Turismo
 
Inicio del Sitio
Viernes 5 de Diciembre
 

 

 
 

El país conserva su calificación de riesgo

El Salvador cayó hace un año de la categoría BB+ estable a la de BB+ negativa, según la calificadora Fitch. La firma propone elevar la edad de jubilación y aumentar la recaudación de impuestos para aliviar la acuciante carga fiscal.

Omar Cabrera
El Diario de Hoy
negocios@elsalvador.com
Haga doble click sobre el gráfico

La calificadora de riesgo internacional Fitch ha asignado nuevamente el grado de BB+ con perspectiva negativa para la deuda gubernamental de El Salvador.

En un comunicado de prensa liberado ayer, la firma asigna nuevamente la misma calificación que otorgó al país en agosto del año pasado, cuando lo bajó de la perspectiva estable a la de negativa.
Fitch asegura que las razones por las cuales coloca es nota al país son seis, tres negativas y tres positivas.

Del lado negativo, la calificadora acusa la persistencia de un alto déficit fiscal, un aumento de la carga de la deuda del Gobierno y una prolongación del reducido crecimiento económico.

Por el otro lado, Fitch destaca como fortalezas del país la estabilidad monetaria, un récord relativamente bueno de reformas estructurales y el hecho de que la deuda externa, aunque creciente, sigue siendo manejable.

El director ejecutivo de Fitch para Centroamérica, Mauricio Choussy, opinó que “es un logro para el país mantener su calificación de riesgo, aunque sea con perspectiva negativa, en un entorno electoral tan complejo como el salvadoreño”.

Debilidad fiscal

El reporte observa que El Salvador conserva un déficit fiscal superior al 4% del Producto Interno Bruto (PIB) si se incluye el costo del sistema de pensiones.

 
“Aunque a Fitch le preocupan las elecciones, seguiremos trabajando para conseguir que en la próxima evaluación el país obtenga una mejor calificación”.
Juan José Daboub ,Ministro de Hacienda.

Choussy dijo que la situación es más preocupante porque la dolarización eliminó herramientas de ajuste.

Fitch señala como los principales culpables de la delicada situación fiscal a los terremotos y a la reforma de pensiones. Esta última tendrá en 2004 un costo equivalente al 2% del PIB.

“En respuesta a las altas presiones fiscales, el Gobierno ha tomado notables medidas, tales como la expansión de la base del IVA, la mejora de la administración tributaria y recortes en el gasto corriente mediante la aplicación de una política de empleo más flexible en el sector público”, señala el comunicado.

Como resultado, se espera que la deuda del sector público no financiero, incluyendo el costo de las pensiones, disminuya a cerca del 3% este año, gracias a mejoras en la recolección de impuestos, reducción de los gastos de capital relacionados con la reconstrucción, ahorros de inversión en el sector de electricidad y algunos ingresos no recurrentes.

Estos esfuerzos, señala Fitch, han permitido un deterioro aún mayor del perfil de crédito del país.
Abrocharse el cinturón

Para mejorar la situación del país, Fitch propone medidas que considera difíciles de aplicar debido a la proximidad de las elecciones.

En primer lugar, la empresa recomienda aumentar los ingresos por impuestos aumentando algunos tributos que ayudarían a complementar los esfuerzos en materia de administración fiscal.
La otra sugerencia atañe a las condiciones de vida de las personas mayores. Fitch recomienda aumentar la edad de jubilación y eliminar el retiro temprano.

Choussy explicó que la propuesta consiste en eliminar la posibilidad de jubilarse con 30 años de servicio, porque “la situación fiscal del país no permite tener un sistema de pensiones tan generoso”.

El informe de Fitch también analiza las causas del lento crecimiento económico que experimenta El Salvador.

Entre ellas señala el deterioro de los términos de intercambio (caída en los precios del café y otros productos básicos, y encarecimiento del petróleo); la desaceleración de la economía norteamericana y la incertidumbre ocasionada por los terremotos de 2001.

A estos factores coyunturales se añaden otros de tipo estructural, como la baja inversión local y extranjera, los bajos niveles de ahorro, la inadecuada infraestructura y el bajo ratio entre exportaciones y PIB.


Moderada satisfacción
- Para el gobierno, la confirmación de la calificación de Fitch es satisfactoria, aunque hubiera preferido que eliminara la perspectiva negativa.
- Así lo indicó el ministro de Hacienda, Juan José Daboub, quien confía en que a mediados del año próximo, la calificadora mejore la evaluación.
- Sus esperanzas están fundadas en que para esa época, ya se conocerá quién gobernará al país durante los próximos cinco años.
- Según Daboub, el Gobierno se siente satisfecho con la política fiscal que ha ejecutado, ya que le ha permitido incrementar los ingresos tributarios y disminuir los gastos y el déficit fiscal.
“Aunque a la calificadora le preocupa el déficit que tiene el país, incluyendo las pensiones, más le aflige el tema eleccionario, por lo que su radar estará puesto más en esta área”, dijo.
 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal