Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empresa de rayos X recibe $22 millones y Hacienda con déficit

La empresa Cotecna-Smith cobra $18 por cada operación, pero Hacienda solo se queda con $0.02.

Aduanas

Mientras el caos de la burocracia reina todos los días en las principales aduanas del país, la empresa de rayos X que escanea los contenedores y furgones que atraviesan las fronteras está ganando millones de dólares por un servicio que no está ayudando al comercio regional y que, además, le ha generado un déficit de hasta $7.6 millones al Estado. 

Tras casi dos años de su aplicación, el asocio suizo-alemán Cotecna-Smith que fue contratado por 10 años para  revisar cada camión o contenedor con mercadería sospechosa, ya cobró un total de $21.9 millones por un servicio que sigue siendo cuestionado por los usuarios.

Pero el Ministerio de Hacienda, que es el que hace el cobro a través de su sistema, apenas ha percibido $14.3 millones, lo que significa un déficit de $7.6 millones que debe asumir de sus ingresos propios.

Según el acuerdo de concesión con el Estado, la empresa cobra $18 por cada camión o contenedor que pasa por sus equipos establecidos en cinco aduanas, incluida la que está dentro del Puerto de Acajutla mientras que el Ministerio de Hacienda solo recibe $0.02 para cada operación. 

Los ingresos que percibe Hacienda cayeron después que en diciembre de 2014 la Asamblea Legislativa exonerara de este pago a los transportistas que pasan por las fronteras, pero no tienen El Salvador como destino final. 

Esta exoneración se hizo después que los transportistas centroamericanos realizaran varias protestas por este pago, que a su juicio, era un impuesto para el sector transporte centroamericano. 

En teoría, el pago deben hacerlo las empresas dueñas de la mercadería a través de un sistema electrónico conocido como SIPAGO, pero las constantes fallas que ha presentado el sistema ha obligado a las compañías a entregarle el dinero en efectivo a los transportistas para que éstos lo cancelen en el lugar, lo que ha provocado un desorden más grande en los puntos fronterizos.

“Esto es un negocio redondo”, dice Raúl Alfaro, presidente de la Asociación  Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic). 

Como transportista conoce con exactitud que el moderno equipo contratado inicialmente para facilitar el comercio fronterizo, está haciendo todo lo contrario. 

“Ese es un dinero botado porque de nada sirve ese pago. Al final siempre hacen revisiones físicas”, explicó Alfaro.

La empresa Cotecna-Smith ganó la prestación de este servicio después de ser el único participante en una licitación pública que no fue transparente. 

De acuerdo con Alfaro, los camiones que pasan por el escaner deben ser aquellos que reciben “selectividad roja” o “selectividad amarilla”. Pero en la práctica, muchos de esos camiones que reciben “selectividad verde” terminan pasando por el escaner y generando un mayor retraso en el flujo de camiones que transitan diariamente por el paso fronterizo. 

“Ahí se pierden más de dos horas o hasta más por estar pasando los camiones”, dijo Alfaro. 

Además, aunque el camión haya pasado por el equipo del escaner, los agentes aduaneros deciden revisar físicamente los contenedores, con lo que se pierde aún más tiempo del requerido. 

“Al final no sirve de nada que usen el escaner porque siempre le piden a los transportistas abrir los contenedores”, sostuvo. 

Los problemas no han mejorado a pesar de que la Dirección General de Aduanas implementó desde el año pasado un nuevo plan para coordinar de mejor forma el pago y el resto de trámites en aduana.

Por eso mismo se creó la Comisión Integral para la Facilitación del Comercio (Cifacil) que ha venido trabajando desde hace un buen tiempo para facilitar esos procedimientos. 

Una de las últimas gestiones que han hecho recientemente ha sido enviarle al vicepresidente Oscar Ortiz una carta solicitándole que no modifiquen el cobro de los $18 por contenedor pues Aduanas está intentando cobrarlo por declaración de mercancía aunque éstas estén consolidadas en furgones por considerarse paquetes pequeños que no logran llenar un contenedor. 

Esta sería la segunda vez que Aduanas intentaría cobrar la tarifa, que permitiría a Hacienda un incremento en sus ingresos. 

Carmen Aída de Meardi, quien dirige esta mesa, asegura que a pesar de que los resultados de los equipos de rayos X no han ayudado específicamente al comercio, sí reconoce que ha colaborado para la seguridad ciudadana del país. 

Sin embargo señala que los aparatos como tal no resolverán el grave problema de burocracia que impera en aduanas y en la que se combina poco personal, decisiones discrecionales y retrasos en los procedimientos. 

De Meardi dice que ya discutió con Aduanas todos estos problemas y que siguen trabajando para mejorarlos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación