Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Saldo de las Letes ya supera los $400 Mlls.

En febrero emitió $77.7 millones que se suman a un saldo de $371 Mlls.

Las Letras del Tesoro le permiten al Gobierno obtener dinero rápido. Foto EDH / Archivo

Las Letras del Tesoro le permiten al Gobierno obtener dinero rápido. Foto EDH / Archivo

Las Letras del Tesoro le permiten al Gobierno obtener dinero rápido. Foto EDH / Archivo

El saldo de las Letras del Tesoro, o Letes, ha comenzado a subir paulatinamente desde que el Gobierno hizo una reestructuración de su deuda al pagar, de una sola vez, $857 millones en septiembre del año pasado.

Tras ese pago el Gobierno redujo su saldo de $873 millones a $160 millones, pero varios meses después el saldo de este instrumento financiero ya llegó a los $449 millones, con las nuevas emisiones que Hacienda ha hecho en los últimos días.

En enero el saldo era de $371.5 millones, pero en febrero volvió a emitir deuda por $38.3 y $39.4 millones, que suman más $77.7 millones más a la cuenta.

Esta nueva cifra ya es más de la mitad del saldo que se tenía tras la restructuración que se hizo en septiembre pasado, según revela la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

Para marzo ya están programadas otras cuatro colocaciones de Letes, que le darán a Hacienda el respiro financiero que requiere para pagar los gastos no presupuestados.

Pero, por el otro lado, Hacienda no ha hecho ningún pago de esta deuda en los últimos meses.

El fisco lleva cinco meses sin abonar un solo centavo a esta cuenta, que de acuerdo con los analistas económicos, debería utilizarse solo para gastos imprevistos.

El economista Claudio de Rosa asegura que estas emisiones recurrentes de deuda de corto plazo son una flagrante violación a la Constitución, pues en artículo 227 se establece que "en el Presupuesto se autorizará la deuda flotante en que el Gobierno podrá incurrir, durante cada año, para remediar deficiencias temporales de ingresos".

"Y estas son deficiencias permanentes. Es una trampa que este gobierno ha hecho siempre para tener más dinero para otras cosas", dijo el economista.

En septiembre de 2014 el Gobierno pagó, de una sola vez, un total de $857 millones tras emitir una deuda similar pero a largo plazo, a través de bonos.

Es decir que se emitió una deuda de largo plazo para pagar otra de corto plazo.

Este pago millonario se hizo tras sobrepasar los límites de endeudamiento en Letes que tenía el Gobierno, pues de acuerdo con las cifras oficiales, el saldo llegó a $873 millones.

El Gobierno hizo una reestructuración similar en 2009 y otra en 2012, cuando el saldo total de este instrumento sobrepasó los $800 millones.

Según De Rosa, este es una truco que el Gobierno está haciendo recurrentemente para financiar gasto corriente que debió haber incluido en el presupuesto, pero no lo hizo.

En 2013 la emisión de este dinero fue necesario para pagar gastos como el subsidio, el pago a proveedores y devolución de IVA a los exportadores.

A pesar de que el Gobierno se ha comprometido a no sobrepasar este saldo y a mejorar sus finanzas a través de una Ley de Responsabilidad Fiscal, no ha habido medida que limite el uso de este financiamiento.

De acuerdo con Fusades, el uso de las Letras del Tesoro demuestra los problemas de liquidez que el Gobierno tiene, y que se derivan de una mala administración del presupuesto de cada año.

Además incrementa el déficit fiscal, al convertir deuda de corto plazo en deuda de largo plazo.

De acuerdo con el director del departamento económico de Fusades, Álvaro Trigueros, el déficit fiscal de $38.2 millones de enero de 2014 subió a $50.9 millones en enero de este año, lo que muestra una vez más que los ingresos son menores que los gastos que el gobierno tiene.

La Ley de Responsabilidad Fiscal podría mejorar el uso de los fondos públicos, pero su discusión sigue retrasándose, debido a la actual coyuntura electoral.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación