Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Datos oficiales sobre pobreza encienden al Presidente

Fusades basó su análisis del último informe de Coyuntura Económica en datos oficiales, como este: hay 1.9 millones de desempleados en el país.

Miles de personas en El Salvador viven en pobreza, a pesar de que se gastan millones en asistencialismo. foto EDH / archivo

Miles de personas en El Salvador viven en pobreza, a pesar de que se gastan millones en asistencialismo. foto EDH / archivo

Miles de personas en El Salvador viven en pobreza, a pesar de que se gastan millones en asistencialismo. foto EDH / archivo

El gobierno gasta más de $400 millones anuales en subsidios. Ni eso "ha compensado los desafíos" que permitan reducir la pobreza, generar más empleo, y atraer inversión extranjera, según Fusades.

Por el contrario "la tasa de pobreza por persona subió en 2011 a 47.5 % con respecto al menor resultado, 38.1 % en 2006, es decir que 640 mil salvadoreños ingresaron a la pobreza en dicho periodo", y es este último dato extraído de la Encuesta de Hogares de Propósito Múltiples (EHPM 2011 y 2006) por los economistas de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), lo que provocó que el presidente Funes arremetiera contra ese centro de análisis.

Según el mandatario, "Fusades no analiza que la situación de incremento de la pobreza se empezó a sentir desde 2008, cuando el porcentaje de personas pobres alcanzó el 46.4 % y en 2009 y 2010 bajó levemente a 43.5 % y 42.5 %, respectivamente". En su alocución no aportó los datos de 2011 y de 2012, y el país no dispone de un eficiente servicio de estadísticas donde se pueda -ahora- acudir para verificar el dato del último año, por ejemplo.

Pero al verificar la encuesta de EHPM de 2011, ahí se establece que la tasa de pobreza 2011 "total de país" es de 40.6 %; de los cuales 28.3 % de los salvadoreños viven en pobreza relativa y 12.2 % en pobreza extrema.

En el tema empleo, Fusades dijo durante su análisis técnico basado en cifras del Gobierno (ISSS y Digestyc), que en los últimos cinco años, unos 172 mil salvadoreños engrosaron la lista de desempleados, que ya llega a un millón 945 mil 594. El desempleo se considera una de las principales fuentes de pobreza.

Según los economistas de la fundación, "el bajo crecimiento de la economía provoca que el subempleo se incremente y deteriore las condiciones de vida". Según ellos los empleados informales representaron el 35 % de los ocupados urbanos (568 mil), alcanzando el segundo lugar con el nivel más alto desde 2005.

Durante 2012, dice Fusades, los trabajadores cotizantes en el ISSS aumentaron 13 mil 330 lo que representa un crecimiento de 1.8 % respecto al año previo, y si se toma en cuenta que la población trabajadora incrementa en 45 mil anuales, "al comparar los cotizantes del ISSS, destaca que siete de cada 10 no encontraron empleo formal".

De ahí que para el "tanque de pensamiento", solo en 2011 se incrementara en 325 mil la cantidad de personas que viven en pobreza.

Y al remitirse a las personas que tienen empleo, la institución asegura que el 9 % de los trabajadores salvadoreños recibe un ingreso menor a $1.25 diarios, mientras que en México el porcentaje es 4 %, en Costa Rica, 3 % y en Chile 1 %.

Otras de las causas que ha agudizado el problema es la pobre atracción de inversiones. Al tercer trimestre 2012, la Inversión Extranjera Directa (IED), era de $211 millones, o 43.6 % menor que en 2011, creando menos empleos que en el resto de Centroamérica.

Un dato que sí ha tenido peso para mantener a flote la economía ha sido el ingreso de remesas que fue de $3,911 millones en 2012, para un crecimiento del 7 %.

Ante el crítico panorama, según Fusades, el gobierno está obligado a promover el diálogo para encontrar consensos básicos y crear un clima de generalizado de confianza en el país, ya que la desconfianza actual es un "impuesto a las oportunidades de empleo y tiene un costo social".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación