Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Expertos dicen década de "bonanza" para A.L. está por disolverse

La ralentización de la economía China y el fin del estímulo monetario en EE.UU. enfriarán el crecimiento regional

Países como México que apuestan a la producción están mejor posicionados. foto edh / archivo

Países como México que apuestan a la producción están mejor posicionados. foto edh / archivo

Países como México que apuestan a la producción están mejor posicionados. foto edh / archivo

WASHINGTON. La reciente década de bonanza económica para algunos países de América Latina —sobre todo en el Sur— y en el Caribe —México principalmente— impulsada por las buenas condiciones externas comienza a diluirse, advirtieron altos cargos del FMI, la Cepal y el BID durante el segundo día de la Conferencia anual del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

En los últimos tres años, tanto Brasil como Argentina vivieron una "agradable época" de altos ingresos generados por alta demanda de materias primas.

Mientras Europa se debatía entre corrupción, recortes, rescates financieros, desempleo y alto endeudamiento, otros países como México, Panamá, Costa Rica, Colombia, Bolivia y Chile, mostraron crecimiento económicos notables, aupados en muchos casos por la demanda china, que por ahora ha cesado.

El Salvador, que no es productor de materias primas —más allá del café— ha estado marginado de esa "bonanza", y con su economía cada vez más desacelerada.

En Brasil, el crecimiento que alcanzó su mayor marca en 30 años (7,5 %) en 2010, vio su economía desacelerar al 2,7 % en 2011 y al modesto 0,9 % el año pasado, y en 2013 ha visto sus proyecciones ser reducidas en reiteradas veces, la última para el 2,2 % según el Boletín Focus del Banco Central (BC). La causa: la caída estrepitosa en la demanda de materias primas. Factor que también golpea a la deslucida economía de Argentina.

"El viento a favor de los últimos años va a desaparecer. Ahora debemos avanzar por nosotros mismos", indicó Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, en un panel sobre las perspectivas económicas de futuro de la región.

Moreno apuntó que el crecimiento en la región estuvo apoyado en las exportaciones y no en una productividad más efectiva.

Según Cepal, la desaceleración del crecimiento es evidente y preocupante con la caída del 23 % que experimentaron las exportaciones de la región con respecto al 2011.

El ritmo anual de crecimiento económico para los próximos años se situará en torno al 3 %, algo que el presidente de la CAF y anfitrión del evento, Enrique García, consideró claramente "insuficiente".

Por su parte, el director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, advirtió de dos elementos negativos que afectan las perspectivas en América Latina y que inciden en una ralentización la expansión económica.

Por un lado, Werner destacó el "cambio significativo" en las expectativas de China, cuyo crecimiento estimado para los próximos años se ha reducido ligeramente y es uno de los principales socios comerciales de América Latina.

Y, por otro, agregó que "la previsible normalización de la política monetaria en Estados Unidos debido a su recuperación económica", indicó Werner, al referirse a la anticipación de que la Reserva Federal iniciará en breve la retirada del estímulo económico, que tendrá como consecuencia una mayores dificultades de acceso a financiación barata para la región.

"Puede que hayamos sobreestimado el potencial de crecimiento de la región", subrayó Werner debido a estas favorables condiciones externas, tras agregar que el panorama de futuro será "más complicado".

En la misma línea, se expresó Alicia Bárcena, secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), quien remarcó que el "motor de la exportación ha empezado a decrecer" y que América Latina deberá acostumbrarse a un "crecimiento mediocre" en el futuro inmediato.

Durante la sesión, los expertos insistieron en que las favorables condiciones financieras causadas por la entrada de flujos de capital por la crisis en las economías avanzadas en busca de mejores retornos y el alza del comercio y precios de materias primas, especialmente hacia los países emergentes asiáticos, han comenzado a remitir por lo que América Latina debe prepararse.

Esta semana en Uruguay, un funcionario del BID alertó durante la conferencia: "Los vientos de cola para la región pierden fuerza", que los países Latinoamericanos se verán afectados al corto plazo por la tendencia al alza del precio de los "commodities" -(trigo, maíz, soya, petróleo, café, cobre, etc) y la subida de las tasas de interés.

El economista Juan José Taccone calificó como "periodos de turbulencia" los que se avecinan para la región y consideró clave la "reputación fiscal" y el manejo de su deuda pública para amortiguar el efecto de este pronóstico negativo.

"Una demanda externa moderada provocará un menor crecimiento que en los últimos periodos" para América Latina, ha dicho Taccone, en concordancia con lo abordado ayer en Washington, al cierre de la Conferencia anual del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). continúa en la PÁGINA 30 r continúa en la PÁGINA 30 r

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación