Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Acciones de constructoras de México en crisis

Fondos provendrían en el 70% de cooperación internacional

En muchas ciudades latinoamericanas hay déficit habitacional y de construcción. Foto EDH

En muchas ciudades latinoamericanas hay déficit habitacional y de construcción. Foto EDH

En muchas ciudades latinoamericanas hay déficit habitacional y de construcción. Foto EDH

MONTERREY. Las acciones de las constructoras mexicanas de vivienda se desplomaron el martes, luego de que algunas corredurías recomendaron su venta ante el incierto panorama de recuperación del golpeado sector.

Los títulos de Homex encabezaron la caída con una baja del 15 por ciento a 20.91 pesos, seguidos por los de Geo, que perdieron un 14.20 por ciento a 6.80 pesos, y los de Urbi, que descendieron un 10.19 por ciento a 2.82 pesos.

El Indice Habita –que agrupa a las constructoras de vivienda que cotizan en bolsa– cayó un 10 por ciento a 132.80 puntos, el menor nivel en su historia.

Los resultados financieros de las constructoras mexicanas de vivienda han sido golpeados en los últimos dos años por la ejecución de más inversiones para atender políticas de impulso a la edificación de departamentos y desarrollos sustentables.

Pero esto ha elevado sus deudas y menguado su efectivo.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunció en febrero que en su política para el sector continuará impulsando la vivienda vertical y sustentable, lo que decepcionó a inversores y analistas, y desplomó las acciones.

"Aunque (con el plan) claramente el Gobierno federal muestra señales de buena voluntad hacia el sector, parece carecer de la fuerza para impulsar al sector por una senda de crecimiento virtuoso", dijo Credit Suisse en un reporte.

La correduría reinició su cobertura para las acciones de Homex, Geo y Urbi con una recomendación de "desempeño inferior a mercado", y subió a Ara a "neutral".

Desde el anuncio de febrero, las acciones del Indice Habita han caído alrededor de un 34 por ciento, en medio de decepcionantes resultados y una creciente preocupación por el riesgo de incumplimiento de su deuda.

Recientemente, las agencias Fitch y Standard and Poor's pusieron en observación negativa sus calificaciones de riesgo crediticio para algunas de las constructoras, argumentando un deterioro en la liquidez.

Los precios de los bonos de deuda de Urbi que vencen en 2022 y los de Homex que maduran en 2020 también caían a niveles de 65 y 86 dólares por cada 100, respectivamente, ante preocupaciones de que las firmas tendrían que renegociar sus pasivos y requisitos financieros conocidos como "covenants".

Los analistas esperan que los títulos sigan presionados hasta que las compañías se adapten a las medidas y comiencen a generar resultados positivos, lo que no parece fácil con expectativas de caída en ventas, alto endeudamiento y largos ciclos de capital de trabajo.

Ara fue la única constructora del sector que generó flujo de efectivo libre el año pasado, según se detalló. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación