Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entrevista

Armando Arias: “La banca de hoy es más humana, más solidaria”

El expresidente de la asociación financiera asegura que se redujeron considerablemente las quejas a los bancos y que hoy hay más competencia entre ellos.

Armando Arias

El expresidente sale satisfecho del trabajo que hizo al frente de Abansa durante ocho años.  | Foto por Omar Carbonero

El expresidente sale satisfecho del trabajo que hizo al frente de Abansa durante ocho años. 

Tras ocho años al frente de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), Armando Arias se retira satisfecho de haber convertido a la banca salvadoreña en un sector más solidario y comprometido con la buena atención a los clientes.

Pero le deja a su predecesor la inclusión financiera como uno de los grandes retos que hay que mejorar de ahora en adelante para que el sector siga creciendo sano y fuerte como hasta hoy. 

¿Cómo encontró a la banca salvadoreña a su llegada y cómo la deja hoy que se va?

La banca es ahora más solidaria con la población. Se fortaleció mucho la atención al cliente y cómo se les cobraba.

A mi llegada, las quejas en la Defensoría del Consumidor eran constantes, pero trabajamos mucho en eso y logramos reducirlas considerablemente. Ahora es una banca más cercana con la gente. 

¿Qué cambios se dieron mientras usted fue presidente de esta asociación?

Cuando llegué en 2008 parecía que todo estaba tranquilo, pero mi primer reto fue enfrentar la crisis financiera global que se dio entre 2008 y 2009, y después de esa experiencia sacamos varias conclusiones: uno, que tenemos una banca sólida y con mucha liquidez. Dos, le ayudamos en ese momento al Gobierno a comprar entre $300 y $400 millones en Letes; es decir, que la banca tuvo que ayudar al Gobierno y no al revés.

Otra de las cosas que se lograron fue ayudar a miles de personas que entraron en problemas de pago. Ahí vimos la solidaridad del sistema financiero, una banca más humana.

En mi gestión también se creó un programa de educación financiera y se trabajó mucho por la inclusión financiera.

Durante su periodo también hubo bancos que salieron y otros que entraron. ¿Cómo se pueden interpretar estos cambios?

Yo creo que lo único inmutable en esta vida es el cambio y uno tiene que estar atento y darle la bienvenida a los cambios cuando sean positivos. Yo soy fiel creyente de la competencia leal y en ese sentido en Abansa siempre se vieron temas regulatorios e institucionales y nunca comerciales. 

Hemos visto entradas y salidas durante estos ocho años. 

Es normal. Me preocuparía que estas grandes corporaciones bancarias estuvieran vendiendo solo en El Salvador, es parte de los cambios de los nuevos ejecutivos que llegan.

¿Sigue siendo atractivo el país para el sistema financiero?

Las utilidades de los bancos se han reducido tremendamente y eso no es ni atractivo ni beneficioso para el país.

Esta reducción de utilidades se debe a diversos factores, porque no es un secreto que nuestro país es el que menos crece. Tampoco es un secreto que es el que menos inversión extranjera recibe y eso afecta. Y ciertas políticas como el impuesto al cheque, el impuesto a las transferencias bancarias, también la reducción de las comisiones. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación