Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Qué significa desestabilizar y golpe suave?

El repudio del FMLN a la visita de líderes de gremiales empresariales de Venezuela y Ecuador es copia fiel del rechazo del jefe del Congreso de Venezuela a la propuesta de la Fedecámaras para enfrentar la crisis económica del país

El FMLN está acusando a ARENA de acciones de desestabilización y de planear un “golpe suave” contra el gobierno. El presidente Sánchez Cerén lo repite cada sábado, Hato Hasbún lo confirma, y Medardo González asegura tener pruebas, exigiendo al partido de oposición demostrar pública y políticamente que no están metidos en la desestabilización y el golpe. 

 Pero ninguno de los acusadores del Frente ha sido capaz de presentar tales pruebas, sino que espera que ARENA las desmienta para probar su inocencia. ¿Puede el acusador exigir a la parte acusada demostrar que no es culpable? Argumentan que ARENA continúa con una estrategia de criticar todas las medidas gubernamentales, sin aceptar el diálogo. Ergo, somos culpables y desestabilizadores, todos los ciudadanos que ejercemos el derecho de criticar. Acusa a Fusades de seguir la misma línea de ARENA calificando como “de cajón” sus diferentes estudios, tanto de carácter jurídico, económico o político. ¿Qué significado tiene ese cajón?

Para los miles de salvadoreños que todavía pensamos, analizamos y sufrimos la difícil situación del país, y no estamos cegados por la ideología socialista que obliga a sus cuadros a aceptar cualquier disposición y medida, por absurda y contraria a la realidad que sea, estas falsas acusaciones demuestran una total ignorancia y temor por sus evidentes fracasos, producto de su total incapacidad y la descarada corrupción que ha permeado todos los ámbitos de la administración.

Les estorba reconocer el desastre de este gobierno, que Fusades claramente demuestra en estudios realizados por prestigiosos profesionales, basándose en cifras de organismos internacionales y en advertencias del Gobierno de EE. UU. Porque asegurar que el país va en el rumbo correcto, no lo creen ni ellos mismos, ante el baño de sangre con más de 40 muertos diarios, pero que califican de victoria: Reacción de las pandillas ante la magnífica labor de los cuerpos de seguridad.

Tales mentiras siguen el modelo de Venezuela, donde el fracasado Socialismo del Siglo XXI se esconde tras las declaraciones de sus funcionarios, ofensivas para un pueblo al borde de la hambruna y con racionamiento. Para ordenar las colas y evitar saqueos, militares armados rodean los supermercados, el ministro de Alimentación anuncia: “que cumpliendo con el mandato del pueblo, reactivamos el acceso a los productos prioritarios por terminal de cédula”.

El repudio del FMLN a la visita de líderes de gremiales empresariales de Venezuela y Ecuador, para relatar la dramática realidad de sus países, es copia fiel del rechazo del jefe del Congreso de Venezuela, Diosdado Cabello, a la propuesta de la Fedecámaras para enfrentar la crisis económica del país: “A la Asamblea Nacional revolucionaria, jamás tendrá Fedecámaras la posibilidad de llevar una ley para ser aprobada. Es “contra natura” que Fedecámaras proponga leyes distintas al modelo socialista que tenemos”. Rechazar propuestas del sector privado, es la lección que el Frente ha aprendido y está poniendo en práctica. 

Es estrategia del FMLN divulgar términos carentes de significado, porque en el diccionario de la RAE no existe la palabra “desestabilizar”, aunque sí define estabilizar como “dar seguridad y estabilidad”, que aquí no existen. Y para “golpes de Estado”, los salvadoreños no necesitamos traducciones, pues lamentablemente en nuestro pasado abundan: Se derroca al gobierno, mediante una acción encabezada generalmente por militares. Expresión que no admite niveles, ni calificativos como suave, intermedio o fuerte. Como tampoco hay hombres medio ladrones, ni mujeres medio honradas. El golpe suave es un término inventado por los fracasados gobiernos de los países del ALBA, ante las justas protestas de sus pueblos cansados de tanto engaño y corrupción.
 

*Columnista de El Diario de Hoy.