Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ganaderos también se verán afectados por la sequía

Los pastizales se están secando por el sol y el calor

Como en un efecto dominó, la sequía que ya afecta a los productores de granos básicos, también está impactando a los ganaderos de todo el país, que ya están viendo secarse con rapidez los pastizales de los que se alimenta su ganado.

El presidente de la Asociación de Cooperativas de Ganaderos de El Salvador (COGANADES), Daniel Aguilar, confirmó ayer que si la sequía se agudiza en los próximos meses, tal como lo ha anunciado el Ministerio de Medio Ambiente, las vacas no tendrán pasto que comer y la producción de leche bajará.

De acuerdo con sus estimaciones, la producción de leche podría reducirse entre un 8 y un 10 % de seguir con esta situación.

"Ahora mismo el pasto ya se está reduciendo", aseguró el representante de más de 56 asociaciones de ganaderos a nivel nacional.

De acuerdo con Aguilar, la mayoría de las vacas que producen leche, a las que se les incorpora dentro de la denominada "ganadería extensiva" se alimentan sobre todo de pasto y, a muy pocas, se les da concentrado elaborado industrialmente.

Sin embargo el abrasante sol, las altas temperaturas y ni una gota de lluvia por varios días ha secado los pastizales, sobre todo en las áreas en las que carecen de riego y dependen del invierno. "No van a contar con forrajes", dijo por su parte Balmore Mejía, secretario de dicha asociación.

La sequía también está afectando los maizales y encareciendo el maicillo, que también se usa para alimentar a las bestias.

"El ganado extensivo, que es el que saca al campo y luego regresa, consume sobre todo el pasto y ahorita como está esta sequía, ya no habrá y se va a poner crítico", dijo Aguilar.

El cambio climático les obligará a hacer más trabajo pues tendrán que ensilar (cortar el pasto y conservarlo en un lugar adecuado) para que la sequía no les afecte más adelante. "Si no llueve en los próximos meses, tendremos problemas", afirmó.

Actualmente los ganaderos de esta asociación están produciendo un promedio de 45 mil botellas de leche diarias, que son vendidas en su mayoría al programa "Vaso de leche" que mantiene el gobierno en varias escuelas públicas.

La meta para el próximo año es producir 68 mil botellas de leche diarias, aunque para ello el sector está buscando cómo tecnificarse y hacer más eficiente su trabajo.

Según Mejía, las altas temperaturas también provocan que haya menos celo entre el ganado y por ende, que haya menos preñez.

Maíz en problemas

La otra ficha del dominó que está a punto de caer es el maíz. Carlos Mario García, quien trabajó el año pasado en un proyecto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) aseguró que la mayor parte de este grano se siembra a partir de la segunda semana de agosto, conocida como la siembra postrera. Pero si la lluvia no llega, no habrá maíz para final de año ni comienzos de 2015. "Esto es muy preocupante", dijo el agricultor.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, "se prevé que continúe la sequía meteorológica en lo que resta de julio o agosto, que podrían alcanzar más de 15 días secos consecutivos.

El informe de esta institución dice que "la zona oriental, franja costera, algunos valles interiores y el extremo occidental del país serían las más afectadas por la sequía meteorológica".

En la zona oriental, que está dentro del corredor seco de Centroamérica, los agricultores no han visto llover desde hace más de 20 días y el maíz que se sembró entre mayo y junio no han crecido nada. Las mazorcas están vacías.

Sin sistemas de riego

¿Y los sistemas de riego? "El agricultor no cuenta con eso, sería mentirle si le digo que servirá de algo", dijo con franqueza García.

Pese a que no es la primera vez que el país enfrenta una canícula que afecta los maizales y la producción de frijol, el Ministerio de Agricultura ha dilatado el mejoramiento de los sistemas de riego que podrían disminuir el impacto de la sequía.

En varias publicaciones El Diario de Hoy ha mostrado el caso del distrito de riego Lempa-Acahuapa, que debido a su desuso, mantiene improductivas más de 3,000 manzanas en las que bien podrían sembrarse granos básicos.

El Ministerio de Agricultura consiguió el año pasado obtener financiamiento por más de $7 millones para la recuperación de los distritos de riego, en un préstamo total de $60 otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que pretendía financiar programas agrícolas en todo el país. De ese dinero, nada se ha ejecutado todavía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación