Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La falta de agilización de trámites continúa retrasando los proyectos de inversión

La Ley de agilización de trámites de construcción sigue sin ofrecer ventajas a la industria. 

Construcción

Los datos oficiales indican que el sector de la construcción se está recuperando, pero a un paso lento.  | Foto por Archivo

La falta de implementación de la Ley Especial de Agilización de Trámites para el Fomento de Proyectos de Construcción, que entró en vigencia hace dos años, sigue sin traer beneficios a la industria de la construcción, según lo indicó el gerente comercial de Urbánica, desarrollos inmobiliarios, Álvaro Barrera.

“Hasta hoy día no hemos podido utilizar la ley de agilización de trámites, no hemos podido percibir esas ventajas, acelerar los procesos como se dijo; una redacción que hablaba de 60 días para resoluciones de ANDA, esto no se ha cumplido”, indicó.

Pese a que  esta normativa  fue aprobada con el fin de reducir el tiempo en los procesos de construcción, y que la industria pudiera ver una mejora en los procesos, la situación continúa igual para el sector.

“La ley no es la panacea que va a resolver todo, pero uno de los grandes problemas que tenemos los desarrolladores es la carga financiera que supone tener un terreno y pagarle el costo del terreno al banco, es algo que puede dejar en la calle a cualquiera; tener tramites extendidos y sobre todo cuando las autoridades no tienen la claridad en los procesos”, explicó Barraza.

El representante del grupo desarrollador citó como ejemplo que la compañía tiene paralizado un proyecto de consulta ciudadana que pretende  desarrollar, porque el funcionario de la municipalidad donde se va a realizar, les pide un formulario ambiental que únicamente pueden obtener al haber cumplido con la consulta,  “es como que le dijera deme la visa sin presentar el pasaporte”, criticó.

Mantener trámites en proceso no solamente implica que el desarrollador no puede iniciar con la obra, sino que al final debe cargar con costos adicionales como impuestos que se deben estar cancelando y adicional a esto deben cumplir con una carga administrativa. “Son cosas que no son percibidas, y lo mas triste es que hay una oportunidad de dinamizar la industria”, advirtió.

Según lo enfatizó el representante de la compañía, la industria de la construcción nunca ha pedido que exoneración de requisitos en los trámites, ni solvencia en los gravámenes que deben pagar, sino únicamente que los trámites que deben realizar sean más expeditos y que se cumplan con los tiempos establecidos.

El sentir del representante de Urbánica coincide con los señalamientos que ha hecho a lo largo de los últimos años la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco).

Según lo ha declarado en varias ocasiones el director ejecutivo de la gremial, José Velásquez, la burocracia y la falta de voluntad no solo están afectando a los empresarios, que al final de cuentas pueden buscar nuevos mercados, sino que también genera problemas al país.

Con cada proyecto que no logra concretarse, el país pierde oportunidad de crear empleos y mover la economía, y con cada año que la industria sigue decayendo, también los empleos con los que ya cuenta el sector, van disminuyendo.

Falta inversión pública
De acuerdo con los constructores en los últimos años al sector no solo le ha tocado enfrentarse a la falta de políticas serias que reactiven el sector, sino que además a la poca inversión pública en infraestructura.

Para Barraza, el rector de la inversión es el Estado. Para desarrollar una colonia en un municipio, no es posible efectuar un movimiento ágil de población sino cuenta con las condiciones mínimas para acceder a los lugares que frecuenta como el supermercado, el hospital, la escuela. 

“Cuando me refiero que el Estado norma la inversión del sector privado es porque la inversión pública en lugar de tirarse al aire puede usarse para infraestructura. El mismo dinero con el que le da un vaso de leche a una persona, ese mismo dinero pude servir para producir un ciclo económico”, apuntó.

Según lo han reiterado en varias ocasiones los representantes de Casalco, se ha dejado relegado un sector que es de suma importancia para el país. Pese a los interminables discursos de funcionarios públicos en los que se enfatiza que la construcción es la punta de lanza en cualquier país, al menos en El Salvador aún continúa dejándose de lado.

Los representantes de Casalco han criticado incluso que se vea como un gran logro haber reducido el decrecimiento que ha tenido el sector, cuando la industria aún continúa sin salir a flote.

“Hemos decrecido considerablemente. Los proyectos que podrían ejecutarse a finales de año muy difícilmente podrán levantar el sector”, advierten.

La gremial ha manifestado en reiteradas ocasiones que el nulo crecimiento que experimenta la construcción, obedece principalmente a la baja inversión en proyectos inmobiliarios, pero también a que las condiciones para poder construir se presentan difíciles para los empresarios.

Hasta hoy día no hemos podido utilizar la ley de agilización de trámites, no hemos podido percibir esas ventajas, Álvaro Barrera, gerente comercial de Urbánica.
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación