Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mirna Liévano, primera mujer Miembro Honorario de Fusades

El reconocimiento se entregó por su trayectoria como economista y si aporte al desarrollo

Mirna Liévano de Marques recibió el reconocimiento por su labor como economista y servidora pública, de manos del presidente de Fusades, Francisco de Sola. foto edh / marlon hernandez

Mirna Liévano de Marques recibió el reconocimiento por su labor como economista y servidora pública, de manos del presidente de Fusades, Francisco de Sola. foto edh / marlon...

Mirna Liévano de Marques recibió el reconocimiento por su labor como economista y servidora pública, de manos del presidente de Fusades, Francisco de Sola. foto edh / marlon hernandez

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) entregó ayer un reconocimiento como miembro honorario a la economista Mirna Liévano de Marques, por su destacada labor en el servicio público, la educación superior y el desarrollo económico y social de la región centroamericana.

Liévano de Marques fue seleccionada por la Junta General de Miembros de Fusades al cumplir con todos los requisitos necesarios para ser nombrada "Miembro Honoraria de la Fundación.

"Con solo leer su hoja de vida, sus logros en papel son impresionantes y evidencian su gran trayectoria en pro del desarrollo de nuestro país y de la región", expresó Francisco de Sola, presidente de Fusades.

En su discurso detalló la trayectoria de la profesional, haciendo hincapié en su capacidad como "economista, infranqueable disciplina, innato liderazgo, atinada iniciativa, talento coordinador e incansable determinación".

Actualmente, Liévano de Marques se desenvuelve como Prosecretaria del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y se ha destacado en el pasado como una de las primeras coordinadoras del Departamento de Estudios Económicos y Sociales de Fusades.

También es reconocida como uno de los autores del "Libro de Oro", en donde se sugiere a la nación el cambio de modelo económico existente en la década de 1980, de sustituir importaciones y desmantelar el proteccionismo para promover una apertura económica impulsando las exportaciones, según explicó De Sola.

Durante la década de 1980, Liévano de Marques desempeñó labores como ministra de Planificación, función en la cual coordinó el Comité Económico y Social en la gestión del Presidente Alfredo Cristiani, entre 1989 a 1994. Eventualmente fungió como la primera Directora de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN)

De Sola agregó que "en Fusades hemos trazado un norte decidido y coherente, que guíe el trabajo de la Fundación durante los próximos años, repensando y vitalizando nuestra misión y visión, fiel a los principios y valores fundacionales que con convicción hemos defendido durante 30 años y continuaremos defendiendo por muchos más".

Para el ejecutivo, el trabajo de la Fundación es demasiado importante para dirigirlo exclusivamente a los "tomadores de decisión" o públicos con lo que comparten un mismo lenguaje; es decir que parte de su labor es hacer llegar sus investigaciones, hallazgos, análisis y propuestas a salvadoreños de toda profesión, jóvenes universitarios y profesionales y mujeres trabajadoras, entre otros.

De Sola reiteró que, como organización, se debe promover una cultura de preocupación por los temas de país que fomente el debate y la discusión seria y comprometida con los problemas que acontecen en El Salvador.

Es por esto que el nombramiento de Mirna Liévano de Marques llega en un momento determinante ya que reafirman sólidamente el compromiso que tiene Fusades de continuar trabajando por el desarrollo de la nación y sus habitantes, apuntó.

De Sola finalizó su discurso mencionando que ella es "un recuerdo patente de que existen ciudadanos con entrega y capacidad que tienen vocación para afrontar esos retos".

Se enfocó en la importancia de demandar transparencia a los gobiernos y buscar la empatía y sobre todo el respeto al prójimo. "Los retos y problemas que enfrentamos llaman a que todo ciudadano calificado y de entrega patriótica tiene un rol en resolverlos", añadió.

El ejecutivo cuestionó el rol de la ciudadanía y preguntó por qué los mejores ciudadanos no se lanzan al noble encuentro de su país, sirviendo así en las funciones públicas, y denunció el ánimo de vilipendio, calumnia, descalificación y desprestigio "que se vierte desde las más altas esferas del Estado".

Asimismo hizo un llamado para que se busque darle "vuelta a la página" y se puedan unirse en la causa común de sacar adelante el país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación