Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Industria aérea analiza medidas de seguridad

La industria aérea tiene como desafío cambiar protocolos de seguridad para evitar "tragedias".

Las aerolíneas debaten desde ayer mejores protocolos de seguridad en sus compañías. Foto EDH/archivo

Las aerolíneas debaten desde ayer mejores protocolos de seguridad en sus compañías. Foto EDH/archivo

Las aerolíneas debaten desde ayer mejores protocolos de seguridad en sus compañías. Foto EDH/archivo

MIAMI. La seguridad de los pasajeros y los aviones se convirtió ayer en el principal foco de debate de la 71 Asamblea Anual de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que ayer y hoy reúne en Miami a más de un millar de directivos del sector.

Tras un año marcado por los accidentes de Germanwings, AirAsia y Malaysia Airlines, la industria aérea comenzó su cita anual con la convicción de que el sector debe "intensificar" la colaboración con los gobiernos de todo el mundo para mejorar la seguridad de los pasajeros.

El director general de IATA, Tony Tyler, aseguró en su discurso ante los delegados que, a pesar de los "tres extraordinarios accidentes" que han conmocionado al sector en el último año, hoy en día "volar es más seguro que nunca".

Tyler se refirió en particular a los desastres aéreos de la compañía Malaysia Airlines. En marzo de 2014 un vuelo de esta aerolínea desapareció en el Océano Pacífico con 239 personas a bordo, sin que hasta el momento se haya localizado el aparato.

Meses después, el 17 de julio de 2014, otro Boeing 777 de la misma compañía fue derribado con 298 personas a bordo cuando sobrevolaba una zona de combates entre el Gobierno y los rebeldes en el este de Ucrania.

El presidente de IATA subrayó que los aviones "no pueden ser objetivos de guerra", y exigió que los gobiernos de todo el mundo firmen un acuerdo para "controlar el diseño, la fabricación, la venta y el despliegue de las armas" con capacidad antiaérea.

El último gran incidente aéreo tuvo como protagonista en marzo de este año a la compañía Germanwings, filial de bajo coste de la alemana Lufthansa, cuando el copiloto Andreas Lubitz -con un historial médico depresivo- estrelló el aparato contra los Alpes franceses causando la muerte a las 150 personas que viajaban en el avión.

Tyler señaló que las conclusiones de esta investigación "ayudarán a las compañías aéreas y a los organismos reguladores" a determinar los controles de salud mental a los que deben someterse los pilotos para evitar estos accidentes. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación