Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Proyectos estratégicos no ejecutados por el gobierno estancan economía nacional

Los grandes proyectos estratégicos como Puerto La Unión están estancados y son estos los que impulsarían la actividad económica

El Puerto La Unión es reflejo de los proyectos estratégicos estancados en el país

El Puerto La Unión es reflejo de los proyectos estratégicos estancados en el país | Foto por Archivo

El Puerto La Unión es reflejo de los proyectos estratégicos estancados en el país

El Índice de Volumen de Actividad Económica (IVAE) ha reportado una evolución negativa en cinco meses del 2015, lo que demuestra que la economía no está creciendo. El problema de esta situación es que muchos de los “proyectos tractores” en el país, como el Puerto de La Unión y las remodelaciones del Aeropuerto Internacional de El Salvador, no han despegado y son estos los que podrían dinamizar el crecimiento económico, explicó el economista Rafael Lemus.

Según cifras del Banco Central de Reserva (BCR), el IVAE tiene un crecimiento del 0% hasta junio del 2015, esto significa que el volumen de la actividad económica registró 208.3 puntos, aunque esta cifra es mayor a los 207.8 puntos registrados en enero de este año, sigue siendo menor a los 208.8 puntos de diciembre del 2014.

El IVAE es un indicador mensual utilizado para medir el nivel de fabricación o producción de bienes en el país. Este no contiene datos como el valor agregado o los precios, pero funciona como medida de la actividad económica de la nación; así como también un sub indicador del Producto Interno Bruto (PIB).

Lemus aseveró que “la economía no ha tenido gran desempeño, no tiene nuevos motores, no tiene nuevas energías que la impulsen, y lo que está prácticamente sosteniendo su nivel de crecimiento son pequeñas variaciones como el bajo precio de la gasolina”.

El problema en el país es que posee una economía pequeña y cuando algunos sectores no crecen, golpean de manera directa el desempeño económico. En este caso ha sido el sector construcción y la agricultura los que no se han dinamizado, brindando así un impacto negativo significativo al crecimiento de la nación.

Pero adicional a esto, una de las soluciones para acelerar el crecimiento de la economía y de la actividad económica es impulsar los proyectos tractores o ancla; es decir, aquellas obras estratégicas diseñadas para mejorar el desarrollo y la competitividad del país.

“El problema es que ha habido parálisis en los proyectos estratégicos, los proyectos tractores no se han movido y el país no está (en la posición) para estar mucho tiempo meditando”, reiteró Lemus. Aún más problemático es que proyectos clave como Fomilenio II, según estimaciones del economista, solo “moverá alrededor de 10 millones de dólares”, lo cual no tendrá mayor impacto para el país.

Por otra parte, con dos sectores deprimidos la economía se ve amenazada y “prácticamente está flotando por el desempeño de la industria”. Para Lemus, es el sector industrial el que está sosteniendo el crecimiento económico unido con “cierta energía que le da las remesas”.

Claudio de Rosa, analista económico, en un informe sobre los resultados del IVAE expone que esta tendencia del indicador devela que “la economía ha tenido un decrecimiento durante cinco meses seguidos a junio”.

Agregó que “los indicadores del primer semestre de 2015 muestran que se está produciendo menos que en igual período de 2014, y dado que el IVAE promedio móvil de 12 meses de la tendencia ciclo es el mejor lector del nivel de actividad productiva, es evidente que la economía no está creciendo”.

Este volumen de 208.3 puntos de junio es menor que el 208.6 logrado en octubre de 2007, año previo a la recesión mundial, de acuerdo con el informe de De Rosa. “Esto significa que el volumen productivo o de actividad económica es aún más pequeño que lo que El Salvador tenía hace 7 años y 9 meses, que coincide con el deterioro generalizado que se percibe internamente y la falta de adecuada generación de empleos en el país”, añadió el analista.

Además, el último registro del índice demuestra estar tres puntos (o 1.4 %) por debajo del nivel máximo que alcanzó la economía salvadoreña en junio y julio del 2008. Esto viene a mostrar “el gran desafío que tienen todos los salvadoreños para rescatar la vitalidad de la economía salvadoreña, incentivar la inversión y así, la generación de empleos”, concluyó De Rosa.

Lo agravante también está en que se requieren entre 50 y 60 mil empleos anuales para absorber la nueva mano de obra que entra al mercado y hasta junio de este año solo se han creado alrededor de 17 mil empleos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación