Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Crisis de Argentina hasta 2015

Negociación de cuatro bancos fracasó, según lo certificó el fondo NML

A pesar de la crisis, las últimas encuestas demuestran que la presidenta De Kirchner ha ganado popularidad. Foto EDH / Archivo

A pesar de la crisis, las últimas encuestas demuestran que la presidenta De Kirchner ha ganado popularidad. Foto EDH / Archivo

A pesar de la crisis, las últimas encuestas demuestran que la presidenta De Kirchner ha ganado popularidad. Foto EDH / Archivo

La crisis por la deuda de Argentina podría no solo ser cuestión de semanas, sino extenderse por varios meses más hasta el próximo 2015, de acuerdo con una publicación del periódico español elpais.com.

La razón tiene su origen en el fracaso de una negociación que el Estado argentino estaba tratando de gestionar con cuatro bancos internacionales: Citigroup, JP Morgan, HSBC y Deutsche Bank.

Las cuatro instituciones bancarias intentaron comprarle a los fondos buitre norteamericanos la deuda de Argentina, impaga desde 2001, y con ello desactivar el bloqueo judicial de Estados Unidos que rige sobre el pago de la deuda, refinanciada en 2005 y 2010, a fin de abonar a los inversores especulativos, pero la gestión con la banca internacional fracasó.

El fondo buitre es un fondo de capital de riesgo o fondo de inversión libre que invierte en una deuda pública de una entidad que se considera está cerca de la quiebra.

El fracaso de la negociación fue certificado por el fondo NML.

"Y ahora, analistas prevén que lo que el Gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kirchner se niega a considerar un impago parcial de la deuda reestructurada se extienda por lo menos hasta enero de 2015", recoge la edición digital del diario español.

La crisis podría prolongarse hasta el próximo enero.

Un informe de la consultora argentina ACM, una firma especializada en consultoría macroeconómica, financiera y análisis sectorial, ha planteado que los inversores tienen una duda que radica en la posibilidad de que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, no pague la deuda, aferrada a uno de sus dos argumentos.

La fecha límite para la cláusula de igual pago a todos los acreedores está fijada para el 31 de diciembre.

"Fernández se ha negado a pagar los fondos buitre con dos argumentos. El primero es que el 7.6 % de los tenedores de deuda impaga de 2001 que rechazó la reestructuración de 2005 y 2010 no debe beneficiarse con el pago del 100 % de lo reclamado cuando el restante 92.4 % que aceptó esa refinanciación se resignó a una quita que en 2005 era del 65 % y que en la actualidad, por la apreciación de los bonos de Argentina en los últimos años, equivale al 25 %", explica elpais.com; y es a este argumento al que se refiere el análisis de la consultora ACM.

Los "acuerdos quita" son una especie de convenios en marcos de quiebra en los que los acreedores reducen el monto de sus créditos con la finalidad de cobrar al menos una parte.

Otra de las posibilidades es que la crisis todavía se prolongue un años más, hasta enero de 2016, debido a que la presidenta Fernández de Kirchner no finaliza su mandato sino hasta diciembre del próximo año, lo que hace pensar en que sería el ganador de los comicios presidenciales argentinos (fijados para octubre de 2015) quien asuma la crisis y la lleve a término.

El digital español señala que el segundo argumento de la jefa de Estado argentina para no pagar a los fondos buitre "es que hasta el 31 de diciembre próximo rige una cláusula por la que, si Argentina ofrece una mejor compensación a los que se opusieron a la quita, debe proponer lo mismo a los que la aprobaron".

Lo anterior, explica el medio electrónico, "se traduciría en un desembolso multimillonario, con lo que caería en saco roto la reestructuración que ha permitido la recuperación económica del país tras la debacle política y socioeconómica de hace 13 años".

Añade también que diversas encuestas han demostrado que la presidenta argentina ha recuperado popularidad por su postura firme contra los fondos buitre. La población, no obstante, teme que el impago de la deuda dañe la economía.

El peso, la moneda argentina, de hecho, se ha devaluado en un 11 % en una sola semana: "Más allá de la subida de la cotización del dólar en el pequeño mercado ilegal, también se ha incrementado en la última semana el 11 %, hasta 11.70 pesos por dólar, en la plaza en que empresas e inversores sofisticados se hacen de divisas en el extranjero mediante la triangulación con acciones y bonos. Estos movimientos crean expectativas de depreciación de la moneda argentina en el mercado oficial, en el que el dólar cotiza a 8.28 pesos", reza la publicación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación