Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador debe buscar la unidad

Cuando llegué al El Salvador por primera vez hace ocho meses, se me asignó el reto de presentar nuestra bandera en la Asamblea. Así que le quiero decir a mis colegas: gracias por el reto. Promesa hecha, promesa cumplida

Excelentísima Presidenta de la Asamblea, Lorena Peña, distinguidos diputados y diputadas, estimados colegas diplomáticos, distinguidos invitados, miembros de la prensa.

Gracias por la oportunidad de dirigirme a ustedes este día.  No todos los días tendré la oportunidad de dirigirme a una audiencia tan importante, así que permítanme por favor el poder compartir algunos pensamientos personales.  Quisiera hablar sobre varios temas claves hoy.  Esto incluye la Carta Magna, la economía, maras y la seguridad, ,y por supuesto, los flamingos.

Cuando llegué al El Salvador por primera vez hace ocho meses, se me asignó el reto de presentar nuestra bandera en la Asamblea.  Así que le quiero decir a mis colegas:  gracias por el reto.  Promesa hecha, promesa cumplida.

Pero hoy se trata de algo más que aceptar retos.  Después de una desafortunada ausencia de la Embajada por más de 10 años, hasta 2012, la ceremonia de hoy es una oportunidad para que El Salvador y el Reino Unido renueven una amistad que comenzó hace mucho tiempo.  Es un recordatorio de nuestra presencia en El Salvador y un momento de orgullo para la Embajada.

Espero que la bandera del Reino Unido sirva como recordatorio de nuestra amistad, la cual nosotros valoramos y extrañamos durante nuestra ausencia.

Estoy particularmente encantado de poder realizar esta ceremonia en el Aniversario Ocho cientos de la firma de la Carta Magna.

Como ustedes saben, esto fue algo acordado por el Rey John de Inglaterra, en Runnymede,  cerca de Windsor, el 15 de junio de 1215. Recientemente fue descrita por uno de los jueces del Reino Unido, como “el más grande documento constitucional de todos los tiempos, la fundación de la libertad de las personas versus la autoridad arbitraria del déspota”.

Los principios de la Carta Magna han servido como base para la fundación de muchos estados e instituciones, incluyendo Estados Unidos y las Naciones Unidas.

Por supuesto que todos estamos familiarizados con el tema central, el cual es la defensa de los derechos humanos de los individuos y la libertad de persecución sin el Estado de Derecho.  Pero tal vez la cláusula más importante de la Carta Magna era que nadie, ni siquiera el mismo Monarca estaba por encima de la ley, ni libre de persecución.  Es un principio que se aplica en el Reino Unido hasta la fecha, como un recordatorio para todos, que no importa lo importante que pensemos que somos, tenemos que apegarnos al Estado de Derecho.  Espero que esta bandera permanezca aquí en la Asamblea, también como un recordatorio de los principios de la Carta Magna, animándonos a todos los presentes hoy a continuar  persiguiendo estándares altos en la vida pública. 

Por supuesto es también importante recordar y entender que, así como con los amigos verdaderos, algunas veces tendremos desacuerdos.  Sin embargo, respetamos unos a otros los diferentes puntos de vista, al mismo tiempo que los apoyamos cuando es importante. 

Me siento orgulloso de decir que a pesar de que somos una embajada pequeña, hemos estado activos en muchas áreas.
 
Tenemos una nueva Cámara de Comercio para aumentar los negocios entre los dos países.
 
Tenemos un nuevo grupo de amistad parlamentaria, dispuesto a compartir ideas;  

Tenemos más becas de posgrado para salvadoreños que desean estudiar en el Reino Unido;

Creemos firmemente en los derechos de la mujer y trabajamos con grupos de acción de mujeres.
 
El tema de anticorrupción y transparencia son objetivos importantes en todos los sectores del gobierno y negocios. Estamos trabajando de la mano con ellos.  
 
Estamos trabajando en El Salvador en el tema de cambio climático y me siento contento que El Salvador está por anunciar sus INDC.
 
Somos por supuesto, miembros del Consejo de Seguridad.  Siendo un país que ha sufrido 30 años de crímenes relacionados con violencia, estamos contentos de compartir nuestras experiencias, en particular nuestro camino hacia la paz y la prosperidad.

El Salvador es un país bello, con gente maravillosa, pero se está consumiendo desde adentro.  Yo no comparto la idea de que la única solución a las maras es matar o encarcelar a todos.  Al hacer eso, condenamos a El Salvador a la violencia y la desesperanza.  Hay otras opciones, pero deben ser consideradas.  No es acerca de tener una tregua.  Yo lo llamo diálogo,  el primer paso para entender como todos los salvadoreños pueden y deben ser una parte positiva en el futuro de su país.

El Salvador tiene mucho que ofrecer.  He escuchado mucho acerca del trabajo que hacen los salvadoreños, y que si se les da la oportunidad, ellos pueden hacer lo que sea.  No es un tema de dinero –El Salvador no es un país pobre–,  es más acerca de usar el dinero eficientemente y crear el ambiente correcto.

La Comunidad Internacional está dispuesta a ayudar.  El Reino Unido puede ayudar.  El Reino Unido quiere ayudar.  Sumado a nuestro trabajo en el Consejo, estamos trabajando directamente con varias ONG y apoyando proyectos comunitarios.  También estamos trabajando con y por medio de la Unión Europea y de las Naciones Unidas.

Pero para que las cosas funcionen, necesitamos su ayuda.

Un sistema político nuevo con divisiones constitucionales claras es un buen comienzo.  Pero también necesitamos un sistema político que ponga a El Salvador antes que cualquier agenda partidaria.  Un sistema que reconozca las buenas ideas que beneficien al país en sus necesidades, sin tener en cuenta o pensar que la oposición se beneficiará de los resultados.  El Salvador y su gente deben siempre estar antes que los intereses políticos.

Ustedes tendrán la oportunidad de mostrar al país y a la Comunidad Internacional cuán dispuestos están en hacer esto, en la próxima elección para Fiscal.  Escojan a alguien con las calificaciones correctas, alguien que hará su trabajo, y por favor, no simplemente proteger alianzas antiguas.

La economía necesita inversión, competencia y también diversidad.  La transparencia y la aplicación del Estado de Derecho son claves para atraer inversionistas, demostrando apoyo a la inversión y reconociendo los derechos de las compañías extranjeras para operar en El Salvador.

Pero este no es un argumento del capitalismo sobre el socialismo, los dos tienen un papel que jugar y no podrían existir uno sin alguna forma del otro.

Un buen amigo me dijo que un país es como un flamingo.  Quizá, como yo en ese tiempo, tal vez estarán pensando: este Embajador necesita tomar un trago de agua con whisky.  Pero yo le di más pensamiento a esto, y mi amigo tenía razón.

Un flamingo pasa mucho tiempo parado en un solo pie. O sea, que el flamingo  prefiere el pie derecho por un rato, pero en algún momento preferirá el pie izquierdo.  Y así es la política.

Sin embargo, es más importante entender que cuando las cosas se ponen difíciles, el flamingo no puede continuar parado en un solo pie.  Él se da cuenta de que necesita los dos pies para poderse balancear y continuar parado.

¿Pero qué pasa si las cosas siguen mal? Es posible que se balancee con sus alas, o posiblemente se acerque a otros flamingos para obtener de ellos estabilidad y seguridad para él mismo.

Lo que estoy tratando de decir hoy es que la política no es acerca de derecha o de izquierda.  Es acerca de tener un balance.  Es acerca de entender la necesidad de trabajar juntos para asegurar la prosperidad y seguridad de un país, pero también de entender que trabajar juntos significa compromiso.  

No significa hacer las cosas a mi modo. O como decimos en inglés, “My way, or the Highway”. 

Además, los gobiernos necesitan confiar en la excelente cooperación de instituciones claves del Estado, así como un Fiscal General fuerte y políticamente independiente, el sistema judicial y la Sala de lo Constitucional.  Aquí es donde gana fuerza y estabilidad, como la que dan los otros flamingos.  Sin ella, nuestro flamingo pudiera caerse y,  posiblemente, morir.

Pero con ella, un Estado con un Estado de Derecho fortalecido, con excelentes regulaciones anticorrupción y transparencia, que exista no sólo en papel, sino además correctamente aplicadas, puede atraer inversión internacional y florecer.

Me siento honrado de estar aquí con todos ustedes este día y les agradezco por haberme dado la oportunidad de hablar.

 Mi nombramiento como Embajador en El Salvador es algo que atesoro.

Este es un país increíble, con gente poderosa.  El potencial es enorme, en turismo, ecoturismo, producción de energía limpia, exportación de frutas o manufactura de productos.

Parte de la belleza de El Salvador es también su tamaño, lo que significa que debería ser más fácil poner las cosas en el camino correcto.

Nosotros estamos aquí para ayudar, para apoyarnos hombro con hombro.  

Eso es lo que hacen los verdaderos amigos.
          
Gracias.
 

*Embajador del Reino Unido en El Salvador.