Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fitch prevé perspectiva de calificación negativa

b La agencia presentó ayer un informe sobre la realidad actual del país

La calificación soberana del país, uno de los principales indicadores que refleja cómo está la situación fiscal, el grado de credibilidad y el pronóstico de crecimiento económico, aún mantiene una perspectiva negativa (BB-) para El Salvador, según el último informe elaborado por la agencia Fitch Ratings.

Pero además, la calificadora prevé que para finales de 2013 el crecimiento real no sobrepase el 1%, condicionado por la poca inversión local, que no supera el 14% del Producto Interno Bruto (PIB) y la carga fiscal, indicó.

En el documento "La calificación de El Salvador", presentado ayer por el director de riesgo soberano para Latinoamérica de Fitch, Santiago Mosquera, se confirma que se mantiene el bajo desempeño macroeconómico de El Salvador, en comparación con sus pares de la región, y los altos déficit fiscales que han resultado en un nivel de deuda equivalente al 56.7% del PIB.

Dicho dato está por encima de la mediana de 39% de los países calificados en 'BB', nota que da un margen flexible en los mercados internacionales y viabilidad ante la banca multilateral y otros agentes económicos.

Se debe subrayar que en varias ocasiones Fitch ha considerado que los elevados niveles de deuda, la rigidez fiscal, los altos niveles de criminalidad y un limitado margen de acción para enfrentar choques externos influyeron en la determinación de la calificación actual de riesgo soberano del país, puntos que se reiteraron en el informe.

Cuando en julio pasado la agencia rebajó la calificación de largo plazo del país a "BB-" desde "BB" se argumentó, además de los factores ya mencionados, las debilidades estructurales, como la baja competitividad del sector transable, las bajas tasas de inversión, la debilidad del capital humano y las altas tasas de criminalidad.

Ayer, el informe también recalcó que hay una fuerte presión en el gasto público el cual, si se excluye el gasto previsional ya llegó a un 22.4 %, según el PIB en rubros como bienes y servicios, transferencias de fondos, intereses (de prestamos) e inversión social, la cual aunque ha crecido se ha realizado con base en empréstitos internacionales.

Para lograr una mejora en los próximos meses (a pesar del clima preelectoral que impera en el país), Fitch recomienda que se recupere la confianza empresarial con la promoción de inversión, crear un entorno político más propicio frente a los retos fiscales y económicos, y dar señales internas y externas de estabilización ante el endeudamiento, para dejar atrás las limitaciones para obtener financiamiento.

Cuando se discute el contexto económico internacional, que también condiciona la realidad del país, se debe destacar que los países de economías emergentes de la región latinoamericana, en promedio tienen una calificación de largo plazo de la categoría BB, con perspectiva estable, mientras que las economías emergentes asiáticas y europeas se ubican en categorías menos riesgosas, sintetiza el informe.

Fitch es una agencia que emite calificaciones para instituciones financieras del sector público, bancos privados y otras instituciones que necesitan un análisis de riesgo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación