Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cotizantes no saben ni cuánto paga Goes por usar sus ahorros

La reforma de pensiones se discutirá con ese vacío de información

Los trabajadores conocen los beneficios de las AFP, pero ignoran algunos factores y trámites que pueden perjudicar sus pensiones. foto edh / archivo

Los trabajadores conocen los beneficios de las AFP, pero ignoran algunos factores y trámites que pueden perjudicar sus pensiones. foto edh / archivo

Los trabajadores conocen los beneficios de las AFP, pero ignoran algunos factores y trámites que pueden perjudicar sus pensiones. foto edh / archivo

Seis de cada 10 salvadoreños ignoran cuánto les paga el Gobierno cuando usa sus ahorros de pensiones y quienes lo saben, desconocen cómo les afecta. Este fue uno de los resultados que arrojó una encuesta que la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos) realizó, en febrero pasado, para medir el conocimiento de los afiliados sobre el sistema previsional.

La encuesta arrojó que solo el 35 % (3 de cada 10) de los salvadoreños sabe que les están pagando un porcentaje muy bajo y eso perjudica la posibilidad obtener mejores ganancias para su pensión. El 59.3 % de los encuestados desconoce completamente cómo les afecta. Apenas un 5 % sabe que les pagan poco, pero no entiende cómo le afecta.

Los datos fueron recabados por la empresa Newlink Research durante el mes de febrero con un universo de 1,030 afiliados a una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP).

El desconocimiento se hace más grave cuando, según la encuesta, el 54.4 % ni siquiera sabe que el Gobierno usa sus ahorros en la AFP para pagar las pensiones del antiguo Sistema Público Previsional (SPP).

Por otro lado, el 86 % de los encuestados están en desacuerdo (en mayor o menor medida) con que sus ahorros se usen para pagar la pensión de otra persona. De nuevo, aunque estas personas entienden que el sistema de AFP es de ahorro privado, muchas no saben que el Gobierno usa ese dinero para pagar a los pensionados del anterior esquema.

En resumen, la mayoría de las personas está en contra de compartir sus ahorros de pensiones. Sin embargo, muchas desconocen que ese dinero ya lo usa el Gobierno para alimentar al quebrado sistema anterior. El agravante es que, aun entre quienes saben esto, pocos entienden que están ahorrando poco, ya que sus ahorros prestados al Gobierno ganan un porcentaje menor que los invertidos en otros proyectos.

Menor ahorro

Hasta el mes de abril los trabajadores tenían ahorrados en las AFP $6,955.7 millones. De ellos, según datos de Asafondos, el 59 % se había invertido de forma obligatoria en los Certificados de Inversión Previsional (CIP), los papeles que el Estado usa para tomar el dinero y pagar a los pensionados del sistema público (ISSS e INPEP).

Las inversiones en CIP tuvieron una rentabilidad anual de 1.2 %, mientras el resto ganó 7.9 %, según Asafondos.

En otras palabras, por cada $100 que usted le prestó al Estado, solo ganó $1.20. De haber invertido ese dinero en proyectos de infraestructura o bonos, habría ganado $7.90.

Con la reforma a cuestas

Los funcionarios de Gobierno han expresado que "este es el año de la reforma previsional". Con estos cambios hay dos cosas en juego: mantener una pensión digna para todos los trabajadores y equilibrar la relación entre ambos sistemas (ya que en la práctica el nuevo financia al antiguo).

Por otro lado, la Asamblea Legislativa tiene pendiente una reforma a las leyes de pensiones, relacionada con el porcentaje que se paga a los trabajadores a cambio de sus ahorros en AFP. De momento el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ha dicho que solo tiene capacidad para pagar un 4 % como máximo, mientras que partidos políticos y asociaciones de trabajadores piden que se pague una tasa de 7.6 % aproximadamente.

Con todo esto en juego, es una desventaja para la población el que buena parte de los salvadoreños no entienda qué hacen con sus ahorros, cuánto ha dejado de ganar y cómo le impactarán las reformas que están por venir.

Con la reforma de 1996 se puso fin, en teoría, al sistema de reparto (público) de pensiones, para pasar a uno privado en el que cada trabajador recibe la pensión que se ha ganado con sus ahorros de una vida.

Sin embargo, las eventuales reformas, y decisiones que tomaron los gobiernos han tenido un efecto generalizado aún en el sistema de AFP.

Muchos expertos en el tema coinciden que, en teoría, el esquema de AFP es autosostenible, aunque sigue limitado en la cobertura y acceso a una pensión por culpa del inestable ambiente laboral del país.

Sin embargo, la reforma de 2006 agregó incertidumbre a las pensiones para los cotizantes de una AFP. Al permitir al Estado usar esos fondos para pagar las pensiones del anterior sistema (que se quedó sin reservas) la pensión ya no depende al 100 % de los ahorros personales.

El Estado tiene el compromiso de pagar a todos los afiliados al sistema público. Al usar los ahorros de AFP para ello, lo único que hace es atrasar ese pago unos años más.

¿Puede el Estado continuar pagando y asegurar que los trabajadores ganen más con su ahorro previsional? El ministro de Hacienda ha dicho en reiteradas ocasiones que no. No hay dinero.

Mientras tanto, la relación entre ambos sistemas puede resumirse en dos preguntas: ¿Está usted dispuesto a prestar su cotización de AFP para pagar la pensión de sus padres? y ¿cómo le devolverán ese dinero?

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación