Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Denuncian devaluación encubierta en Venezuela

La medida hará que el precio de la comida, medicinas y bienes importados suba casi al doble

La incertidumbre crece pues esta devaluación hace temer una escalada en el precio de los bienes y servicios. foto edh / archivo

La incertidumbre crece pues esta devaluación hace temer una escalada en el precio de los bienes y servicios. foto edh / archivo

La incertidumbre crece pues esta devaluación hace temer una escalada en el precio de los bienes y servicios. foto edh / archivo

En lo que resta de 2013, Venezuela experimentará varias devaluaciones en su moneda debido a la implementación del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), con lo cual el poder adquisitivo de la población irá cayendo y será más vulnerable al aumento de la escasez y a la carestía que traerá dicha medida en ese país sudamericano, según iondican varios analistas.

Ángel García Banchs, director de Econométrica, advirtió que el Sicad permitirá al Estado administrar devaluaciones en la medida en que la escasez de bienes y dólares aumente, por lo que habrá varios ajustes al tipo de cambio durante 2013.

De esa manera, el Gobierno venderá dólares cada semana a un precio muy por encima del tipo de cambio oficial de 6.30 bolívares.

El encarecimiento del dólar tendrá efectos en el costo de las importaciones y por ende en el precio de alimentos, medicinas, repuestos y una amplia gama de productos.

Lo previsible es que el impacto comience a notarse a partir de mayo cuando el Gobierno tenga que reconocer que el precio de los productos controlados, principalmente alimentos básicos y medicinas, no puede permanecer congelado tras la devaluación del bolívar.

La inflación de Venezuela se estima en el 22 % anual, la inflación más alta de América Latina.

Recientemente, Nicolás Maduro, anunció la creación del Sicad que viene a sustituir al Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), creado en 2010 después de una devaluación del bolívar, como una forma de querer administrar correctamente el flujo de dólares en Venezuela.

El Sicad surge como una alternativa al Sitme que claramente no funcionó porque hace unos días desapareció, desprestigiado ante la tremenda devaluación del bolívar de casi el 46 %.

Hasta febrero, el Sitme era usado por particulares y empresarios a un tipo de cambio de 5.3 bolívares por dólar, pero fue eliminado en febrero pasado por el gobierno por supuestamente permitir la "especulación" en el mercado negro de divisas.

Con la creación del Sicad, el Gobierno lanzó –el miércoles pasado– una subasta por $200 millones, que el Ministerio de Finanzas adjudicó a 383 empresas sin precisar los montos asignados.

Para el economista venezolano, José Guerra, "el Gobierno no anunció los resultados de la subasta de divisas porque claramente estamos al frente de una nueva devaluación de la moneda".

Añadió que el tipo de cambio arrojado en la puja rondó los 12 bolívares por dólar, lo que supone una devaluación de "alrededor del 100 % de la moneda", cuando su precio base era de 6.3 bolívares, el mismo tipo de cambio que fijaron las autoridades cuando depreciaron el valor de la moneda regulada en un 32 % (en febrero pasado).

Barclays Capital indica que la decisión de las autoridades venezolanas de no difundir el tipo de cambio de corte en la subasta del Sicad sugiere que hubo una fuerte devaluación del bolívar. "En nuestra opinión el Gobierno considera inconveniente publicar esta información y anunciar una segunda devaluación con elecciones presidenciales en tres semanas", añade Barclays en su último reporte sobre Venezuela.

Presionado por un gran desequilibrio entre ingresos y gastos el Gobierno recurre a la devaluación de la moneda a fin de obtener más bolívares por cada petrodólar.

Para Jesús Rojas Díaz, exdirector de finanzas del Banco Central de Venezuela, el panorama es desalentador: La deuda externa de Venezuela creció 8 % en 2012 y cerró en $105,000 millones, lo que llevó al Gobierno a realizar la devaluación, "no hay industria, hay desabastecimiento de alimentos y medicinas y un panorama incierto", dijo.

Entidades financieras como Barclays y Bank of America indican que antes de comenzar a devaluar la moneda el Gobierno tenía un desajuste en las cuentas fiscales por el orden de 18 % del PIB producto del aumento del gasto que hubo durante la campaña electoral de 2012.

Asimismo, el candidato presidencial de la opositora, Mesa de la Unidad Democrática, Henrique Capriles, afirmó que "los ineficaces encargados del gobierno central han vuelto a devaluar la moneda nacional en una movida propia de quienes viven enterrados en sus secretos, sus tapaderas, sus mentiras".

En su columna semanal, publicada en http://henriquecapriles.wordpress.com, Capriles recordó que la primera devaluación se hizo antes del inicio del Carnaval, "cuando buena parte de la población estaba organizando sus días de descanso (de Semana Santa), ese merecido descanso que necesita el que trabaja a diario de manera incansable".

El gobernador de Miranda indicó que la primera subasta de dólares realizada a través del Sistema Complementario de Divisas (Sicad) fue "un día que pasará a la historia como el día de la devaluación silente de Nicolás".

"¿Quién de esa pandilla nos puede explicar a los venezolanos cómo devalúan dos veces la moneda con los precios del petróleo por el cielo?", preguntó. Agregó que "está en todos detener la destrucción del país liderada por tantos irresponsables".

A juicio del diputado Carlos Ramos, un acelerado aumento de la inflación es lo que han traído las medidas económicas implementadas por Maduro, que han pulverizado el salario de los venezolanos.

Dichas políticas, afirma el diputado a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), han sumido al pueblo venezolano en una escasez de bienes y servicios que atentan contra el poder adquisitivo del pueblo. "Mientras Venezuela se hace más rica los venezolanos son cada día más pobres", concluyó. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación