Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Billetera electrónica crearía mayor inclusión financiera

El IFC apuntó que la tecnología aumenta posibilidad de inclusión financiera a sectores informales

Lesley Denyes (izq.) y Liliana Pozzo de IFC explican la importancia de la inclusión financiera para la región. Foto EDH / Cortesía

Lesley Denyes (izq.) y Liliana Pozzo de IFC explican la importancia de la inclusión financiera para la región. Foto EDH / Cortesía

Lesley Denyes (izq.) y Liliana Pozzo de IFC explican la importancia de la inclusión financiera para la región. Foto EDH / Cortesía

La inclusión financiera es fundamental para el crecimiento económico de un país, puesto a que permite que más personas puedan pertenecer al sistema financiero nacional.

En Latinoamérica, Paraguay se ha destacado como uno de los países que ha logrado mayor innovación en el tema de la inclusión financiera.

Paraguay se ha vuelto un ejemplo para la región en la implementación de billeteras electrónicas. En El Salvador se utiliza, mayormente, servicios financieros móviles como pagos de persona a persona (P2P), envío de remesas y pago de facturas.

Sin embargo, no se ha podido experimentar mayor crecimiento en este campo debido a que no existe una ley reguladora que permita que las empresas puedan seguir invirtiendo en el mercado.

Actualmente se espera que el número de personas incluidas al sistema financiero incremente. A nivel latinoamericano, solo el 45 % de la población posee inclusión financiera.

Este se vuelve un problema para la región, tomando en cuenta que más inclusión permite a un país poder tratar problemas como la pobreza, explicó Lesley Denyes, especialista en servicios financieros móviles para la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial.

Una norma reguladora en El Salvador permitiría más servicios financieros para la población, así como también más empresas podrían entrar al mercado con más opciones para la población, considerando también que tener una billetera electrónica sería una opción viable para el sector informal de la economía.

En el caso específico de Paraguay, han sido reconocidos por su implementación de finanzas digitales y han demostrado desempeño y transparencia en la calidad y uso de los servicios financieros.

Esto lo han logrado, principalmente, con el producto de Tigo Money, que se ha desarrollado en el campo de las finanzas digitales al acercar servicios como P2P, operaciones de pago y microcréditos a residentes de áreas no bancarizadas.

La importancia de los servicios financieros móviles para países como El Salvador es que personas no bancarizadas pueden pertenecer al sector financiero. Lilian Pozzo, responsable de servicios financieros para IFC, expresó que uno de los puntos fundamentales de estos servicios es la posibilidad que personas que laboran en el sector informal del comercio, quienes normalmente no están bancarizados, puedan hacer uso de servicios financieros.

Pero más allá de que existan leyes reguladoras para la implementación de servicios más eficientes, se necesita una educación sobre la importancia de la inclusión financiera. Lesley Denyes denomina esto como "financial literacy", que se traduce como "alfabetización financiera", es decir que más personas se eduquen y conozcan sobre este tema.

La posibilidad de los servicios financieros móviles va más allá de los servicios que se utilizan en el país, apuntó Denyes, puesto que se pueden poner en práctica diversas formas de inclusión financiera que ayudarían a grandes sectores de la población a formalizarse, financieramente hablando.

En el país, se ha acostumbrado a utilizar estos servicios para transferencias de persona a persona y envío de remesas, pero al estar en un ambiente regulado crecería el ecosistema financiero, lo que dejaría que empresas como aseguradoras y bancos ofrezcan este servicio.

La meta del Banco Mundial es lograr que a nivel global se creen 600 millones de cuentas nuevas para 2020, es decir, incrementar la inclusión financiera internacionalmente y 200 millones para Latinoamérica.

Para esto se trabajarán estrategias en conjunto con el sector privado para poder lograr mayor alcance en las diferentes regiones. No obstante, uno de los principales obstáculos en Latinoamérica, de acuerdo al IFC, son las restricciones al mercado. Esto se debe a que no todos los países en la región poseen leyes reguladoras, lo que impide la entrada de más servicios.

Pozzo hizo hincapié en que para que existan servicios financieros móviles deben haber una alianza entre el sector bancarios y las telecomunicaciones; sin embargo, en Latinoamérica ha sido un poco más difícil el entendimiento entre estas dos entidades.

Por otra parte, una de las claves para el crecimiento es la tecnología. "Nosotros vemos la tecnología como una forma para aumentar las posibilidades para la inclusión financiera de los sectores de bajos recursos", indicó Denyes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación