Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador recibe $12.3 Mlls. diarios en remesas

El flujo de remesas incrementó 1.5 % al final de 2013, respecto al año anterior. foto edh / ARCHIVO

El flujo de remesas incrementó 1.5 % al final de 2013, respecto al año anterior. foto edh / ARCHIVO

El flujo de remesas incrementó 1.5 % al final de 2013, respecto al año anterior. foto edh / ARCHIVO

De acuerdo con el último informe emitido por el Banco Central de Reserva, BCR, El Salvador percibió ingresos por $383.2 millones en concepto de remesas durante el mes de marzo de 2014, lo que significa que a diario se hicieron transacciones promedio de alrededor de 12.3 millones de dólares en los distintos puntos de recepción de estas a nivel nacional.

Pese a que los ingresos en algunos hogares en concepto de remesas ha aumentado en los últimos años, según lo destacan analistas económicos, este dinero recibido por los salvadoreños no entra en un terreno donde pueda servir como inversión.

Al respecto, Manuel Hinds, señaló que la cultura de los salvadoreños es "en su mayoría de consumo y no de ahorro".

"El dinero viene para consumo, y normalmente la gente que lo recibe es gente pobre, y lo ocupa precisamente para eso, sin embargo, en alguna medida genera inversión al aumentar la demanda en algunos productos que consumen", mencionó Hinds.

Sólo en lo que va de este año, se ha visto un incremento en la recepción de remesas, llegando a contabilizar $989.1 millones en el primer trimestre, $71.8 millones más de lo que se recibió el mismo periodo el año anterior, cuando fueron $917.3 millones.

Pese a que desde enero de este año, se tiene un promedio de ingresos por remesas de más de 9 millones diarios, la economía del país continúa en situación de estancamiento, debido a la poca cultura de inversión que se tiene.

El economista Luis Membreño, destacó que "las remesas familiares siguen siendo un instrumento que necesita la gente para consumir, para pagar y vivir". En este sentido, según lo manifestó, muy pocos piensan ocuparlas para ahorrar a futuro.

"Si las personas tuvieran en mente que esto probablemente va a ser algo que no se mantenga en el tiempo (refiriéndose al envío de remesas), entonces lo que harían sería ahorrar una parte de eso para poder tener ingresos futuros; pero en la medida que las necesidades aprietan todos los meses entonces las personas tienden a consumirse todo y tratar de mantener ese nivel de vida que le permite la remesa familiar mientras se mantengan", reflexionó Membreño.

Según lo apuntó, en muchos casos específicamente en El Salvador, se da el fenómeno de que son los padres en el extranjero los que envían dinero para que sus hijos lo utilicen acá, y son estos últimos los que a veces no se les ha inculcado una cultura de ahorro.

Remesas estables este año

La situación de las divisas que recibe El Salvador de países como EE. UU. -donde viven más de 2 millones de salvadoreños-, tal como coinciden los especialistas en economía, se vislumbran estables para este año.

La incertidumbre que ha generado el recorte de estímulos de la Reserva Federal, FED, a la economía norteamericana, que podría disminuir en alguna medida la cantidad de dólares en circulación, no ha afectado el comportamiento de las remesas familiares.

Hinds es enfático en señalar que aunque la actividad económica se ha visto afectada en el extranjero por miedo al recorte de la FED, no ha pasado lo mismo con el envío de remesas de los compatriotas, "la gente siempre está mandando para los suyos aquí en el país", destacó.

Los $383.2 millones que ingresaron en marzo es superior a lo ingresado en los meses de enero y febrero, y es superior en $46.7 millones al monto registrado en el mismo mes del año anterior, alcanzando una tasa positiva de 13.7 %, según los datos del BCR. Registros del banco demuestran que en los últimos años se incrementó la recepción de remesas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación