Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hagamos una pausa

En lugar de detenernos a reflexionar sobre lo que pasa en El Salvador, lo que veo todos los días es miles de discusiones llenas de insultos hacia cualquier persona que opine de manera diferente

El Salvador no necesita que le den “play”. Lo que necesitamos en este momento es poner pausa. Sí, detenernos a pensar un poco y a analizar realmente lo que está pasando en el país, informarnos, quitarnos los prejuicios y después opinar sobre lo que hacen quienes nos lideran, tanto en el gobierno como en partidos de oposición.

Siempre he dicho que tenemos todo el derecho de exigirles a los políticos y cuestionarlos. Y hay que hacerlo con todos, incluso con aquellos con quienes compartimos una misma ideología. Pero la realidad es que pareciera que el país está lleno de robots programados para alabar todo lo que hacen los políticos del partido con el que simpatizan y para descalificar todo lo que hace el partido contrario. 

Basta con pasar unos veinte minutos en las redes sociales, para darse cuenta de que estamos en automático, sin analizar, sin informarnos, sin cuestionar nada y cuestionando todo al mismo tiempo. Y para muestra, un botón: Nayib Bukele y sus seguidores (que dicho sea de paso, cuesta diferenciar entre seguidores reales y troles) que aplauden cualquier noticia que se publica sobre él y se pelean o hacen cyberbullying con todos los que se atrevan a cuestionar lo que hace. 

Hace algunos días, el alcalde capitalino dijo que el presupuesto para las fiestas agostinas sería aproximadamente de un millón de dólares. Entonces, aparecen todos sus seguidores “aplaudiéndole” en redes sociales por esto. Pero, ¿qué hubiera pasado si este anuncio lo hubiera hecho Norman Quijano cuando era alcalde? ¿Sería un derroche, sería malgastar el dinero? Me parece extraño que nadie diga nada porque lo que se va a gastar Nayib este año sea casi el triple de lo que gastó Norman Quijano en las fiestas agostinas del año pasado. 

No estoy criticando al anuncio que hizo Nayib Bukele, no estoy criticando que se va a gastar casi un millón de dólares en una semana, con tanto pesimismo, creo que los capitalinos merecemos un descanso y disfrutar. Simplemente me parece que este es uno de los ejemplos más claros de la doble moral en la que estamos viviendo por no detenernos un momento y hacer un análisis libre de sesgos de las noticias que leemos, de lo que sucede en el ámbito político. 

Porque en lugar de detenernos a reflexionar sobre lo que pasa en El Salvador, lo que veo todos los días es miles de discusiones llenas de insultos hacia cualquier persona que opine de manera diferente. Y es en ambos lados: los de la izquierda desacreditan inmediatamente cualquier opinión de la gente de derecha. Y los de derecha hacen lo mismo con las opiniones de la gente de izquierda. 

Parece que nos han lavado tanto la cabeza que los insultos ya son parte de un guión bien preparado: “Areneros de champa”, “la oligarquía”, “Arenaco” y del otro lado: “terengos”, “burguesía roja” o mencionar “Venezuela”.

Y lo peor de todo es que estamos perdiendo tanto el tiempo en discusiones absurdas en redes sociales, que todas las cortinas de humo que están creando, realmente les funcionan. Nos distraen de la realidad. Hace poco corrió el rumor de que la derecha estaba tratando de desestabilizar al gobierno, que estaba planeando un golpe de Estado. Y lo peor de todo es que la gente cree que esto es cierto. Entonces, la gente se olvida de todas las estadísticas de desempleo, de violencia y de pobreza. Y además, se olvidan de exigirle al gobierno que haga algo por encaminar a este país hacia un mejor futuro. Por eso insisto que es hora de ponernos en pausa, de reflexionar y exigirles a nuestros gobernantes que hagan bien su trabajo, que sean un ejemplo de madurez para los ciudadanos y que comiencen a hacer algo para mejorar la situación de El Salvador. 

*Emprendedor salvadoreño. 
@aatanacio