Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

CDMypes con dificultad para conseguir fondos a pymes

La iniciativa gubernamental no prioriza los créditos con entidades públicas, según los CDMypes

Las oficinas creadas para ayudarles a gestionar créditos con el Gobierno a las microempresas se quedaron cortas. Foto edh

Las oficinas creadas para ayudarles a gestionar créditos con el Gobierno a las microempresas se quedaron cortas. Foto edh

Las oficinas creadas para ayudarles a gestionar créditos con el Gobierno a las microempresas se quedaron cortas. Foto edh

Los Centros de Desarrollo para las Micro y Pequeñas Empresas (CDMypes) fueron creadas para asesorar a los pequeños negocios, y para ayudarles a gestionar financiamiento con las instituciones financieras del Gobierno; pero tres años después no tienen la influencia para lograr los recursos prometidos, por lo cual las empresas terminan acudiendo a la banca comercial.

Los CDMypes surgieron del apoyo de universidades y la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype) en 2010 con la idea de que las mipymes aumentaran sus ventas. Sin embargo, hoy dichas oficinas resienten no tener la suficiente incidencia en la solución de la problemática microempresarial.

A pesar de que el proyecto es gubernamental y que recibe fondos específicos para su funcionamiento (recibirá $2 millones en 2014 ) no prioriza el crédito público como el mecanismo de financiamiento para estos negocios.

Su labor se limita a recomendar casos que, a pesar de ser prometedores, tienen que ir a pelear fondos a instituciones como el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal), el Banco Hipotecario, Banco de Fomento Agropecuario o Fondepro, un fondo de créditos del Ministerio de Economía.

La mayoría de estas oficinas remiten a los micro y pequeños empresarios a bancos comerciales o a otras instituciones de ahorro y crédito, incluso a Tu Solidaria, la institución financiera creada por Alba Petróleos recientemente.

Algunas de los CDMypes servían de enlace directo a fuentes de financiamiento como Fondepro, pero desistieron porque aunque les presentaron casos específicos a esa iniciativa, no recibieron la respuesta que esperaban de parte del Ministerio de Economía.

Este fue el caso del CDMype que tiene a cargo la Universidad José Matías Delgado.

Claudia Lozano, coordinadora de esa oficina, asegura que cuando eran una ventanilla Fondepro, les presentaron dos proyectos de 15 empresas con las que se trabajó arduamente para incrementar su potencial empresarial. Pero ninguno de los dos proyectos relacionados a la eficiencia energética obtuvieron respuesta financiera.

"Eso nos ha quitado el entusiasmo", dijo Lozano.

De hecho, ya no son el enlace directo de Fondepro y tampoco lo serán para otra ventanilla directa con el proyecto de financiamiento Creces, que lanzó el Ministerio de Economía en mayo pasado.

Lozano asegura que es mejor quedarse con las empresas pequeñas, asesorarlas y ayudarles a crear sus planes de negocio cuando vayan a un banco u otra institución financiera, antes que entusiasmarlos con líneas de crédito blandos del Gobierno.

Según sus estadísticas, solo esta oficina atendió el año pasado a más de 280 empresas que abarcan rubros como el de alimentos, servicios y otros.

De estas empresas, del 20 al el 25 % busca financiamiento directamente. El resto quiere saber cómo mejorar su negocio, ser más eficiente y si requiere de más financiamiento para hacer crecer sus ventas.

Rosa Sánchez (nombre ficticio porque la persona no quiso identificarse) es una de las pequeñas empresarias que llegó, entusiasmada, a los CDMypes para buscar financiamiento en Fondepro.

Pero a pesar de que su proyecto era prometedor, éste nunca fue financiado por el Gobierno pues no cumplía con el "mérito diferenciador" que Fondepro requiere para financiar un proyecto, que en este caso, requería de una inversión de $40 mil dólares.

"Yo quería fondos de Fondepro porque sus tasas de interés son más bajas. En los bancos me cobran por todo", dijo.

Pero al no lograr que su proyecto fuera financiado, tuvo que optar por la banca comercial y olvidarse del entusiasmo que le generó Fondepro cuando fue relanzado por el Gobierno.

Igual en CDMype de UFG

Otro de los CDMypes, administrado por la Universidad Francisco Gavidia, tampoco ha obtenido créditos gubernamentales para las pymes. Fue hasta mayo de este año que recién se sumó al programa Creces, con el que su director, Luis Alonso Perdomo, espera animar a los pequeños empresarios a encontrar mejores fuentes de financiamiento.

Perdomo dice que anteriormente, la oficina solo se dedicaba a recomendar planes de negocios para que los atendiera la banca comercial y a otras instituciones del sistema financiero.

Su director, Luis Alonso Perdomo, aseguró que antes de que fueran una ventanilla de Creces, la mayoría de las micro y pequeñas empresas buscaban asesoría para mejorar sus negocios. Pero aunque se trabaja con el Banco de Fomento Agropecuario, el Banco Hipotecario o Bandesal, la mayoría de los casos se dirigían a la banca privada o a otras entidades financieras.

Ahora que la oficina sí es un enlace directo con esa fuente de financiamiento, "el 60 % de nuestros clientes vienen pensando en financiamiento", dijo.

Para no generar falsas expectativas, esta universidad ha dividido a las empresas que pueden acceder a los fondos públicos, como Fondepro, de las que no.

Muy aparte de su gestión gubernamental, la Universidad tiene su proyecto llamado Germina, que prepara específicamente a la gente que tiene proyectos innovadores y con el "plus" que podría agenciarles el dinero de Fondepro.

Con los pequeños negocios han decidido seguirlos asesorando y llevarlos a un buen término de negocios.

Conamype

Por su parte la directora del Consejo Nacional para la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Roxana Ábrego, aseguró que los CDMypes fueron creados para dinamizar el acceso al crédito tanto en la banca pública como privada.

Sin embargo los datos se decantan por los créditos en la banca privada. Según Conamype, solo en el marco del programa Creces, desde mayo de este año se han aprobado 87 créditos para micro y pequeñas empresas, de los que solo 25 créditos han sido aprobados por la banca nacional y hay otras 300 empresas que están aplicando a créditos a la banca nacional, pero también a la banca privada. Según Ábrego, muchas de estas empresas logran créditos con Bandesal a través del Fondo Salvadoreño de Garantías, que tiene alianzas con unas 30 instituciones financieras.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación