Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Demandan a dirigentes de Asociación Cafetalera por usurpar instalaciones

Sergio Ticas, presidente de la gremial, explicó que la usurpación tiene tintes políticos

El hecho sucedió el 21 de agosto, cuando ingresaron a las instalaciones y cambiaron las cerraduras del lugar.

El hecho sucedió el 21 de agosto, cuando ingresaron a las instalaciones y cambiaron las cerraduras del lugar. | Foto por Archivo

El hecho sucedió el 21 de agosto, cuando ingresaron a las instalaciones y cambiaron las cerraduras del lugar.

Falsedad ideológica es el término legal que describe las acciones de Edilberto Guevara del Cid, Byron Larrazábal, Omar Flores y Raúl Zaldaña, quienes se han apropiado de las instalaciones de la Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL), según indicó Sergio Ticas, actual presidente de la institución.

El pasado 24 de agosto del presente año,  Ticas presentó una demanda ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de Guevara, Larrazábal, Flores y Zaldaña por allanamiento de lugar de trabajo, daños agravados y falsedad ideológica.
Este conflicto inició el 21 de agosto, cuando varios agremiados encabezados por Edilberto Guevara, primero vocal de la Asociación, forzaron y cambiaron la cerradura de la puerta principal de las oficinas de ACAFESAL para luego asumir las riendas del control administrativo de la entidad.

Ticas explicó que el catalizador del evento fue la disputa generada tras las elecciones de la junta directiva, en donde Ticas ganó nuevamente la presidencia ante Omar Flores, quien también corría como candidato. No obstante, más problemas se desencadenaron luego de esto, ya que Zaldaña y Larrazábal presentaron una solicitud al Ministerio de Gobernación para obtener credenciales, cuando ninguno de ellos había participado en las elecciones de la gremial. De igual manera, Omar Flores, quien había perdido la presidencia de la institución, solicitó credenciales como presidente.

Hasta el cierre de esta nota, el Ministerio de Gobernación no había entregado ninguna credencial, incluyendo la de Sergio Ticas; esto implica que la junta directiva se mantiene tal y como estaba previa a las elecciones. Sin embargo, Edilberto Guevara, después de la posesión de las oficinas de ACAFESAL, se denominó presidente de la gremial, “usurpando las funciones” administrativas del lugar, explicó Ticas.

Pero el problema continúa escalando, y es que además de haber allanado el establecimiento y prohibir la entrada de Ticas, este grupo de personas mandó una carta a un banco con el objetivo de dejar sin efecto la firma de Sergio Ticas, para transacciones futuras en las cuentas que mantienen con el banco y establecer que se registrarán las firmas de Guevara y Omar Flores para dichas cuentas.

Aunque el banco denegó esta solicitud debido a que las personas no poseen la acreditación necesaria, esto es considerado falsedad ideológica y, según el artículo 284 del Código Penal, es sancionado con prisión de tres a seis años.

Por otra parte, otro de los delitos por los que se les acusa es de daños agravados, el cual, según el artículo 222 del Código Penal, tiene una sanción de dos a cuatro años en prisión. De igual forma, el allanamiento podría ser penado hasta con dos años de prisión.  

Intenciones políticas
Sergio Ticas, al igual que otros caficultores, consideran que hay intenciones políticas atrás de estas acciones, especialmente por las personas involucradas. Omar Flores es hermano de Hugo Flores, viceministro del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y Byron Larrazábal, quien estuvo involucrado con el ex diputado del FMLN, Sigfrido Reyes como socio en la polémica compra de terrenos al Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) con precios preferenciales.

Ticas hace hincapié en que tanto ellos como Zaldaña poseen una agenda política. Por su parte, Mario Acosta Ortel, ex presidente de la Fundación Salvadoreña para Investigaciones del Café (PROCAFE), considera que estas acciones “están bien claras, al FMLN le ha salido más barato romper una de las pocas gremiales que todavía se han quedado del sector cafetalero para no cumplir con el Pacto del Café”.

Para Acosta Ortel, el partido de izquierda prefiere “crear el caos con personas bajo su servicio que cumplir el pacto del café de los caficultores. Lo que esto hace es seguir desgastando innecesariamente el sector y se pierde representatividad”.  

Pero tanto Ticas como Acosta creen que existe una intención más oscura tras la ocupación del recinto de la Asociación Cafetalera, y es que tienen sospechas que los involucrados en el hecho buscan tomar control de la Finca Ahuacatitán, que es patrimonio de la gremial, y colindan con los terrenos que Sigfrido Reyes adquirió del IPSFA.

La preocupación que el aún presidente de ACAFESAL mantiene es que el terreno de la Finca Ahuacatitán ya es lotificable, pero también sospecha que parte de la agenda política de Larrazábal, Flores, Guevara y Zaldaña es hacer uso de la gremial con el fin de utilizar las 13 departamentales que la conforman “ya sea para manejar donaciones o entregar paquetes agrícolas”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación