Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Temor por falta de claridad del Gobierno en reforma de pensiones

El Gobierno sigue sin mencionar los cambios que piensa implementar pese a que las AFP están dialogando el tema con algunos funcionarios.

Representantes de Asafondos y el Superintendente del Sistema Financiero llegaron a la Comisión de Hacienda para exponer su punto de vista sobre la tasa de interés. Foto EDH/Jorge Reyes

Representantes de Asafondos han buscado en reiteradas ocasiones acercamientos con el Gobierno, mientras que la apertura ha sido muy poca de acuerdo a la Asociación. Foto EDH/Jorge Reyes

Representantes de Asafondos y el Superintendente del Sistema Financiero llegaron a la Comisión de Hacienda para exponer su punto de vista sobre la tasa de interés. Foto EDH/Jorge Reyes

Incertidumbre es la palabra que mejor define lo que sienten los directivos de la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos), cuando se les pregunta si tienen claro qué pretende hacer el Gobierno con la reforma de pensiones.

Pese a mantener un intercambio de ideas con las autoridades, a Asafondos le preocupa que los funcionarios aún no han expresado cuáles serán los cambios concretos que se van a ejecutar.

Aunque miembros del gabinete de Gobierno han mantenido algunos diálogos y consultas con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), no existe claridad sobre una propuesta definitiva para asegurar que los trabajadores jubilados sigan recibiendo su pensión y que la deuda no perjudique al nuevo sistema. “No conocemos específicamente cuáles son las propuestas de ellos que tienen que ver con arreglar cosas del pasado”, dijo la directora ejecutiva de Asafondos, Ruth Solórzano, en referencia a los cerca de $400 millones que cada año necesita el gobierno para pagar las pensiones del anterior sistema público (ISSS e INPEP).

De acuerdo con Solórzano, la visión de Asafondos coincide en algunos aspectos  con los funcionarios en cuanto a los cambios necesarios para asegurar una pensión más alta a los afiliados a una AFP: abrir las inversiones a proyectos que generen mayor ganancia. Sin embargo, generan incertidumbre algunas declaraciones de miembros del gabinete económico que han recomendado un sistema mixto de pensiones; o incluso crear una AFP pública que competiría con las AFP existentes.

El Ministerio de Hacienda (MH) ha dicho públicamente que una opción es que la cotización de algunos trabajadores sea entregada nuevamente a Estado. Anteriormente organismos multilaterales también habrían sugerido elevar la edad de retiro, subir la cotización o bajar el monto de las pensiones.  

De momento el Gobierno utiliza los ahorros de los trabajadores para pagar las pensiones públicas de más de 97 mil personas. Cerca del 59% de las cotizaciones han sido prestadas al gobierno, lo que genera preocupación por el alto endeudamiento, la poca rentabilidad que los salvadoreños reciben por ese dinero y la posibilidad de que en algún momento el Estado deje de pagar.
Por ello la directora ejecutiva de Asafondos dijo que la estabilidad es un objetivo que debe tener la reforma. “Debe ser algo sostenible, suficiente y para más personas. Fórmulas mágicas no hay”, expresó.

Con ello se refirió a que toda iniciativa para aumentar las pensiones debe ser transparente y asegurar cómo se va a pagar, las acciones que Estado y trabajadores deben tomar para asegurar esa pensión mensual.


Análisis responsable
Con la sostenibilidad en mente, el presidente de Asafondos, René Novellino, dijo que en el pasado se han hecho modificaciones a ambos sistemas de pensiones, sin calcular y analizar los grandes costos fiscales y su impacto en el bienestar de las familias. “Si se va a aprobar algo... aprendamos del pasado y que esta vez se aproveche para hacer una cosa bien analizada”, expresó.

Ambos directivos esperan que los funcionarios estén analizando sus propuestas preliminares y calculando el impacto que tendrán. “Es un tema demasiado relevante como para hacer una cosa que tenga como objetivo únicamente parchar una situación fiscal de corto plazo”, indicó Novellino. Por su parte, Ruth Solórzano dijo que incluso han hecho un ofrecimiento a las autoridades para hacer los cálculos necesarios y prever el costo que traerán estos cambios.


Pocas reuniones
Pese al ofrecimiento de Asafondos, las reuniones para armar la propuesta de reforma se han caracterizado por ser pocas y desarrollarse solo entre los funcionarios de Gobierno.

A finales de abril se reunieron los representantes del Ministerio de Hacienda, Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), Banco Central de Reserva (BCR) y otros funcionarios para comenzar a dar forma a la propuesta de reforma. No obstante, no se ha dicho en público qué acuerdos se han alcanzado ya y no existe constancia de que se hayan vuelto a reunir para trabajar en el tema.

El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, dijo la semana pasada que ya hay encuentros con las AFP para discutir el proyecto de reformas; pero las AFP afirman que no conocen la propuesta de Casa Presidencial.
El último intercambio sobre el tema fue el 1 de junio en la cual Asafondos presentó una propuesta a los funcionarios. Dicho encuentro se encuentra pendiente de una segunda reunión para que las AFP profundicen sobre el impacto de la propuesta que han elaborado para la sostenibilidad de las pensiones.


Pensión asistencial

En las declaraciones de los funcionarios destaca que existe la intención de ampliar la cobertura de la pensión asistencial para aquellas personas que no logran cotizar a una AFP.

Que muchas personas no puedan ahorrar para su pensión “no se corrige solo dentro de la ley de pensiones. Pasa por generar puestos de trabajo formales”, dijo Novellino.

El presidente de Asafondos explicó que 2 de cada 3 salvadoreños no tiene un empleo formal.  Además, censos de población revelan que solo 1 de cada 6 salvadoreños tiene acceso a una pensión.

Ofrecer la asistencia de pensión a todos esos salvadoreños que no la tienen, económicamente hablando, puede llegar a ser un reto mucho más grande que el que actualmente enfrenta el Gobierno para pagar a todos los trabajadores que cotizaron en entidades públicas. Por ello Novellino cree que se debe fomentar el crecimiento del empleo formal. En la medida que más personas puedan ahorrar para su vejez, más sostenible sería un programa de pensión asistencial.“¿Qué estamos haciendo para evitar que en el futuro sigamos teniendo que enfrentar esas realidades que solo 1 de cada 6 salvadoreños tengan acceso a la seguridad social? Pretender que la solución al problema de cobertura viene dada solo de una reforma de pensiones es una visión limitada”, concluyó. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación