Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Datos de cosecha de frijol 2013-2014 generan debate

Mismas autoridades del Ministerio de Agricultura se contradicen con datos producción

Sin tener cifras precisas de cuánto fue la producción, tampoco se puede deducir cuánto queda en el mercado. foto EDH / archivo

Sin tener cifras precisas de cuánto fue la producción, tampoco se puede deducir cuánto queda en el mercado. foto EDH / archivo

Sin tener cifras precisas de cuánto fue la producción, tampoco se puede deducir cuánto queda en el mercado. foto EDH / archivo

El "récor histórico" en producción del principal alimento de los salvadoreños, los frijoles, ha sido puesto en entredicho por los productores agrícolas.

Ante ello, el ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Ochoa, rechazó recientemente el señalamiento que hacen los productores locales, acerca de que la entidad no tiene siquiera un verdadero control de la producción de la última cosecha de frijol.

Si bien Ochoa señaló que cuentan con datos reales de la producción de la cosecha de frijol 2013-2014, los datos que entre las mismas autoridades de la cartera de estado han presentado en los últimos días, contradicen las que ha aportado el ministro.

La semana anterior, El Diario de Hoy publicó que el viceministro de Agricultura, Hugo Flores, refirió que la cosecha fue de 2.8 millones de quintales, y durante la entrevista, el ministro de la entidad señaló que eran casi 2.6 millones los que se habían obtenido. Una diferencia de 200,000 quintales.

Aunque acusó a productores nacionales y a este mismo medio, de criticar y no tener datos certeros, mientras ellos señaló que si los tienen, al consultar el anuario de estadísticas agropecuarias del sitio web del ministerio, este tampoco cuenta con la información actualizada de la cosecha 2013-2014. El tema de posible escasez o acaparamiento de frijol en el mercado, continúa sin encontrarse origen, y sigue generando más preguntas que respuestas y precios más caros para los consumidores.

Algunos productores nacionales como los asociados a la Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo) apuntan que la producción de la cosecha 2013-2014 supera los datos del MAG y llegó a 3.4 millones de quintales y otros como Asociación de Productores Agrícolas de Usulután (Aspau), dicen que fue "muchísimo menos" de lo que dice el Gobierno.

El sector productor ha reiterado frente a la subida de precios y paralización de exportaciones, que "si de verdad se tuviera un control no estaría en esta zozobra".

Desde hace diez días, este periódico intentó conocer las reacciones de las autoridades respecto a los señalamientos de los productores, y pese a que nunca respondieron, el encargado de Agricultura hizo parecer que ya se ha dado respuestas a las interrogantes.

"Estas personas se les está dando todas las explicaciones del caso pero pareciera que están más interesadas en favorecer determinados sectores que en proteger a los salvadoreños", mencionó.

Lo cierto es que los salvadoreños continúan sin tener un dato certero de cuánto fue lo que se produjo en esta cosecha y cuánto queda aún para abastecer el mercado, mientras los comerciantes continúan especulando sobre lo que pasará a corto plazo con el producto.

El funcionario de Agricultura se ha limitado a hablar, de acaparamiento y especulación de precios, además de las medidas que anunciaron hace dos semanas, de congelar las exportaciones hasta el 15 de agosto y monitorear junto a la Defensoría del Consumidor los comercios que distribuyen el producto, de esto aún no aportaron resultados.

De acuerdo con la presidenta de la Defensoría del Consumidor, Yanci Urbina, la institución realiza requerimientos de información en 29 empresas distribuidoras.

Además de inspeccionar instalaciones, se les ha hecho un requerimiento que incluye datos de inventarios y precios de compra y venta, que son verificados con el sistema de facturación para determinar si hay acaparamiento. Mientras el frijol ha pasado a costar entre $0.80 y $0. 90 por libra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación