Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sistemas mixtos de pensiones crean incertidumbre y costos fiscales

Estudio señala que mantener modelo individual y de reparto limita la cobertura de pensiones

Se espera que en los próximos meses el Gobierno presente a discusión en la Asamblea Legislativa una propuesta para reforma de todo el sistema de pensiones.

Se espera que en los próximos meses el Gobierno presente a discusión en la Asamblea Legislativa una propuesta para reforma de todo el sistema de pensiones.

Se espera que en los próximos meses el Gobierno presente a discusión en la Asamblea Legislativa una propuesta para reforma de todo el sistema de pensiones.

Incertidumbre entre los trabajadores, confusiones sobre las prestaciones y altos costos administrativos son los problemas que enfrentan países de Latinoamérica al mantener de forma simultánea sistemas de reparto y de cuentas individuales para pensiones. Esta es una de las conclusiones del estudio "Cómo fortalecer los sistemas de pensiones latinoamericanos", elaborado por la firma financiera Sura Asset Management.

La primera parte del informe publicado por Sura señala que varios países de Latinoamérica (entre ellos El Salvador, México, Colombia y Perú) poseen sistemas mixtos de pensiones o están en fase de transición entre un esquema de repartos y uno de cuentas individuales (privado).

En la mayoría de los casos, según el documento, esto ha generado inconvenientes para los afiliados, entre ellos la asignación de una pensión muy baja y altos costos administrativos debido a ineficiencias del sistema de reparto.

En los casos concretos de Colombia y Perú, uno de los principales problemas ha sido la limitada cobertura de las pensiones ya que ambos sistemas "captan fundamentalmente el mismo tipo de trabajadores".

En Colombia el sistema de repartos ha generado una mayor carga a las finanzas públicas debido a excesivos subsidios y beneficios que no logran ser financiados con los ahorros de los trabajadores. Además, explica el documento, el reparto es regresivo, ya que en la práctica los subsidios del estado terminan beneficiando en mayor medida a los trabajadores con más altos ingresos y no a los de bajos ingresos.

"Los grandes perjudicados por este esquema dual son las personas más pobres, pues la mantención del régimen de reparto sigue comprometiendo el traspaso de recursos públicos para su financiamiento, en lugar de liberarlos para fortalecer los beneficios no contributivos u otros programas sociales", reza el informe.

Por otro lado, señala que en este país las pensiones de los trabajadores en el régimen de reparto son más bajas, ya que en algunos casos no incluyen ingresos por rentabilidad de sus ahorros, a diferencia de lo que ocurre con el sistema individual.

Además el sistema mixto genera incertidumbre y confusiones, ya que los trabajadores deben cómo operan ambos programas y sus beneficios.

Por otro lado, el sistema mixto desincentiva la afiliación de los trabajadores, indica el documento. Esto debido a que el esquema de repartos ofrece menores prestaciones y rentabilidad que el de cuentas individuales. En el caso de Perú, por ejemplo, la rentabilidad lleva años sin superar el 5 %.

Mantener ambos sistemas implica también costos mayores tanto para el Estado como para los cotizantes.

Un problema que muchos sistemas de reparto tienen dentro de su diseño, según explica el estudio, es que los beneficios que otorga no están estrechamente relacionados con las aportaciones de los trabajadores. El esquema se vuelve insostenible sin el apoyo estatal, ya que el fondo común no recibe suficientes ingresos para mantener las prestaciones a todos los pensionados.

"La entrega de subsidios estatales prácticamente a todos los pensionados, ha elevado el gasto del sistema de pensiones", menciona el documento.

Por otro lado, en casos como el de Perú, los costos de administrar los fondos de reparto para pensiones se han vuelto mayores que los del sistema individual. El documento señala que en los últimos años, las comisiones que cobran las entidades privadas por administrar los ahorros de pensiones han sido hasta 60 % menores que los costos del sistema público.

En general el principal problema que el estudio encontró en los sistemas mixtos es que los esquemas de reparto carecen de suficiente financiamiento para responder a los beneficios que ofrecen.

Sistema mixto en el país

En El Salvador uno de los escenarios que el Gobierno considera para realizar la reforma al sistema de pensiones es la creación de un sistema mixto. Aunque las autoridades se han negado a dar detalles en público sobre las propuestas técnicas, recientemente informó que las presentarán en conversaciones con diferentes actores sociales.

Los resultados de un estudio entregado en 2012, y que el Gobierno solo presentó a algunos diputados, recomiendan que si se escoge el sistema mixto, también se ajusten los parámetros de edad de jubilación, porcentaje del salario que se cotiza y porcentaje que se entrega mensualmente a los pensionados, entre otros.

Además de la reforma previsional el Gobierno y la Asamblea Legislativa tienen pendiente modificar la ley para aumentar la tasa de interés que se paga a los trabajadores por los Certificados de Inversión Previsional (CIP). Con estos documentos se usan ahorros del sistema individual para pagar pensiones del anterior esquema de reparto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación