Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una oportunidad regional, si somos visionarios

Se hace necesario impulsar de manera proactiva una estrategia que permita volver a posicionar a El Salvador como un país competitivo en la atracción de inversiones, tanto nacionales como extranjeras

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, notificó a los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, sobre los fondos que recibirán como parte de la Alianza por la Prosperidad del Triángulo Norte.

De un total de US$750 millones como cooperación bilateral, El Salvador recibirá $65 millones, Honduras US$98 millones y Guatemala US$102 millones. Además, habrá US$400 millones disponibles como región, es decir, cualquiera de los tres países va a poder participar para ejecutar con ese fondo regional. Pero el dinero no será entregado a los gobiernos, Estados Unidos entregará los fondos a su agencia de cooperación USAID en cada país, para que este organismo ejecute la inversión.

La Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte es una iniciativa suscrita en noviembre de 2014, que surgió luego de la misión presidencial de los representantes de los países del Triángulo Norte a Washington D. C., en la cual, el Gobierno de Estados Unidos solicitó elaborar medidas a mediano plazo para solventar sus respectivos problemas migratorios, ya que aproximadamente el 9 % de su población ha decidido emigrar y se advierte un gran incremento de menores no acompañados viajando hacia los Estados Unidos.
 
Los encargados gubernamentales de los tres países han elaborado los “Lineamientos del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte”, que guiarán las acciones prioritarias de mediano plazo para crear las condiciones de desarrollo, que permitan el arraigo de la ciudadanía de esos países.
 
Los lineamientos estratégicos de acción de este plan tienen como objetivo dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas; desarrollar oportunidades para el capital humano; mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia; y fortalecer las instituciones para aumentar la confianza de la población en el Estado.
 
En relación con el primer objetivo, sobre el sector productivo, se proponen cuatro medidas: 1) promoción de sectores estratégicos y atracción de inversiones; 2) reducir costos de energía y confiabilidad del servicio eléctrico; 3) modernizar y expandir infraestructura y corredores logísticos, y 4) gestión coordinada de fronteras.
 
Ante dicho panorama, se hace necesario impulsar de manera proactiva una estrategia que permita volver a posicionar a El Salvador como un país competitivo en la atracción de inversiones, tanto nacionales como extranjeras. Un elemento clave para ello son las leyes reguladoras, instituciones y tramitología, en el ámbito específico de cada sector de la economía. 

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, también recordó a los mandatarios del Triángulo Norte que la ayuda estadounidense está condicionada a avances en el combate a la corrupción.

Biden quiso repasar con los presidentes los avances en las áreas a las que se comprometieron dentro del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica y les advirtió que los $750 millones de ayuda que el Congreso estadounidense aprobó el mes pasado, para el año fiscal 2016, están sujetos a “condiciones importantes”.

Un 50 % se desbloqueará solo cuando el Secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, certifique que los países están “dando pasos para combatir la corrupción”, fortalecer las instituciones y promover los derechos humanos, entre otros indicadores. Y el 25 % de la asistencia estará congelada hasta que Kerry certifique “que cada país ha tomado medidas para informar a sus ciudadanos sobre los peligros de emigrar a los Estado Unidos”.

Para tener éxito en este cumplimiento, generando condiciones de desarrollo que permitan el arraigo de la ciudadanía, es importante invertir en proyectos para mejorar los ingresos de los pequeños agroproductores, a través de la provisión de servicios de gestión empresarial, fortaleciendo la capacidad de gestión administrativa, productiva y de mercadeo de pequeños empresarios, organizados en asociaciones. Y el fortalecimiento de cadenas productivas.
  
* Colaborador de El Diario de Hoy.
resmahan@hotmail.com