Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nuevos impuestos

Soy un salvadoreño enamorado de mi país y me considero una persona optimista

Me sumo a los salvadoreños que no están de acuerdo con el nuevo impuesto que el Ministro de Hacienda está proponiendo para solucionar el problema de la inseguridad en el país. 

No estoy en contra de pagar impuestos, pero de qué sirve recaudar millones de dólares si no hay una estrategia clara. ¿Cuándo se darán cuenta de que hacernos pagar nuevos impuestos no va a solucionar todos los problemas del país? Los últimos gobiernos han creado varios nuevos impuestos y no vemos  resultados. Este país necesita  una reforma fiscal bien pensada y un gobierno capaz de administrar bien los fondos que recibe. 

Además, el tema de la inseguridad es demasiado complejo como para pensar que con tener más dinero se va a solucionar. El gobierno cuenta con dinero de préstamos, que se hicieron precisamente para financiar planes de seguridad, que ni siquiera ha usado. ¿Qué quiere decir eso? Nuevamente: el tema de la seguridad del país no se va a resolver con más dinero. Lo único que se va a lograr es golpear más la economía de las familias salvadoreñas, que bastante golpeada está ya.
 
Pero más allá de afectar el bolsillo de los salvadoreños, un gobierno que se dedica a crear nuevos impuestos también ahuyenta  la inversión extranjera en el país. Quién se  va a interesar en invertir en un país que cambia las reglas del juego y que en cualquier momento les pondrá nuevos impuestos. 

Por otra parte, en esta propuesta de ley, el 10% adicional no solo se pagará en facturas por uso de líneas telefónicas, este impuesto también será aplicado a servicios de cable e Internet y a aparatos tecnológicos como tablets y celulares. Pareciera que en lugar de incentivar el uso de la tecnología, el gobierno quiere castigar a quienes la usen. 

Cuando pienso en lo que va a pasar si esta propuesta es aprobada, solo se me ocurre que sucederá lo mismo que cuando una persona se gana la lotería: como no está acostumbrada a tener grandes cantidades de dinero, no sabe qué hacer con él. Se termina el dinero y probablemente terminará con menos dinero del que tenía antes. Y es que si no se puede manejar el dinero que ya se tiene, no importa cuántos millones más se tenga, siempre el dinero se termina gastando y siempre habrá necesidad de más y más.
 
Los salvadoreños estamos cansados de este tipo de decisiones. Y cada vez estamos más atentos a quiénes son los diputados que aprueban leyes que nos perjudican.  ¿Por qué no recortar tantas plazas de asesores en la Asamblea Legislativa? Si bien con esto no se alcanzará a financiar un plan de seguridad, por lo menos los diputados nos estarían dando una muestra de que ellos también están dispuestos a sacrificar algo y no solo esperan que sea la población quien siempre termine pagando todo. Pero, por el contrario,  este gobierno ha creado miles de plazas que estamos pagando todos con nuestros impuestos y no estamos viendo que el país esté mejorando.

Soy un salvadoreño enamorado de mi país y me considero una persona optimista. Pero al ver la manera en la que el gobierno está manejando los temas importantes del país, mi optimismo se va haciendo más pequeño. 

Pero sigo creyendo en El Salvador y seguiré invirtiendo en mi país, porque El Salvador es grande por su gente, porque creo en la capacidad de la gente para sacar adelante a El Salvador, no así  en la capacidad de nuestros gobernantes. 
 

*Emprendedor salvadoreño.
@aatanacio