Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Banco Mundial ata estrategia sus metas de lucha contra la pobreza

El Banco Mundial centrará su estrategia en estados frágiles con la idea de reducir la pobreza y elevar sus ingresos.

WASHINGTON. El Banco Mundial, enfrentado a un presupuesto estrecho y una mayor competencia por fondos para el desarrollo, busca ser más selectivo en sus préstamos, centrándose en Estados frágiles, el África subsahariana, Asia Meridional y otras zonas donde pueda tener un mayor impacto, según el borrador de un documento de estrategia obtenido por Reuters.

El documento de 42 páginas, presentado a la junta ejecutiva del banco la semana pasada, es la primera revisión estratégica importante bajo la presidencia de Jim Yong Kim en el Banco Mundial.

El documento ofrece los primeros detalles concretos de la forma en que el Banco Mundial planea llevar a cabo su doble meta de eliminar la pobreza extrema para el 2030 y elevar la renta del 40 por ciento más pobre de la población en cada país.

Sin embargo, el documento estratégico sigue siendo vago sobre los programas que el banco recortará o fortalecerá, y el modo en que modificará su presupuesto para reflejar prioridades nuevas y caída en sus ingresos.

Ante un pedido de comentarios, el portavoz del Banco Mundial David Theis declinó ser más explícito sobre el plan.

Fundado después de la Segunda Guerra Mundial para ayudar a reconstruir a Europa, el Banco Mundial se enfocó luego en prestar dinero a países en desarrollo para mejorar la vida de poblaciones pobres.

La entidad prestamista global es elogiada por su alcance mundial, sus estándares estrictos y enfoque a largo plazo.

No obstante, también ha sido criticada por evitar riesgos, demorar la aprobación de proyectos, no responder suficientemente a lo que quieren los países, y enfocarse más en adjudicar dinero que en los resultados de los programas.

Kim, que llegó al frente de la institución de desarrollo multilateral hace poco más de un año, ha lanzado una reestructuración general para cambiar todo esto, impulsando un énfasis en flexibilidad, impactos medibles, y evidencias, o lo que llama "la ciencia de la entrega".

La estrategia propuesta reconoce que el Banco Mundial se ha vuelto menos importante para el crecimiento de muchos países de rentas medianas, que pueden depender más del financiamiento privado y de préstamos bilaterales de mercados emergentes como China.

La institución multilateral también admite que tiene fondos limitados para abordar las necesidades del mundo en desarrollo, donde sólo los proyectos de infraestructura requerirán de 1.5 billones de dólares en financiamiento por año.

Por eso, el Banco Mundial quiere posicionarse como un banco de "soluciones", ofreciendo no sólo financiamiento sino también conocimientos sobre formas de solucionar desafíos de desarrollo comunes. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación