Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Demanda de energía registra máximo histórico por calor

El 29 de abril la demanda de energía se disparó a 1,089 megavatios de potencia instantánea, la mayor cifra registrada en los últimos años, según gerente de UT

El calor ha obligado a los salvadoreños a utilizar con más frecuencia los ventiladores y aires acondicionados, que consumen más energía. Foto EDH / archivo

El calor ha obligado a los salvadoreños a utilizar con más frecuencia los ventiladores y aires acondicionados, que consumen más energía. Foto EDH / archivo

El calor ha obligado a los salvadoreños a utilizar con más frecuencia los ventiladores y aires acondicionados, que consumen más energía. Foto EDH / archivo

El sofocante calor que se ha percibido en los últimos meses provocó que la demanda de energía nacional alcanzara un máximo histórico el 29 de abril de 2015, al registrarse una potencia instantánea de 1,089 megavatios hora, a las 2:30 de la tarde.

De acuerdo con el gerente de la Unidad de Transacciones, Juan José Orellana, esta cifra supera en 30 a 40 megavatios la demanda que proyectaban inyectar a esa hora laboral.

Según Orellana, ese pico en día laboral se incrementó por el uso de aires acondicionados y otros aparatos electrónicos para calmar el calor.

"Esta demanda está relacionada con la temperatura ambiente, la carga de aires acondicionados y otros", dijo el funcionario.

La cifra también es un 5 % más del máximo de 1,035 megavatios registrado el 21 de julio de 2014, considerado el mayor de ese año y que, según Orellana, pudo tener relación con el mundial de fútbol que se disputaba en ese entonces.

Los datos del Consejo Nacional de Energía (CNE) muestran en gráfica que a mayo de este año la demanda de energía fue de 558 gigavatios mientras que el año pasado la demanda a esa misma fecha fue de un poco más de 520 gigavatios.

Los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, muestran que las condiciones climáticas provocadas por el fenómeno de El Niño han traído al país un ambiente sumamente caluroso con temperaturas de más de 35 grados en zonas consideradas frescas, como en Chalatenango y Cabañas.

La sequía de más de 20 días consecutivos en varias zonas del país, especialmente en oriente, también ha aumentado la temperatura al máximo en varias regiones del territorio.

Y aunque la demanda ha subido significativamente, aún no ha superado la capacidad instalada de energía que tiene el país y que ronda los 1,500 megavatios.

Orellana dijo que la demanda de los últimos meses se ha logrado suplir al combinar toda la generación de la que dispone el país (hídrica, geotérmica, térmica y biomasa).

"La capacidad instalada todavía es suficiente como para abastecer la demanda", dijo Orellana.

De acuerdo con la dinámica energética, en época seca el país reduce su generación de energía hídrica y consume más térmica o geotérmica y cuando llega el invierno, baja una de ellas.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE) la demanda global de energía subirá un 37 % de aquí a 2040.

Los datos proporcionados por el gerente de energía de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Juan Ceavega, señalan que El Salvador desperdicia aproximadamente un 15 % de la energía por el mal uso de los aparatos electrónicos y la iluminación en las calles, cuando no es necesario.

Por eso la ASI, como empresa privada, ha motivado a muchas compañías asociadas, a instalar paneles solares y eficientizar la energía que consumen sus compañías.

También ha creado varios programas que puedan hacer un uso racional de la energía, pues esta representa una fuente importante de sus operaciones y si faltara o subiera de precio, pondría en desventaja todas las operaciones privadas y públicas.

Matriz energética

Sin embargo, la sequía no significa que se ponga en riesgo la demanda de energía, pues aunque obtener este insumo por la vía hídrica podría ser más complicado en estos momentos, el país tiene otras opciones para obtenerla.

Los datos del CNE ya demuestran que a mayo de este año, la mayor parte de la energía que se generó proviene en un 43.4 % de petróleo y otro 20.9 % de gas geotérmico. La energía producida con agua solo ha sido de 18.2 %.

Además el país ha comprado un 8.1 % de energía de Guatemala y Honduras, a través del Mercado Eléctrico Regional (MER) y el 9.4 % también se ha generado a través de la biomasa (en su mayoría, bagazo de caña generado en los ingenio azucarero).

Los datos oficiales indican que la generación de energía térmica, hídrica y geotérmica ha bajado con respecto al año pasado mientras que la generación por biomasa y por importación, ha subido considerablemente.

Estos dos últimos factores, así como el bajo precio del petróleo a nivel internacional provocaron que este año la tarifa de la energía bajara hasta más de 30 %.

El nivel de los embalses también ha disminuido. La presa hidroeléctrica Cerrón Grande, considerada la segundo mayor presa en el país registraba hasta el miércoles de esta semana un nivel de 231.69 metros sobre el nivel del mar (msnm).

La central hidroeléctrica Guajoyo también registró un nivel de 420.55 metros sobre el nivel del mar, datos muy bajos si se compara con cifras que se tienen durante la época lluviosa, pues obviamente hay más recurso hídrico disponible.

"Las dos últimas semanas de junio han bajado, pero se está tratando de administrar muy bien el recurso", dijo Orellana, quien agregó que el número es variable, dependiendo de las condiciones climáticas.

Juan Ceavega, gerente de energía de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) aseguró hace unos días que la tarifa eléctrica ha bajado, no porque se haya diversificado la matriz energética sino porque el país logró comprar más energía a bajo precio en el mercado regional.

Orellana explicó que la importación, que es netamente un trabajo del MER, se debe al buen precio que han ofrecido Guatemala y Honduras al vender la energía a El Salvador.

Por el otro lado, la energía de biomasa ha incrementado en el último año tras las millonarias inversiones que están realizando los ingenios por su cuenta.

El país está a la espera de que una empresa privada que ganó una licitación para generar 355 megavatios instale su planta de gas natural con una inversión de $900 millones, con lo cual se supliría aún más la demanda.

Por otro lado también está proyectado continuar con la construcción de la presa hidroeléctrica El Chaparral, que generaría 70 megavatios.

Además la construcción de un parque eólico que produciría otros 42 megavatios de energía y otros planes de generación solar en los que se incluyen proyectos desde los hogares.

El Gobierno asegura que también está impulsando otros proyectos energéticos e incentivando a tener un mejor uso de los recursos energéticos para que la demanda del país esté respaldada con más generación de diferentes vías dependiendo de las condiciones climáticas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación