Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

G20: No a devaluaciones competitivas de divisas

En la cumbre, el G20 reafirmó el compromiso de luchar por disminuir los desequilibrios globales

Ben Bernanke, presidente de la Fed de EE. UU., en el más reciente foro del G20, en la capital de Rusia, Moscú. Foto EDH/aP

Ben Bernanke, presidente de la Fed de EE. UU., en el más reciente foro del G20, en la capital de Rusia, Moscú. Foto EDH/aP

Ben Bernanke, presidente de la Fed de EE. UU., en el más reciente foro del G20, en la capital de Rusia, Moscú. Foto EDH/aP

MOSCÚ. El Grupo de las 20 mayores economías del mundo declaró ayer que no habría una guerra cambiaria y postergó planes para establecer nuevos objetivos de recorte de deudas, destacando la extensa preocupación de los delegados sobre el frágil estado de la economía global.

Según el texto final, el G20 se comprometió, a no fijar tipos cambiarios ni adoptar medidas como devaluaciones con fines "competitivos", respaldando así las variaciones de las monedas de acuerdo con lo que determine el mercado.

La frase, aunque va un poco más lejos de lo inicialmente previsto, tampoco entra de lleno en las políticas monetarias de algunos países para incrementar mejorar su posición comercial vía tipos de cambio.

Los ministros de Finanzas y los jefes de los bancos centrales del G20 señalaron que "la excesiva volatilidad de los flujos financieros y la desordenada dinámica de los tipos de cambio tienen consecuencias negativas sobre la estabilidad económica y financiera".

"No vamos a orientar nuestros tipos de cambio hacia la competencia, vamos a abstenernos de todas las formas de proteccionismo y mantendremos abiertos nuestros mercados", señala.

Además, el documento subraya su apoyo a "un avance más rápido hacia los sistemas de tipos de cambio de mercado y a tipos de cambio flexibles que reflejen los indicadores económicos fundamentales y permitan evitar desequilibrios permanentes de las paridades".

El comunicado final de la reunión ministerial en la capital rusa advierte también de que los riesgos para la economía mundial han disminuido pero persisten, y que los ritmos de crecimiento siguen siendo demasiado débiles.

"Gracias a las importantes medidas políticas adoptadas en Europa, Estados Unidos y Japón, y la estabilidad de la economía china, los principales riesgos para la economía mundial han disminuido", se afirma en el comunicado final de la reunión ministerial en la capital rusa.

Al mismo tiempo, la nota advierte: "De todas formas, los riesgos importantes persisten y los ritmos de crecimiento de la economía mundial aún siguen siendo demasiado débiles y los niveles de desempleo en algunos países son inaceptablemente altos".

El comunicado también pide aunar esfuerzos para fortalecer la unión económica y monetaria de la Eurozona, según las agencias locales.

"En estas circunstancias se requiere aplicar esfuerzos consecuentes para fortalecer la unión económica y monetaria de la Eurozona", apunta.

Además, insta a eliminar la incertidumbre relativa a la situación fiscal de Estados Unidos y Japón e incrementar las fuerzas internas de demanda en los países con superávit en sus operaciones cuenta corriente, tomando en consideración las condiciones particulares de los grandes productores de mercancías. _AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación