Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Hubo muchos fondos que fueron malgastados en el INPEP y el ISSS"

El sistema de pensiones que se critica solo necesita mejorarse, dice Soriano.

Ricardo Soriano tiene muy claro que el sistema de pensiones que fracasó es el sistema público, que se manejó en el Gobierno a través del INPEP y el ISSS.

Lo sabe porque conoció de cerca el despilfarro de dinero que se hizo con sus recursos.

"Muchos fondos fueron mal invertidos o malgastados. Hubo funcionarios de los que se conoce su trayectoria y lo que hicieron en las instituciones. Hubo un director del ISSS del que se sabe que supuestamente sustrajo dinero de la institución.

Recordó que en el periodo de Luis Lagos, el INPEP compró varios inmuebles en la capital y en playas como La Costa del Sol que resultaron ser una mala inversión.

Además, todo el dinero que los cotizantes del sistema público aportaron desde que comenzó la institución se gastó en 2002, cuando los primeros jubilados del sistema comenzaban a reclamar su dinero.

De acuerdo a los datos oficiales, el INPEP solo acumuló reservas por $343 millones que no fueron suficientes para los beneficios que se le ofrecieron a los cotizantes.

Esos beneficios le generaron al Gobierno un déficit de más de $11 millones.

Al acabarse las reservas de esta institución el Gobierno creó el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales, con el que actualmente paga a los jubilados del sistema público.

Para Soriano es este sistema público el que no funcionó y, por tanto, no debe regresarse a él de ningún modo.

"Ni en Europa ha servido este sistema. Países como Grecia y hasta Alemania han tenido problemas y han tenido que subir los años de jubilación a la gente para que el dinero les alcance", dijo Soriano.

"Aquí (El Salvador) ya deberían de dejar de estar haciendo experimientos y que mejor vean cómo mejoran el sistema que ya tenemos", afirmó el líder sindical.

De acuerdo a la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos), la privatización de las pensiones en 1998 puso fin a la deuda que estaba acumulado el gobierno en el sistema público.

En el sistema actual, cada trabajador tiene una cuenta individual en el que sus aportes, los de su empleador más la rentabilidad que genere la inversión de su dinero, son los que determinarán el monto de la pensión cuando le llegue el momento de jubilarse. Por eso es clave tener una mayor rentabilidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación