Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pollo Campero recibe la Palma de Oro 2013 a la mejor empresa del año

Cámara de Comercio reconoció aporte al desarrollo económico nacional

Pollo Campero recibe la Palma de Oro 2013 a la mejor empresa del año

Pollo Campero recibe la Palma de Oro 2013 a la mejor empresa del año

Pollo Campero recibe la Palma de Oro 2013 a la mejor empresa del año

El restaurante de pollo frito que todo salvadoreño ha preferido por décadas recibió ayer la Palma de Oro 2013, un galardón que la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador entrega a las más distinguidas empresas nacionales, por su aporte al desarrollo económico, su inversión y su generación de empleos.

En un evento al que asistieron más de 200 personas, entre empresarios e invitados especiales, se entregó el máximo galardón de la empresa privada, en donde estuvo ausente la presencia de funcionarios de gobierno.

"Esta destacada empresa de origen guatemalteco y de corazón salvadoreño hizo de nuestro país su segunda casa, y con su desarrollo y expansión ha contribuido a mejorar la calidad de vida de millares de familias salvadoreñas y centroamericanas", dijo Luis Cardenal, presidente de la Cámara de Comercio e Industria, en su discurso.

También apuntó que Pollo Campero es un ejemplo de lo que se puede lograr al poner a trabajar una idea. "Este es un galardón que no se gana, sino que se merece... Esta es una empresa que forma parte del patrimonio gastronómico de El Salvador".

No obstante, Cardenal recalcó que "este tipo de inversiones sólo pueden atraerse si el gobierno pone reglas claras".

Juan José Gutiérrez, el presidente corporativo de la empresa, recibió el galardón entre una mezcla de emoción y nostalgia. Señaló que "este galardón no hace más que comprometernos más con lo que el país está haciendo".

El empresario guatemalteco recalcó: "Mi padre seguro que estaría muy orgulloso de ver todo lo que se ha logrado en el país".

Pollo Campero, una compañía de origen guatemalteco, pero "salvadoreña de corazón", abrió sus puertas al público en diciembre de 1971.

Desde esa fecha conquistó el paladar de los salvadoreños, quienes se apropiaron de la empresa y ahora la reconocen como un icono de su cultura.

Son incontables las historias de salvadoreños en el exterior que llevan a sus casas una "cajita" con Pollo Campero porque dicen que en ningún otro restaurante lo hacen con el sabor salvadoreño.

Crecimiento acelerado

La Cámara de Comercio premió el aporte que esta empresa ha hecho a la economía del país. Actualmente tiene 2,360 empleados en sus 87 sucursales en todo el país.

Eso es solo en El Salvador, pero, según sus estadísticas, la compañía sirve su tradicional pollo frito a más de 80 millones de clientes en 13 países de tres continentes, posee más de 364 restaurantes y genera alrededor de 8,500 empleos directos, 80 % de los cuales están en El Salvador y Guatemala.

Juan José Gutiérrez recordó que fue su padre, Dionisio Gutiérrez, quien ideó el concepto Campero hace más de tres décadas y que, con mucho sacrificio, construyó el primer restaurante en Guatemala. Nueve meses después la compañía ya estaba abriendo el primer restaurante en El Salvador. Hoy día la empresa tiene restaurantes en Madrid, Barcelona, Milán, Bharein, Nueva Delhi y Yakarta, entro otros países.

Y no solo se quedaron con el pollo frito. Las alianzas estratégicas que hicieron con Tele Pizza, de México en 2001 y luego con Eat Out de España en 2008, repotenciaron la variedad y la calidad de sus productos y servicios.

Su más reciente innovación fue el lanzamiento de su franquicia marca Don Pollo, una categoría de venta "delivery" (para llevar) y a un costo accesible que la población ha aceptado muy bien.

Gutiérrez reveló que en los próximos tres años buscarán aumentar a 100 los quioscos Don Pollo, "porque la gente ha cambiado sus hábitos de consumo".

Finalmente lanzó un consejo a los emprendedores que lo quieran tomar: "Hay que atreverse, hay que correr riesgos".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación