Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desaceleración China crea incertidumbre en la economía mundial

Derrumbe bursátil chino hace temer un aterrizaje brutal de la economía internacional.

La caída en las bolsas asiáticas arrastró la semana pasada a las bolsas de Nueva York, Europa y Latinoamérica a perder varios puntos.

La caída en las bolsas asiáticas arrastró la semana pasada a las bolsas de Nueva York, Europa y Latinoamérica a perder varios puntos. | Foto por Archivo

La caída en las bolsas asiáticas arrastró la semana pasada a las bolsas de Nueva York, Europa y Latinoamérica a perder varios puntos.

La desaceleración económica de China en 2015 y los abrumadores desplomes en el mercado bursátil del gigante asiático este inicio de año, tendrá consecuencias importantes para los países de la región, y del resto del mundo, según lo han advertido expertos del sector financiero.

Uno de los principales temores para la economía mundial, radica en que el Producto Interno Bruto (PIB) de China, que crecía a más del 10 % al año, avanza ahora a su tasa más baja desde 1990. Se estima que la economía china podría haber logrado un crecimiento únicamente de  7 % en 2015, que sería el crecimiento más bajo en 25 años.

Sumado a esta situación, la producción industrial en la segunda economía nacional más grande, después de la de Estados Unidos, cayó en diciembre por décimo mes consecutivo.

Precisamente este temor a que se siga enfriando la economía china, ha llevado a los inversionistas a sacar su dinero del país, lo que ha hundido  el yuan a su nivel más bajo desde 2010 y ha desencadenado el temor para  todo el mundo, según lo explican.

El Banco Mundial ha pronosticado una ralentización en el crecimiento de China, que va de un 6.9% el año pasado, a un 6.7% para este año. “Pero aún existe el riesgo de que el enfriamiento de la economía china sea más acelerado que lo previsto”, dijo Ayhan Kose, director del Banco Mundial.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, indicó recientemente que el peligro es real. Según ella, el titubeante rendimiento de la economía china es una causa fundamental de que el crecimiento económico mundial tenga un ritmo ”decepcionante”.

Este panorama ha sido reforzado por las predicciones del  Banco Mundial que corrigió a la baja su pronóstico de crecimiento económico global para 2016, de 3.3% a 2.9%. Esto es provocado por un débil desempeño económico coyuntural en algunas de las llamadas economías emergentes. 

Afectará a exportadores de materias primas

Los países que producen materias primas, como cobre, petróleo y minerales, para fabricación en China ya están viendo los mayores cambios. 

La desaceleración industrial de China implica una reducción importante en la demanda de dichos “commodities”. Países como Kazajistán y Chile, cuyas economías están profundamente concentradas en esos sectores, encuentran en la contracción un serio desafío.Además, en la medida que fue desacelerándose la demanda de mercancías chinas se redujo la demanda de materias primas, pero la oferta continúa siendo alta, lo que está castigando los precios. Una muestra de que lo que pasa en China se siente en el resto del planeta se dio esta semana, cuando las bolsas asiáticas cayeron y se llevaron consigo a las bolsa europeas, latinoamericanas y de EE.UU.

- Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación