Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FMI recomienda subir IVA al 15 % e impuesto predial

Un informe del organismo dice que Gobierno urge reducir 3.5 % el déficit fiscal en 3 años

El déficit fiscal del país es de cerca de 4% del PIB desde 2010, según el informe FMI. En la actualidad supera los $1,000 millones.

El déficit fiscal del país es de cerca de 4% del PIB desde 2010, según el informe FMI. En la actualidad supera los $1,000 millones.

El déficit fiscal del país es de cerca de 4% del PIB desde 2010, según el informe FMI. En la actualidad supera los $1,000 millones.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está recomendando a El Salvador elevar de 13 % a 15 % el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) e incorporar de forma gradual un impuesto a las propiedades, según lo señala su documento denominado "Informe del Personal Técnico sobre la Consulta del Artículo IV Correspondiente a 2014", fechado enero de 2015.

En su página número 12, el referido informe esboza una lista, un menú de medidas de ingreso y de gasto que de ponerse en práctica podrían impulsar el ajuste fiscal que requiere El Salvador para salir adelante; por ejemplo reduciendo el déficit fiscal en un 3.5 % del Producto Interno Bruto (PIB), en un lapso de tres años.

Según reza el documento, como parte de ese menú es necesario "un aumento de la tasa del IVA de dos puntos porcentuales, que llevaría el impuesto al 15 % (el nivel prevaleciente en la región), apoyado por una expansión de programas de asistencia social bien focalizados, a fin de mitigar el impacto sobre los pobres".

Lo anterior, en opinión del economista Rafael Lemus, quien en los últimos años se ha desempeñado como asesor económico del partido político ARENA, es viable y "definitivamente de implementación fácil, porque ya está listo todo el esquema, y solo sería cuestión de subir la tasa al 15 %", pero no es conveniente.

A juicio del economista, las condiciones no son ahorita las más adecuadas, debido a la situación económica que está viviendo el país: una economía estancada, un crecimiento lento, y si es subido el IVA la situación económica de El Salvador podría transitar del estancamiento a la recesión.

Según detalló, la caída de un saldo positivo a uno negativo en las estadísticas de exportaciones, el hecho de que el Gobierno haya invertido menos, y la Inversión Extranjera Directa también fuera menor están afectando la dinámica de la economía; y es en ese sentido donde el incremento del IVA se vuelve inconveniente.

"Los impuestos al final se trasladan al precio y el IVA es como el ejemplo más claro, porque al valor del producto se le suma el IVA; y si ya no va a ser 13%, sino 15 %, pues lo que usted va a tener es que se aumentan los precios de todo y allí va a generar otro problema: se va a volver a deprimir la demanda , porque a la gente no le han cambiado los salarios", razonó Lemus.

El informe del FMI anota un punto más en la lista del menú: recomienda "la incorporación gradual de un impuesto sobre la propiedad (El Salvador representa un caso raro en la región por no tener este impuesto progresivo)".

Sobre este punto, el economista opinó que el tema del impuesto predial requiere bastante trabajo en cuanto a preparar las bases para implementarlo, lo cual comienza porque se necesita tener un registro valorizado de las propiedades.

Respecto a ese sistema de valoración, Lemus se refirió a cómo son valoradas las tierras, cuánto cuestan las manzanas, quién define cómo se va a dar el valor a los inmuebles. "En otros países ya tienen metodologías, las tienen definidas en sus sistemas de valuación de propiedades, y nosotros no tenemos ese esquema. Entonces, si usted me pregunta por la viabilidad, le puedo decir que de ser viable sí lo es, pero necesita de esos elementos más institucionales que no los tenemos; yo no lo veo como algo que lo pueden aprobar ya y lo van a aplicar en el siguiente mes", dijo.

Explicó que un impuesto predial es un impuesto que se le pone a la propiedad de la tierra, pero en algunos países incluye no solo la tierra, sino también un inmueble que haya sido edificado sobre esa tierra, "y cuando ya combinamos tierra y edificación, eso tiene que ver con el tema de la vocación de la propiedad".

"Me refiero a que si esa propiedad tiene vocación agrícola, comercial, de turismo, es restaurante, fábrica, etcétera; y es allí donde empiezas los cálculos de las tasas que se le aplican a cada sistema", añadió.

El Diario de Hoy intentó conocer las valoraciones de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) sobre estas sugerencias del Fondo Monetario Internacional, pero al cierre de esta nota aún no habían emitido una postura.

Por su parte, los economistas Mauricio Choussy y el consultor macroeconómico de Asuntos Fiscales de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Rommel Rodríguez, prefirieron no emitir declaraciones aduciendo que desconocían el informe a profundidad.

Reducir gasto público y congelar salarios

El FMI también recomienda al Gobierno en su informe un congelamiento de la contratación de personal y poner límites a los aumentos salariales, incluida la eliminación de la indización en el escalafón; un esquema que ahora ofrece aumentos salariales automáticos no vinculados con el desempeño de los trabajadores del sector público.

El organismo sugiere una mejora en la eficiencia del gasto en bienes y servicios, sobre todo en la administración de la salud pública.

En un artículo publicado en el sitio del FMI, por Mario Garza (Representante Residente Regional del FMI) y Bogdan Lissovolik (economista Principal en la División de América Central del Departamento del Hemisferio Occidental), planteaba que "el nivel de deuda pública de El Salvador —que se ubicó en 60 % del PIB en 2014— es el más alto de la región".

Según ellos, "Estas vulnerabilidades arriesgan la estabilidad macroeconómica y frenan el esfuerzo en elevar el nivel de vida de los salvadoreños. El principal desafío para El Salvador es, entonces, salir de la trampa de bajo crecimiento y elevado nivel de deuda".

Lemus anotó en referencia a esto último que el Gobierno del FMLN ha realizado tres reformas tributarias durante su gestión presidencial, "pero no los hicieron para ordenar las finanzas del Estado, sino para seguir gastando más".

Lo anterior ha desembocado en un agotamiento en el uso de aumento de impuestos en el país, por lo que ese instrumento está cayendo en un desgaste, porque la población es la que termina pagando los impuestos, cada vez más va teniendo menos tolerancia y su capacidad de ingresos se va mermando en el camino.

"Nos estamos aproximando a una situación más complicada fiscalmente y lo que quiero hacer ver es que perdimos los años más apropiados para hacer los ajustes y esos años fueron, por ejemplo, después de 2009, cuando hubo repunte de crecimiento, hicieron reformas tributarias; en 2011 y 2012 también hicieron reformas tributarias y eso le hizo al Gobierno aumentar los ingresos... Ese era el momento de ajustar fiscalmente".

Ministro Economía: "Hay bastante austeridad"

Consultado sobre el informe, cuando salía de Casa Presidencial luego de haber asistido a la entrega oficial del Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019, el ministro de Economía, Tharsis Salomón López, manifestó que las recomendaciones van teniendo lugar de acuerdo a las prioridades del Gobierno.

"Lo que pasa es que esas recomendaciones se van cumpliendo según nuestro mapa de prioridades. Los déficit se van reduciendo, hay bastante austeridad. Ya el presidente habló de un plan de austeridad de alrededor de $200 millones", declaró. Aunque la deuda total supera los $14,000 millones.

El funcionario aseguró que para este año se vislumbra un escenario más próspero: "Según lo que está diciendo el Banco Central de Reserva (BCR), para este año el crecimiento será de 2.5 %. Yo espero que... con estos precios de petróleo, hidrocarburos y todo, creo que se está dinamizando más la industria y la competitividad del país".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación