Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mañana vence plazo de Argentina para pagar deuda

De no cancelar, el país tendrá un "nuevo default"

Argentina está entre la espada y la pared: a punto de caer en otro default. foto edh / internet

Argentina está entre la espada y la pared: a punto de caer en otro default. foto edh / internet

Argentina está entre la espada y la pared: a punto de caer en otro default. foto edh / internet

NEW YORK. Mañana 30 de julio, a la medianoche, vence el periodo de gracia que el juez neoyorquino, Thomas Griesa, otorgó a Argentina para que cancele la deuda de $1,500 millones a acreedores "holdout", como parte de un litigio que el país perdió hace unos meses.

Hasta ahora, la negociación entre las autoridades argentinas y los acreedores de holdouts ha sido áspera, llena de acusaciones en medios de comunicación y con ningún acuerdo a través de los canales formales.

"Les dejé perfectamente en claro que estoy disponible todo el tiempo, ya sea en persona o por teléfono, en vista de la gravedad de la situación y el poco tiempo para resolverla sin un default", dijo Daniel Pollack, el mediador designado por el juez Griesa para buscar un acuerdo en el caso.

El gobierno argentino envió, ayer lunes, a Nueva York una delegación formada por el secretario de Finanzas, Pablo López; el secretario Legal y Técnico, Federico Thea, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona. Se prevé que los funcionarios se reúnan este martes con los representantes de los acreedores de holdouts.

De no cancelar esta deuda, el país caerá en una cesación de pagos, lo cual complicaría la situación fiscal de Argentina y su futuro reingreso al mercado de financiamiento internacional.

El dilema en que se encuentra Argentina está relacionado con la llamada "Cláusula RUFO" de la reestructuración de deuda iniciada en 2005.

Según esta cláusula, el Gobierno se comprometería con los acreedores que aceptaron la reestructuración a que si hasta diciembre de 2014 llegase a conceder mejores condiciones de pago a otros bonistas, ellos tendrían derecho a las mismas condiciones.

En la práctica, el gobierno teme que tras cancelar los $1,500 millones del litigio, el resto de acreedores pida una cancelación del 100% de su deuda, no el 40 % que se paga actualmente. En dicho escenario la deuda llegaría a más de $120,000 millones.

Sin embargo, un grupo de acreedores de deuda reestructurada, poseedores de $4,000 millones, anunciaron al Financial Times, la disposición de renunciar a la cláusula RUFO para ayudar a evitar una cesación de pagos.

Pago de deudas

Esta semana, Argentina logró cancelar parte de la deuda según su plan de reestructuración. El juez Thomas Griesa autorizó el pago de $539 millones de intereses para deuda reestructurada, que fueron embargados a finales de junio como parte de la sentencia de la corte. Por otro lado, el lunes el país sudamericano desembolsó $642 millones como un primer pago para honrar la deuda reestructurada con el Club de París. Argentina logró un acuerdo en mayo con esta entidad para cancelar $9,700 millones. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación