Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las redes sociales y la detención por tercera vez del Chapo Guzmán

Las redes sociales como el Twitter son instrumentos de comunicación que no solamente tienen la ventaja de la inmediatez sino que contribuyen  a ganar la batalla informativa y conquistar la opinión pública

En la cuenta de Twitter del presidente mexicano Enrique Peña Nieto se informó de manera oficial la detención del Chapo Guzmán; este fue el tuit del gobernante: “Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”. 

Varias cuestiones en torno al tema: uno, las redes sociales, particularmente el Twitter y el Facebook, se han convertido en herramientas informativas importantes en la actualidad; básicamente tienen cuatro características: inmediatez; difusión a través de las diversas plataformas tecnológicas capaz de reproducirse masivamente; seguridad del hecho sobre todo cuando es rubricado, como es este caso, por un funcionario de primer nivel como lo es el Presidente de la República y por supuesto forma parte del aparato de información y propaganda de los actuales políticos que hacen uso de él junto al comunicado oficial, la conferencia de prensa y por supuesto las “declaraciones” de los personajes al frente de una dependencia.

Por lo general, el Twitter es manejado por un “comunicador” que de manera estratégica, cuando se trata de un técnico y no de improvisador de poca monta como es el caso de un funcionario de Educación en nuestro El Salvador, que “subió” varios tuits con errores de ortografía y poca precisión noticiosa sobre un evento que se declaraba libre de analfabetismo una población.

En el caso de los profesionales, el Twitter es una herramienta no para crear una comunidad virtual o generar interrelación entre los usuarios a las redes, sino simplemente adelantar y confirmar una información en no más de 140 caracteres; se trata de aprovechar el momento para ganar la batalla informativa y lograr detener cualquier indicio de torcer el hecho informativo. 

El Twitter lo usa el Presidente Obama o el gobernante Putin de Rusia o Rajoy de España, pero lo hacen, como lo ha hecho Peña Nieto como una “avanzadilla” en la lucha informativa, en el caso mexicano, como una muestra de los “logros del gabinete de seguridad”. Es un triunfo detener al Chapo Guzmán, uno de los cabecillas más importantes en el trasiego de la droga en México y que en dos ocasiones anteriores se impuso al Estado y escapó de las cárceles mostrando una y otra vez lo vulnerable que son las instituciones de justicia.

“Misión cumplida…” fue el mensaje de Peña Nieto al tiempo que exaltó la labor de las diversas instituciones mexicanas que trabajan de manera coordinada y tesonera para el apresamiento del capo; se trata de un “logro del Estado de Derecho” remató Peña Nieto durante una conferencia de prensa acompañado por todos los funcionarios de primera línea del gabinete de seguridad.

Los especialistas en propaganda negra, los “profesionales” del engaño y la ilusión óptica que operan al servicio de intereses obscuros o al servicio de políticos de poca monta interesados no en informar sino en engañar o engatusar a electores, se aprovechan y usan para fines maléficos los beneficios del Twitter, sobre todo tratando de ganar la batalla informativa y en el peor de los casos denigrar al oponente a través de campañas de desprestigio, sin fuente fiable. 

Hay un segundo punto relacionado con el Twitter y en general con las redes sociales, y es su relación, como instrumento privilegiado, para echar andar estrategias que van más allá de la batalla informativa; esto es más complicado y conlleva el trabajo para “conquistar” la opinión pública en la gestión política de mediano y largo plazo de los gobiernos y sus funcionarios. En el caso de México y la captura del Chapo se trata de hacer ver “el éxito y el golpe mediático” en la lucha contra la delincuencia… obviamente es un logro la captura de este narco, pero la pregunta de fondo es ¿se está ganando la batalla contra el narcotráfico?... las instituciones están lo suficientemente fortalecidas para detener el narcotráfico y evitar que se infiltren en el Estado?... todavía más, los mexicanos están más seguros hoy o siguen siendo presa de la violencia y la delincuencia... son las preguntas de rigor que un tuit no responde.

Déjenme hacer una acotación en nuestro El Salvador a partir de estas reflexiones: el gobierno de turno, el presidente de la República, el gabinete de seguridad, quienes utilizan el Twitter para dar mensajes “positivos”, nos dicen que estamos en el camino correcto en el combate contra la delincuencia y la creación de un Estado más seguro... Falso, hoy más que nunca los homicidios se han disparado, las extorsiones siguen estando a la orden del día, los robos y hurtos son una realidad cotidiana que desbaratan cualquier estrategia de comunicación...

*Editor Jefe de El Diario de Hoy.
ricardo.chacon@eldiariodehoy.com