Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reservas de IPSFA alcanzan para pagar las pensiones hasta 2016

El instituto espera desde hace años pasarse a un sistema de cuentas individuales

La institución tiene que hacer reformas urgentes para reducir el déficit previsional que tienen. Foto EDH / archivo

La institución tiene que hacer reformas urgentes para reducir el déficit previsional que tienen. Foto EDH / archivo

La institución tiene que hacer reformas urgentes para reducir el déficit previsional que tienen. Foto EDH / archivo

El Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) vive en carne propia el acelerado déficit previsional que genera un sistema de reparto como el que funcionaba hace años en todo el país y al que el Gobierno Central está considerando regresar.

De acuerdo a su gerente general, coronel René Antonio Díaz Argueta, los $64 millones de reservas técnicas de la institución solo alcanzan para pagar pensiones hasta 2016 y la única esperanza que les queda es que la Asamblea Legislativa apruebe cuanto antes su transformación en un sistema de capitalización (similar a las AFP), además de otras reformas que le den un respiro financiero por unos años más.

Solo en 2014 los ingresos totales del IPSFA fueron de $37.8 millones, pero sus gastos representaron $58.4 millones, lo que significó un déficit de unos $20 millones.

Díaz Argueta dijo que durante la guerra, estos pagos representaron unos $233 millones, que traídos a valor actual ya representan un déficit previsional de $1,300 millones, que no tienen.

La causa de este desbalance está en el insuficiente número de militares cotizantes versus el creciente número de beneficiarios.

Los cálculos indican que actualmente dos cotizantes activos sostienen la pensión de un militar inactivo (2x1) cuando lo ideal sería que fuera una relación de cinco a uno (5x1).

Para que el sistema fuera sostenible, el IPSFA debería tener más de 110 mil cotizantes, pero solo tiene 40,125 versus 22,058 pensionados, de los cuales la mayoría (11,822) son familiares de solados muertos en combate durante la guerra, y otros 6,392 son militares que, por ley, se retiran a los 50 años.

Además hay otros 22 mil militares que se reafiliaron al IPSFA en 2000 y ahora también representan un gasto.

Y a pesar de que han considerado hacer reformas a la edad de jubilación o a la tasa de cotización, el instituto no podría salirse de la creciente deuda con la que ya está comprometida.

"Antes de 2004 ya se había detectado que el sistema iba a tener un déficit previsional. Esto se resuelve fácilmente cuando existen reservas técnicas que la soportan... pero en nuestro caso nos van a alcanzar hasta 2016", dijo el coronel Díaz Argueta.

La única opción viable es administrar los recursos como lo hacen las AFP en el sistema privado. En él cada contribuyente tiene una cuenta individual y ahorra para su vejez de acuerdo a lo trabajado.

"Llegamos a la conclusión de que el sistema no se puede arreglar. Es imposible que el sistema de reparto se le muevan las variables de tal manera que elimine el déficit", dijo el coronel.

"El déficit no se puede eliminar porque ya está instalado. Ya es un compromiso adquirido y no se puede cambiar", reiteró.

"Lo que vamos a hacer es cambiar el sistema. Vamos a establecer un sistema de capitalización. Este sistema va a resolver con seguridad todos los problemas que tiene el sistema de reparto, porque no va a depender de la cantidad de cotizantes, sino del ahorro individual", explicó el coronel Días Argueta.

"También va a depender de la habilidad que tenga el instituto para invertir sus fondos. Así que creo que va a ser un sistema nuevo que va a tomar en cuenta no solo los de nuevo ingreso, sino los que tienen diez años o menos que están en el sistema de reparto", añadió.

Sin embargo, pasar de un sistema a otro requeriría de la ayuda financiera del Estado. De acuerdo a Díaz Argueta, el Estado tendría que seguir pagando a la institución en los próximos 60 años. "Eso le va a costar unos $2,060 millones", dijo el coronel, quien reconoce la dificultad del Gobierno para hacerlo debido al problema financiero que el Gobierno tiene por su cuenta.

El Gobierno, de hecho, transfiere todos los años al IPSFA ingresos por "responsabilidad compartida", para pagar la pensión de los militares de Hacienda, los montepíos y también un grupo de retiro voluntario. En 2014 pagó $14.6 millones y otros $4.7 millones.

Sin apoyo

El problema del IPSFA no es nuevo. En abril del año pasado los directivos del IPSFA presentaron a los diputados la difícil situación financiera de la institución y el proyecto de reforma, pero a pesar de su urgencia, la institución no ha encontrado apoyo por ningún lado.

A juicio del economista Rafael Lemus, el tema debe discutirse dentro de todo el paquete de reformas que se está considerando a nivel nacional.

Esto último preocupa a Díaz Argueta pues cree que el cambio de un sistema podría contaminar la reforma previsional que el Gobierno quiere hacer a nivel público y que, además, va en sentido opuesto a la propuesta del IPSFA.

"Queremos que esto se vea aparte", dijo. De hecho, cree que las reformas al sistema actual debieron haberse hecho mucho tiempo atrás", dijo.

"Debimos de haber ajustado la edad de retiro y es un ajuste que no se ha hecho porque no es tan flexible cambiar el periodo de carrera militar", explicó.

Sin embargo, recalcó las ventajas de sumarse desde ya al sistema de cuentas individuales pues aunque no borraría el déficit, lo disminuiría y permitiría que la institución comience a administrar el dinero de los cotizantes de una manera tal que se le garantice a todos una pensión digna al retirarse.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación