del poder. (2) Subversión es el mejor camino a la victoria y (3) cuando la diplomacia y subversión no son suficientes, tendrán que haber acciones y operaciones militares que deberán ser cumplidas con métodos operacionales “relacionales” y tácticas que superen las fuerzas más pronunciadas del enemigo y que exploten sus debilidades. Recomienda derretir con paciencia la fuerza moral y material de los invasores.

En las declaraciones de un debate televisado por France 24 el día 21 de mayo de los corrientes por parte del jornal The Economist del Reino Unido, los comentaristas proyectaron posibles términos e ítems que pudieran aparecer en una agenda para negociar, utilizando la diplomacia como recurso principal para alcanzar el final de la guerra en Ucrania. Eran comentarios indirectos sobre asuntos como un cese al fuego, retiro de las tropas rusas, garantías de seguridad territorial para mantener íntegras las fronteras del país y otras ideas también expresadas por un representante de Chatham House de Londres.

Tomamos nota que el presidente de Ucrania se pronunció, televisado internacionalmente, de la siguiente manera el día 21 mayo en el Canal France 24: que la estrategia que se sigue en Ucrania ahora es la utilización de armas, sanciones y dinero. Pero la solución final de la guerra declaró, será por medio de la diplomacia.

¿No podemos ver pentimenti de los ancestros bizantinos en el palimpsesto del texto de estrategias del señor presidente de Ucrania?

 

LECTURA RECOMENDADA:

Constantino VII Porphyrogenitus, Emperador de Bizancio.

De Administrando Imperio. Editado por Romilly J.H. Jenkins (Dumbarton Oaks, 2012).

Dennis, George T. Maurice´s Strategikon (Filadelfia, 2001).

Dennis, George T. Three Byzantine Military Treatises (Dumbarton Oaks, 2009).

Isaac, Benjamin. The Limits of Empire: The Roman Army in the East (Oxford,

1990).

Jordanes. Traducción de Charles C. Mierow. The Gothic History (Cambridge, 1915).

Kaegi, Walter E. Some Thoughts on Byzantine Military Strategy (Hellenic College Press, 1983).

Luttwak, Edward N. The Grand Strategy of the Byzantine Empire (Harvard, 2009).

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Cultura Historia Historia Medieval Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad