Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recuperar caficultura es posible, afirma experto brasileño

Recomiendan renovar parque cafetero mediante nuevas prácticas en fincas

A pesar de que en septiembre de 2012, cuando el problema de la roya iniciaba en el bosque cafetalero nacional, el viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores, afirmó que no se trataba de una situación extraordinaria y que era manejable. La producción de 2013 ha sido de la más baja de los últimos 75 años.

Pero ya para principios de 2014, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) reconoció que la infección de la roya del café alcanza un 40 % y, de acuerdo con el estudio "Evaluación rápida sobre el efecto de la roya del café en poblaciones vulnerables dependientes del sector en El Salvador", realizado el año pasado por el Programa Mundial de Alimentos, se estima que para la próxima cosecha 2013-2014 la producción nacional podría reducirse a 1.2 millones de quintales oro uva como máximo.

En medio de tal panorama, una iniciativa privada invitó al investigador brasileño José Braz Matiello, uno de los profesionales más conocidos en el mundo cafetero, para compartir sus conocimientos.

El técnico capacitó caficultores del país en el manejo de las enfermedades que atacan esta planta y viajó a varias fincas para conocer la realidad de la caficultura salvadoreña, duramente afectada por la plaga.

Además habló sobre la experiencia brasileña y como lograron sobreponerse al impacto de la roya y duplicar su producción. "Creo que la roya y también la broca son problemas que van a seguir por toda la vida, porque son problemas permanentes, hemos tenido esto en Brasil ya por 44 años, trabajamos duro y doblamos la producción de 22 millones hoy estamos en casi 50 millones de quintales en este período, no es un impedimento", dijo el investigador.

Agregó que la producción salvadoreña atraviesa por un momento difícil con cuatro o cinco sacos de café oro, 60 kilos por hectárea, una productividad muy difícil para traer retornos (ganancias) al productor.

A la vez, Matiello recomienda que en El Salvador, además de combatir la roya, sería conveniente manejar las plantaciones de una mejor manera.

Sugiere que es posible recuperar la caficultura, pero se tiene que trabajar mucho, impulsando un programa a nivel nacional con el Gobierno y los caficultores para cambiar los métodos de trabajo para pasar a una manera profesional de producción.

"La condición de suelo y el clima acá es muy favorable, tiene suelos buenos, y aunque tiene un problema de declive en los suelos, que vuelve difícil mecanizar, por otro lado tiene mano de obra bastante y de costo bajo y fincas pequeñas", expresó el experto carioca.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación