Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Industriales piden políticas para ahorro de energía eléctrica

Sector industrial advierte que el consumo ya esta cerca de alcanzar nuestro límite de producción.

Asociaci?n Salvadore?a de Industriales ASI, Congreso Regional de Energ?a,

La Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) inauguró el segundo congreso regional de energía. Foto EDH. | Foto por LG

San Salvador, Mi?rcoles 19 de agosto de 2015.

El país necesita una política que fomente y facilite el ahorro de energía a escala industrial y comercial, expresaron ayer representantes de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI). El presidente de la gremial además instó a los salvadoreños a ahorrar energía ya que las últimas inversiones en energía renovable no darán beneficios de forma inmediata, sino en el mediano plazo.

De acuerdo con el presidente de la ASI, Javier Simán, el país necesita una cultura del ahorro en todos los ámbitos de la sociedad. Además, se deben implementar políticas que fomenten y faciliten la eficiencia energética en los sectores productivos. “El país no debe estar importando tecnología obsoleta que nos haga gastar más. Para eso necesitamos algún tipo de incentivo para que los importadores, aunque sea más caro, importen la mejor tecnología”, expresó.

Simán explicó que la gremial impulsa un programa de eficiencia para que las industrias renueven sus motores por unos que permitan gastar menos energía o que cambien la iluminación de sus instalaciones por una más eficiente. Iniciativas que deben ser adoptadas por sectores empresariales, públicos y por los hogares, señaló.

Consumo innecesario
Previo a la inauguración del segundo Congreso Regional de Energía, Javier Simán expresó que cada año la demanda de electricidad crece un 4%, es decir, cerca de 60 megavatios (MW).

Parte de esta demanda adicional, opinó el industrial, es un “consumo inflado” a causa del gasto que causa la tecnología ineficiente.

Simán cree que debería existir una normativa que regule, por ejemplo, la iluminación publicitaria y de algunos edificios en horas de la madrugada.

Por otro lado, prácticas como dejar las luces encendidas o el aire acondicionado funcionando todo el día deben ser modificadas para ahorrar más energía. Esto porque el consumo de El Salvador se encuentra cerca de límite de nuestra capacidad instalada de generación.

En los últimos meses el consumo ha rondado los 900 y 1,000 megavatios por hora y la capacidad de producción del país es de 1,500 megavatios por hora.

El riesgo es que el consumo innecesario obligue a racionar el servicio de electricidad en algún momento.

Además, Javier Simán recordó que se han hecho inversiones en energía renovable, pero esta electricidad adicional no podrá ser distribuida en el corto plazo. Los últimos proyectos de energía solar y gas natural que se licitaron empezarán a producir entre 2016 y 2019.

Por su parte el gerente de energía de la ASI, Javier Cea Vega, recordó que el país ha sufrido una de las sequías más fuertes en la última década. Esto afecta la cantidad de agua almacenada en las represas hidroeléctricas y, como consecuencia, debemos generar más electricidad a partir de hidrocarburos cuyo precio es volátil.

Sobre esa situación, Simán hizo un llamado a la población “a que hagamos un uso racional de la energía. Es un recurso muy valioso y en estos momentos de escasez de lluvia tenemos que hacer un uso racional”.

Eficiencia
El uso eficiente de la electricidad formó parte de las ponencias en el primer día del congreso regional de energía.

El director general adjunto de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) de México, Israel Jáuregui, dijo que el consumo de energía seguirá creciendo, sobre todo debido a la expansión de la tecnología móvil.

Por lo tanto la clave es que el consumo sea eficiente, tanto en el ámbito personal como empresarial. Además, es necesario insistir en la producción a través de fuentes renovables.

En el caso de las empresas, Jáuregui dijo que la experiencia ya demostró que la eficiencia energética es un negocio muy rentable porque, para empezar, reduce el consumo. “No hay energía más barata que la que no se usa”, explicó.

Por ello instó a que las empresas utilicen tecnología avanzada y equipos que sean eficientes en el consumo. Añadió que en la perspectiva costo y beneficio, las compañías no deben ver la inversión inicial en los nuevos aparatos, sino por su vida útil y el aporte a la cadena productiva.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación