Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más población vulnerable a caer en pobreza en el país

La "población vulnerable" que no es ni pobre, pero tampoco está en la clase media, aumentó 6.2 % en doce años. La clase media bajó 1.8 % y la pobreza disminuyó 4.2 %

Más población vulnerable a caer en pobreza en el país

Más población vulnerable a caer en pobreza en el país

Más población vulnerable a caer en pobreza en el país

Si usted tiene ingresos diarios de entre $4 y $10, puede considerarse dentro del grupo de la población "vulnerable", que no es pobre ni de clase media, pero que de acuerdo al último Informe de Desarrollo Humano elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha crecido 6.2 % en los últimos doce años y es propenso a caer en la pobreza, si llegara a ocurrir un desastre natural o llegara una nueva crisis económica.

Si cuenta con ingresos de entre $10 y $50 al día, sepa que su grupo poblacional se ha reducido 1.8 % desde 2000 hasta 2012 en El Salvador. Ahora hay menos personas con mejor calidad de vida, que seguramente ha pasado al grupo "vulnerable" de caer en la pobreza.

Los frecuentes desastres, las crisis económicas y la falta de empleo formal como producto del bajo crecimiento económico son algunos de los factores en el país que pudieron incidir para que la clase media se redujera y aumentara la vulnerable.

Pero si sus ingresos no superan los $4 diarios, usted es pobre y la buena noticia es que su grupo poblacional ha disminuido 4.2 % en los últimos años. La directora del PNUD para América Latina y el Caribe, Jessica Faieta, dijo ayer, durante la presentación del documento, que si bien El Salvador ha hecho esfuerzos extraordinarios por aumentar su desarrollo humano "aún tiene vulnerabilidades profundas que debe atender" y sigue expuesto a factores externos que pudieran contribuir a afectar la calidad de vida de los salvadoreños.

"Son ese tipo de factores los que pueden hacer retroceder los logros de El Salvador. No todo el mundo ha logrado entrar en la clase media", indicó la representante del organismo internacional.

"Debido a estas vulnerabilidades estamos en riesgo no solo de dejar de avanzar sino de perder lo que con tanto esfuerzo hemos logrado", agregó.

De acuerdo a las estadísticas de esta institución, El Salvador es el cuarto país de América Latina donde más ha crecido el número de personas vulnerables, solo antecedido por Bolivia, Venezuela y Ecuador, tres países con gobiernos que siguen la tendencia del Socialismo del Siglo XXI, inspirada por Hugo Chávez.

La evaluación indica que en 2000 el porcentaje de salvadoreños en el grupo vulnerable era de 34.9 %, pero el número subió a 41.1 % en 2012.

Solo en los últimos años el PNUD dijo que ya se cuentan más de 7,000 empleos perdidos por la crisis de la roya en el sector cafetalero, un punto que pone como ejemplo para dimensionar los factores que han incidido en que las familias tengan menos ingresos.

Los datos contrastan con la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples elaborada en el país por la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc) y que este año destaca un aumento en el ingreso de los hogares salvadoreños y una disminución en la pobreza y la tasa de desempleo.

Pero Faieta aclaró que "el informe nos muestra que las vulnerabilidades vienen de las carencias persistentes de la falta de educación, salud y políticas que tienen que cambiar".

"El Salvador está en un momento en que tiene que tomar decisiones cruciales justamente para no retroceder en lo que se ha logrado hasta ahora", sostuvo Faieta.

Y para no regresar a un escenario peor, Roberto Valent, representante residente del PNUD en El Salvador, dijo que el país necesita fortalecer el sistema de protección social y universalizar, medidas que si bien son de corte social, depende exclusivamente del desempeño económico del país.

El país debe trabajar en disminuir el desempleo y el subempleo, que están alejando a más del 50 % de los trabajadores en edad productiva de los beneficios de un seguro médico y de una pensión digna cuando envejezcan. "La formalización de la economía es crucial", manifestó Valent.

Al respecto William Pleitez dijo que el país debe trabajar todas sus políticas sociales de la mano de sus políticas fiscales, pues de esta última depende que haya recursos para invertir en programas que ayuden a la población a amortiguar el impacto de los factores que podrían reducir su desarrollo económico.

El Salvador tiene grandes retos que asumir, como la creación de empleos. "El país tendría que crear 106 mil empleos por año para ser una economía de pleno empleo", dijo Pleitez.

Esta semana, Fusades dijo que se perdieron 5,700 empleos entre enero y junio 2014.

Según el PNUD, se debe ejecutar políticas públicas de prevención en caso de desastres naturales y efectos adversos en la economía, para que esos factores no impacten severamente a los salvadoreños en su bolsillo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación