Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Actividad manufacturera EE. UU. se contrae en mayo a nivel mínimo

El gasto en construcción y en otros rubros relacionados se elevó, aunque menos de lo previsto, según indicadores diversos.

La manufactura es uno de los principales sectores de la productividad y la economía. Foto edh

La manufactura es uno de los principales sectores de la productividad y la economía. Foto edh

La manufactura es uno de los principales sectores de la productividad y la economía. Foto edh

NUEVA YORK. El sector manufacturero estadounidense se contrajo en mayo, lo que llevó a la actividad al menor nivel en casi cuatro años, en la más reciente señal de que la economía está pasando por un período de debilidad.

Aún así, no se prevé que el crecimiento retroceda con fuerza. De hecho, otros datos divulgados el lunes mostraron que el gasto en construcción subió levemente en abril, aunque menos a lo esperado.

Además, las ventas de automóviles para mayo se dirigían a anotar ganancias, en línea con lo esperado. Las ventas mensuales de autos proveen un panorama anticipado sobre el gasto del consumidor estadounidense.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) dijo que su índice nacional fabril sobre actividad manufacturera cayó en mayo a 49.0 desde 50.7 en abril, por debajo de la lectura de 50.7 que esperaban los analistas. Fue el menor nivel desde junio de 2009, cuando la economía salía de la recesión.

Una lectura menor a 50 indica contracción en el sector manufacturero. La última vez que el índice manufacturero ISM cayó por debajo de 50 fue en noviembre, poco después de que la Costa Este de Estados Unidos fue golpeada por la enorme tormenta Sandy.

Los indicadores regionales de manufacturas del mes pasado fueron mixtos. Los de la actividad en el estado de Nueva York y en la zona norte de la Costa Este se contrajeron, mientras que el de Chicago aumentó.

A nivel nacional, el crecimiento económico en el segundo trimestre se habría desacelerado desde la tasa de un 2.4 por ciento de los tres primeros meses del año, debido en parte a una política fiscal más ajustada en Washington. Incluso así, se prevé que la recuperación gane impulso en la segunda mitad del año.

"No hay nada aquí que indique una recesión, sólo que las cosas quizás serán un poco más débiles", dijo Scott Brown, economista jefe de Raymond James, en St. Petersburg, Florida.

"La pregunta clave, particularmente para la Fed, es ¿qué implica el dato para el futuro? ¿Las cosas van a ser lo suficientemente fuertes como para repuntar en la segunda mitad (del año)? Esa expectativa aún está ahí, pero probablemente con una base más débil", agregó Brown. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación