Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

RSE y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Naciones Unidas llevaron a cabo una consulta internacional en la cual se desarrolló un modelo que permite integrar su estrategia de RSEcon un enfoque de sostenibilidad

Sotenbilidad corportiva

El nuevo esquema se llama “Arquitectura Post 2015 de Compromiso Empresarial” . | Foto por elsalv

Desde inicios de agosto de este año los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas (ONU) han pasado a convertirse en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este cambio, entre otras cosas, representa un nuevo enfoque de abordar los grandes problemas sociales de nuestras sociedades.

Para la creación de esos ODS las Naciones Unidas llevaron a cabo una consulta internacional denominada “Agenda de Desarrollo Post 2015” (año en el que vencía el plazo de los anteriores ODM). Esta Agenda Post 2015 sintetizó de manera estratégica un esquema (marco conceptual) para involucrar al sector empresarial a esta nueva meta global por el desarrollo sostenible.

Este esquema se ha denominado “Arquitectura Post 2015 de Compromiso Empresarial”, es esta se muestra todas las variables a considerar para llevar a cabo una transición de manera estratégica dentro de las empresas para alinearse a los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El primer paso para cumplir esta transición es alinear los objetivos estratégicos de la empresa con las prioridades del desarrollo sostenible, dicho de otra forma, alinear la maximización de utilidades con un crecimiento inclusivo y sostenible con el medio ambiente.

El segundo elemento a considerar es identificar y diferenciar los “drivers” que impulsan naturalmente a su empresa, ya sea e el ámbito de económico o social.

Como tercer paso, es importante tener un mapeo de las diferentes organizaciones, plataformas, gremiales, redes de contactos, que tengan intereses en las temáticas de RSE o desarrollo sostenible y que estén directamente relacionados con la operación de la empresa para buscar colaboraciones ganar-ganar en la búsqueda de nuevos modelos de negocios para su organización.

Como cuarto elemento, y no menos importante, se tiene que considerar la transparencia y rendición de cuentas que evidencien un compromiso público por parte de la compañía para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esto incluye la elaboración de prácticas de medición, reportes estandarizados y certificaciones de calidad.

Liderazgo como factor clave de implementación

Los 4 factores antes expuestos crean un comportamiento en la cultura organizacional que motiva, conduce, crea confianza, aumenta y hace que la estrategia avance hacia y desde el corazón de la organización, su liderazgo.

Es que el liderazgo, más allá de las altas direcciones de una empresa que por sus cargos detentan cierta cuota de él, lo fundamental es comprender cómo se nutre ese capital intangible de manera sostenida.

Es que hablar de liderazgo es hablar de sostenibilidad para cualquier estrategia que una empresa desee implementar.

Cuando el liderazgo se sostiene en el respeto, compromiso y el apoyo se tiene listo el motor necesario para impulsar y alinear un modelo tradicional de RSE con los ODS.

Evolución de la RSE

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) ha sido parte de un proceso histórico de cambio en el rol que asume cada empresario ante su actividad empresarial, la primera etapa de esta evolución de la RSE comienza con una visión bastante limitada de la responsabilidad de una empresa: crear empleos y utilidades.

Posteriormente, ante las crecientes demandas sociales en un mundo cada vez más industrializado surgieron muchos empresarios que adoptaron un rol filantrópico de ayuda social, esta etapa ha sido una de las más prolongadas y que se ve reflejada por ejemplo en donaciones para obras de caridad.

Una tercer etapa se puede identificar al pasar de la filantropía a la inversión social, representada principalmente por el mundo de las fundaciones y oenegés empresariales, es en esta etapa donde más avances han existido para consolidar a nivel internacional el concepto que todos conocemos como Responsabilidad Social Empresarial.

Las exigencias de un mundo cada vez globalizado, conectado e informado han generado nuevos retos, no solo al sector empresarial, sino a toda organización que tiene relación con los mercados económicos, sociales y el medio ambiente.

En este sentido la RSE no puede seguir siendo concebida como proyectos aislados de ayuda social, por muy eficientes o de alto impacto que estos puedan ser; la nueva apuesta es que estas estrategias de RSE sean sostenibles e integradas a la misma operación del negocio, al corazón de su actividad comercial y de generación de ingresos, asumiéndose como parte de una gran cadena de valor (grupos de interés) local e internacional compuesta por proveedores, clientes, colaboradores, gobierno, comunidad, distribuidores y el medio ambiente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación