Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fusades propone leyes para agilizar comercio exterior

La Fundación propone crear un código aduanero, fortalecer institucionalidad de zonas francas e impulsar programas en las aduanas.

Los retrasos en los pasos fronterizos son uno de los problemas que afecta al comercio exterior.

Los retrasos en los pasos fronterizos son uno de los problemas que afecta al comercio exterior. | Foto por archivo

Los retrasos en los pasos fronterizos son uno de los problemas que afecta al comercio exterior.

Con el fin de facilitar las importaciones y exportaciones en el país, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) ha propuesto la creación de un código aduanero, fortalecer la institucionalidad de las zonas francas y parques de servicio, e impulsar programas y actividades que dinamicen la aplicación del marco legal. Todo esto con el objetivo de volver más asequible el acceso a los mercados internacionales.
 
Dichas propuestas forman parte de un documento en donde Fusades analiza y propone leyes y políticas públicas para mejorar el clima de negocios en el país y contiene 84 acciones, distribuidas entre 23 propuestas de leyes y decretos, 21 recomendaciones institucionales y 40 actividades administrativas. Todas estas tienen ejecuciones de corto y mediano plazo.

El primer punto establecido por la Fundación es el fortalecimiento del marco legal con el cual se busca “superar los problemas de la dispersión normativa, que puede generar la falta de certeza de las situaciones comerciales”, detalla el informe.
 
En ese sentido se propone la aprobación de un código aduanero para recopilar toda la normativa aduanera en una sola ley, asegurando así que las reglas y la institucionalidad creada sea la adecuada para facilitar las operaciones de comercio exterior. 

Para esto, la institución delimitó algunos de los puntos negativos que impiden la facilidad del comercio, entre las cuales destacó que las autoridades administrativas no tienen una visión de facilitación de comercio. También considera que hacen falta medidas o programas para facilitar las operaciones exportadoras y hay una imposibilidad de los operadores económicos de formular observaciones sobre las medidas, previo a su adopción.

Como último punto explican que no hay capacitación y divulgación para las entidades aduaneras, y otras autoridades vinculadas, sobre lo importante que es volver el comercio más fácil.

Fusades retoma la propuesta de crear una Superintendencia de Comercio Exterior, la cual fue propuesta por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) durante el Encuentro Nacional de la Empresa Privada 2014 (ENADE), en donde además se destacan reformas legales para agilizar el ingreso, manejo y salida de las mercancías perecederas; permitir el uso de garantías para agilizar el levante de las mercancías; y permitir el uso de certificados de origen electrónicos, entre otras.

Por otra parte, la Fundación   propone que “el régimen de zonas francas y de parques de servicio se complemente con incentivos aduaneros que faciliten los despachos de los beneficiarios”.

Por eso pide la creación de un Organismo Aduanero Especializado dedicado exclusivamente a zonas francas y parques de servicios para así facilitar operaciones y comercio.

El objetivo, según detalla el informe de Fusades, es “atender las operaciones de comercio exterior que se dan al amparo de la Ley de Zonas Francas y la Ley de Servicios Internacionales, que además regulará con detalle todos los servicios, tarifas y procedimientos que las aduanas aplicarán a las zonas francas en los puertos, aeropuertos, parques y zonas francas especiales en todo el país”.

Finalmente recomienda que se implementen programa para dinamizar la aplicación del marco legal. Para lograr esto se deberá coordinar  con el sector privado para así informar sobre el funcionamiento de la normativa.

Asimismo, establece que se debe crear un sitio web con información sobre las normas y requisitos aplicables al comercio exterior, tales como las licencias.

Adicionalmente, plantea que es necesario elaborar e implementar un plan de contingencias en los puntos fronterizos para las situaciones de defectos del sistema informático.

Agregó que aún más importante es enfocarse en la infraestructura de los puntos fronterizos como la creación de un carril específico para la carga a ser escaneada o de un carril para contenedores vacíos; la habilitación de espacios físicos para realizar previamente el chequeo; y la concentración de las actividades de inspección en un momento y espacio.

Es importante para Fusades que se implemente una política comercial en la nación, tomando en consideración que “El Salvador tiene una institucionalidad adecuada” para realizarlo.

Con eso en mente, la institución recomienda que se completen las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Canadá para fortalecer el alcance de mercado del país. Esto consolidará el acceso preferencial en el mercado norteamericano.
 
Aparte de que permitiría la creación de cadenas de valor que podrían abastecer el mercado canadiense, estadounidense y mexicano; y que sería un gran beneficio para los sectores exportadores, especialmente el rubro de textil y confección que ya tienen establecido cadenas en Centroamérica.

Un documento integral

El informe de Fusades fue creado debido a que considera que las condiciones económicas de El Salvador son desfavorables y que se debe impulsar una estrategia, de manera pro activa, que permita volver a posicionar a la nación como un país competitivo en atracción de inversiones.

Para la institución es fundamenta facilitar las operaciones de comercio exterior, puesto que a través de esto se puede potenciar el desarrollo de negocios internacionales “por medio de la integración efectiva en las cadenas globales de producción”, detalla el informe.

De igual manera reitera que un elemento clave para mejorar las condiciones del clima de negocio del país “son las leyes e instituciones a nivel nacional, en el ámbito específico de cada sector de la economía”.

De acuerdo con Fusades, la nación ha venido demostrando un contexto económico complejo con tasas de inversión sobre el Producto Interno Bruto (PIB) bajas.

Según cifras compartidas por la institución la inversión ronda el 14%, por debajo del 20% necesario para obtener mayores tasas de crecimiento. De ahí que  el país se ha  convertido en la nación con más bajo flujo de inversión privada de la región en los últimos cuatro años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación