Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Qué pasa si no alcanzo una pensión en el sistema mixto?

Quien no logre cotizar durante 25 años recibirá una parte de sus ahorros en pagos anuales.  

Pensionados

San Salvador, Martes 16 de marzo de 2010.Los jubilados del INPEP, protestarón y pidierfón la dsititución del jefe del INPEP, Carlos Eliseo Martínez, por su mala administración. | Foto por Archivo

San Salvador, Martes 16 de marzo de 2010.Los jubilados del INPEP, protestarón y pidierfón la dsititución del jefe del INPEP, Carlos Eliseo Martínez, por su mala administración.


La devolución de la pensión que entregará el sistema mixto a las personas que no cumplan los 25 años de cotización será mucho menor que la que se entrega en el actual sistema de las AFP. 

Esto es porque la fórmula que establece la reforma no toma en cuenta las ganancias de las cuentas individuales y no incluye el 100 % de los aportes. El artículo 232-R de la reforma establece que quien no cotice durante 25 años al Fondo Público recibirá una devolución de su saldo en forma de asignaciones anuales.

Las mismas se pagarán cada mes de enero en un máximo de 10 años. La asignación “consistirá en un pago equivalente al diez por ciento del ingreso base de cotización por cada mes cotizado... el cual se cancelará en anualidades”, reza la propuesta.

Además el literal A de este artículo especifica que cada pago anual “tendrá el valor de doce veces la pensión fija vigente al momento de determinar la asignación”. Si, por ejemplo, se hace el cálculo con la pensión mínima de $207.6 significa que a un trabajador se le devolverá como máximo $2,491.2 al año.

¿Pero cómo se aplicaría la fórmula para la devolución a una persona que no obtenga una pensión?

Se puede pensar en este escenario práctico: un hombre de 59 años, con un salario actual de $450, ha logrado reunir $20 mil en su cuenta individual.

Dicho ahorro de pensión lo ha ganado cotizando con esfuerzo durante 20 años (unos 239 meses). El saldo está compuesto, por ejemplo, por $14 mil de aportes y $6 mil de intereses.Si esta persona se jubila al año siguiente de la reforma, no tendrá derecho a una pensión por haber cotizado solo 20 años.

Para iniciar el cálculo de su asignación la reforma establece que se usará el 10% de su último salario, que son $45. Continuando, la fórmula establece que ese porcentaje de su salario se multiplica por todos los meses que cotizó. Los $45 multiplicados por 239 meses da como resultado $10,755 que son lo que se devolverán a dicho jubilado.

Ese saldo a devolver se tiene que dividir entre la anualidad de $2,491.2. El resultado es que sus ahorros se le devolverán en cinco años.Como punto positivo el decreto indica que, aunque este jubilado no tenga pensión, durante los cinco años que se le pagará su asignación tendrá derecho a hacer uso del ISSS.

Los problemas Los puntos negativos inician desde que no se toma en cuenta lo que en realidad ha ahorrado esta persona, que es el 13 % de su salario mensual. Además al considerar solo las cotizaciones, la fórmula le roba al trabajador el dinero que ganó en concepto de intereses. Si se hubiese devuelto todo lo ahorrado con sus cotizaciones, esa persona habría tenido derecho a $14 mil y no solo a $10,755. Por otro lado, en el sistema actual se le devolverían por completo los $20 mil que juntó en toda su vida.

El problema de fondo es que esta fórmula en realidad solo le está devolviendo a esta persona el 76 % de lo que ahorró, quitándole el resto. Si además se le compara con la devolución que hace una AFP, los $20 mil íntegros, la asignación del sistema mixto le quita prácticamente la mitad de sus ahorros de una vida a este trabajador.

Este mecanismo es obligatorio, ya que no da la opción de elegir si se desea recibir la asignación en un solo pago o en varios. Sobre este mecanismo de devolución de ahorros en el sistema mixto queda pendiendo una pregunta: ¿un pago de $2,491.2 entregado en enero es suficiente para sobrevivir todo el año?


 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación