Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FEM dice que hay despilfarro de recursos, pero Cáceres lo niega

El país ha gastado casi $400 millones en subsidios este año

Los subsidios y los programas considerados como inversión social (entrega de dinero a familias pobres y adultos mayores, entre otros) son parte del gasto que el gobierno aumenta cada año. foto edh / archivo

Los subsidios y los programas considerados como inversión social (entrega de dinero a familias pobres y adultos mayores, entre otros) son parte del gasto que el gobierno aumenta...

Los subsidios y los programas considerados como inversión social (entrega de dinero a familias pobres y adultos mayores, entre otros) son parte del gasto que el gobierno aumenta cada año. foto edh / archivo

El ministro Carlos Cáceres rechazó ayer que el país esté despilfarrando recursos públicos, tal y como lo indica el informe del Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial (FEM) en uno de sus ítems de evaluación.

En un universo de 148 países evaluados, El Salvador fue situado en la posición 115 de los países que más gastan sus recursos.

Sin embargo el funcionario dijo que por el contrario, "este ha sido un gobierno que gasta menos" y rechazó que se haga un mal uso de los fondos públicos.

Puso como ejemplo el uso del dinero en publicidad al asegurar que esta administración ha sido la que menos ha gastado en comparación a otros gobiernos.

Sin embargo, estos datos no han sido publicados a pesar de que muchos medios han solicitado ese tipo de información.

No obstante, economistas ven el despilfarro en otra área: los subsidios.

Fusades ha insistido en que el Gobierno debe focalizarlos, pero el Gobierno, por el contrario, quiere dejarlos establecidos por decreto.

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) determinó que los subsidios son un derroche de recursos que ni los mismos beneficiarios aprecian.

En general el informe sitúa al país en la posición 97 de Competitividad, apenas cuatro escaños más desde la posición 101 que obtuvo el año pasado, pero al mismo nivel de Ghana, Tanzania y Mongolia.

Para el economista Mauricio Choussy, el informe confirma lo que la Mesa fiscal ha discutido permanentemente y que tiene que ver no solo con el manejo de las finanzas públicas, sino también con la transparencia y la corrupción en el país, una preocupación que se escucha cada vez más entre analistas económicos y jurídicos.

El hecho de que el presidente Funes reserve la información sobre sus viajes al exterior o que la Asamblea Legislativa no dé el detalle del gasto en asesores y en compra de bienes son indicadores preocupantes para instituciones como Fusades, Funde y otras que ven con preocupación el derroche de dinero en diversas áreas sin que se dé un informe sobre ello.

Cáceres considera que el país va mejorando en su competitividad, por lo que incluso invitó a los empresarios a que decidan invertir antes en el país que en otro de la región.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación