Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se necesita esfuerzo de concertación para eliminar la polarización

Alberto Trejos, profesor del INCAE, expresó la importancia de llegar a un punto de concertación para resolver la polarización política; sin embargo, cree que deben ser otros actores los que inicien el diálogo y no los partidos políticos.

Alfredo Trejo , Incae

Alberto Trejos, profesor pleno del Incae, considera se debe buscar la concertación | Foto por Marlon Hernández

Alberto Trejos, profesor pleno del Incae, considera se debe buscar la concertación

La polarización política en El Salvador no solo lleva demasiado tiempo sino que es uno de los principales motivos por los cuales el país ha incurrido en un deterioro de su desarrollo social, político y económico, señaló ayer Alberto Trejos, profesor pleno del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), durante una entrevista con El Diario de Hoy. Trejo considera que la nación necesita dejar a un lado la polarización para encontrar puntos de concertación que mejoren el desarrollo del país.

Expresó que “cuando una discusión se polariza no es conducente hacia donde uno quisiera verla, debemos tener una discusión donde vamos a poder ponernos de acuerdo, una discusión que va a llevar a la acción”.

En este punto, el académico indicó que El Salvador necesita un esfuerzo de concertación, en donde los distintos actores de la vida nacional se pongan de acuerdo en aquellos temas controversiales que puedan mejorar el rumbo de la nación.

En ese sentido, recomendó que dicho diálogo no debería ser entre los líderes de los partidos políticos, sino entre los votantes, que son quienes están más al centro con respecto a las decisiones mutuas.

El profesional recalcó además que para que las decisiones estén dirigidas hacia el bienestar nacional, deben iniciarse un dialogo entre aquellos actores que “todos los bandos identifiquen como más de centro”.

Aquí no sólo se incluye la sociedad civil, sino también los trabajadores, empresarios y académicos.
Para Trejos, la polarización política es grave porque evita que se resuelvan los problemas que padece una nación, incluyendo la inseguridad, el bajo crecimiento económico y poco desarrollo social.

“La capacidad de poner esos centros de acuerdo es muy valiosa, también actúa como una forma de disciplina para los que no están tan al centro, para que ellos estén de acuerdo y es muy importante en todos los temas”.   

El profesor del INCAE utilizó como ejemplo el caso de Costa Rica, en donde el Gobierno decidió iniciar un  diálogo que retomó “los 10 temas más controversiales y formó grupos de trabajo para discutirlos con la oposición, con el empresariado, con los trabajadores y con la academia”.

Fue gracias a esta búsqueda de consensos, que en 5 ó 10 años, Costa Rica logró ejecutar algunas de las reformas más importantes del país, tales  como la reforma de pensiones y la de electricidad, la reforma de telecomunicaciones y del sistema de seguros, entre otros.

“Estas cosas pueden ocurrir si el gobierno está interesado en invocarlos, me parece que las fuerzas vivas de la sociedad deben buscar como invocarse los unos a otros, si son muchos los que se ponen de acuerdo, ni la derecha, ni la izquierda podrán desmentirlos”, agregó.

Agregó que una de las razones de por qué la polarización es tan negativa es porque  no importa quién gane la discusión. nada va a cambiar.  “Aún si quien gana la discusión, resulta tener la razón, el resultado será inferior, porque no fue un resultado que encontramos en un acuerdo que involucre a todas las partes”, recalcó.   

En cuanto a la situación económica, Trejos cree que “la discusión política sobre que hacer con la economía está más polarizada que nunca”.
Para el académico, El Salvador es un país que podría beneficiarse de un crecimiento exportador agresivo; sin embargo, para que esto suceda es necesario identificar con convicción las debilidades competitivas que tienen las exportaciones y trabajar para arreglarlas. No obstante, aseguró, mientras haya partes del aparato político que no estén seguras de querer promover dichas acciones, el país tendrá problemas para lograrlas.

Por otra parte, si El Salvador mantiene el problema fiscal que posee, existirá en alguna magnitud una constante discusión sobre lo que se debe recortar para gastar menos y lo que se debe tributar para cobrar más. “En una sociedad polarizada esto solo genera mayor problema en el campo fiscal, y es muy comprensible que se va a generar preocupación y una ausencia de acuerdo”.

En el caso salvadoreño, explica Trejos, se debe reconocer que la nación “hizo, en cierto momento sobretodo después de la guerra, un esfuerzo por crear una base institucional para la partida económica”. Con esto se refiere a que se crearon instituciones y legislaciones que lograban que las decisiones no fueran tomadas por individuos, sino de una forma más consistente y permanente en el tiempo “con un marco institucional fuerte”.

Sin embargo, esos esfuerzos, los cuales avanzaron mucho por un tiempo, ahora han llegado a un freno y “en estos momentos han tenido ciertos problemas en donde la política se ha hecho más errática”.

El profesor reiteró que desconoce los motivos por los cuales esto ha pasado, pero considera que podría ser debido a la polarización, el problema de la inseguridad en aumento o incluso los problemas fiscales.

Por otra parte, afirmó que una gran  preocupación nacional es la división entre los dos partidos políticos,  los cuales en lugar de seguir planes de nación siguen planes de partido,  y por esa división dañan el progreso  y lastiman a la sociedad civil, y la nación continúa viviendo los altos índices de violencia, un bajo crecimiento en sus indicadores económicos y un endeudamiento problemático y creciente.

“Veo con El Salvador el vaso medio vacío y medio lleno, y con las fortalezas que uno ve en los salvadoreños: la diligencia, el esfuerzo, la creatividad, me parece que es valioso y es algo que siempre lo encariña a uno al país. Desgraciadamente, El Salvador es parte de un cuadro regional más general en que los países de Centroamérica no estamos logrando aprovechar una coyuntura internacional que habíamos aprovechado pero no pudimos mejorar”, explicó Trejos.

Finalmente, el profesor del INCAE observa tres factores favorables en  la economía mundial que pueden generar oportunidades en  la región. La primera es que las materias primas que los países centroamericanos importan han bajado de precios.


En según lugar, los principales mercados a los que exporta C.A.  han crecido más que los demás; y algunos países que compiten directamente con el Istmo, ahora están redirigiendo su producción a mercados que no compiten con Centroamérica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación