Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pacto del Café sigue sin dar resultados según productores

A casi dos años de que el Gobierno adquirió el compromiso, el sector sigue en dificultades.

El parque cafetero de El Salvador ha sido invadido por el hongo de la roya. Foto EDH/ archivo

El parque cafetero de El Salvador ha sido invadido por el hongo de la roya. Foto EDH/ archivo

El parque cafetero de El Salvador ha sido invadido por el hongo de la roya. Foto EDH/ archivo

A casi dos años de que el Gobierno del FMLN asumió el compromiso del Pacto Nacional del Café, representantes del sector productivo señalan que aún continúan esperando resultados.

El presidente de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (Abecafé), Marcelino Samayoa, destacó que después de estos dos años que han pasado, los resultados ya deberían verse reflejados con la reactivación del sector. Sin embargo, la realidad que les toca vivir demuestra que el acuerdo no ha cumplido las expectativas.

“De ese anuncio político reiterado dos veces, en el que dijeron que iban a hacer un pacto por el café, yo no conozco resultados”, afirmó Samayoa.

Para el representante de Abecafé, la situación de los productores continúa siendo aflictiva debido a que el parque cafetalero ha sido agobiado por la roya, la antracnosis y la broca; el cambio climático ha venido a afectar la producción; el bosque continúa sin renovarse y además, los productores mantienen deudas que se les ha complicado solventar.

En este último tema, el presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (Acafesal), Sergio Ticas, señaló que aunque el Gobierno ha entregado plantas para renovar una parte del parque cafetalero y fungicidas para combatir un porcentaje de la roya, hay temas que se han quedado pendientes y que preocupan al sector.

Uno de estos es la reestructuración de la deuda por más de $230 millones que arrastra el sector y que les impide acceder a más créditos.

Según lo indicó Ticas, cuando se firmó el pacto nacional del café, emitieron una propuesta financiera al Gobierno y la banca privada, para crear un fondo que les permitiera consolidar deudas y proveer financiamiento. 

Esperaban que con este fondo se pudiera consolidar el Fideicomiso Ambiental para la Conservación del Bosque Cafetalero (Ficafe), el Fondo de Emergencia para el Café (FEC),  Fideicomiso de Saneamiento Agropecuario (Finsagro) y todo tipo de compromisos adquiridos en función de la actividad.

Aunque desde 2013 está vigente una prórroga de los pagos que vence en diciembre de 2018 para el Ficafe, el presidente de Acafesal señaló que esto no es suficiente para que el sector logre reactivarse.

“Con el tema de la reestructuración de la deuda no se ha hecho nada. Se ha hecho un llamado al Gobierno para que retome su compromiso pero seguimos igual. Nos preguntamos ¿qué pasó?, si solamente nos utilizaron para la foto”, indicó Ticas.

En este tema también coincidió el presidente de la Unión Cooperativa de Cafetaleros de El Salvador (Ucafes), Ernesto Lima, quien aseguró que aunque ha habido un incremento en los créditos de avío, la reestructuración de la deuda sigue pendiente.

Según lo indican los representantes del sector, las deudas que mantienen algunos productores, no les permite acceder a nuevos créditos y en consecuencia no pueden tener los fondos suficientes para invertir en las fincas que requieren pronta atención para obtener mejores cosechas.

Problemas latentes

El sector cafetalero continúa enfrentando serios problemas para estimular la producción. Aunque con menor intensidad, la roya continúa causando estragos en el parque cafetalero, al igual que la antracnosis.

De acuerdo con el presidente de Abecafé, pese a que por el momento los niveles de infestación se mantienen estables, no se puede tener la certeza de que las plagas no vayan a generar grandes estragos los próximos meses.

Además de esto, el representante del sector aseguró que el tema de la inseguridad que vive el país no solo afecta por el hecho de que tienen que pagar renta o porque hay menos gente que quiera ir a trabajar a las fincas, sino porque al no haber gente recogiendo el grano, este se cae y estos granos caídos pueden ser el origen de una fuerte aparición de broca.

“La situación es aflictiva, sobre todo porque ya estamos en época de recolección”, apuntó Samayoa.

Con la baja producción que continúa experimentando el país, las exportaciones del aromático también continúan reduciéndose. Mientras otros países enfrentan una mejor situación, El Salvador aún busca reponerse.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación