Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un asalto a plena luz del día

Lo que quiere este gobierno es pagar esas pensiones y muchos otros gastos más con dinero de los futuros pensionados, haciendo sonar como que fuera lógico que los futuros pensionados tengan que pagar las pensiones de los que ya se retiraron

El gobierno y el FMLN parecen haberse decidido por la táctica del agotamiento en el tema de las pensiones. No habiendo podido expropiarlas hace dos años, dejaron pasar un año entero para de repente volver a tratar en el 2015. Ante la oposición cerrada de la población, volvieron a retirarse y ahora otra vez vienen con todo el impulso para lograrla esta vez. La medida va tan en contra de la población que para pasarla el gobierno y el FMLN la disfrazan para confundir al pueblo. Los subterfugios incluyen los siguientes. 

Primero, el gobierno presenta el tema de las pensiones como si fuera un tema fiscal—es decir, como si el gobierno tuviera el derecho de usar los ahorros de los pensionados para financiar sus necesidades. El tema es fiscal sólo como lo es el pago de los gastos del Ministerio de Salud: es algo que hay que pagar. Pero así como el Ministerio de Salud no existe para que el Ministerio de Hacienda le quite sus recursos, el sistema de pensiones no existe para que el gobierno le quite los suyos. El propósito del sistema de pensiones no es aliviarle los problemas fiscales al gobierno sino proporcionarle las mejores pensiones posibles a los ahorrantes con los fondos que ellos han ahorrado para sus pensiones. El gobierno ha puesto el ojo en la expropiación de los ahorros de los futuros pensionados no porque tenga ningún derecho sobre esos ahorros sino porque piensa que puede quedarse con ellos impunemente. 

Segundo, no es cierto que las pensiones sean las culpables del gran déficit fiscal. El truco que usa el gobierno para que parezca que así es vergonzoso: decir que los pagos de las pensiones son la mitad del déficit, sin decir que los pagos de salarios Desde que el FMLN tomó el poder, los gastos corrientes aumentaron 1,134 millones de dólares por año, los de consumo 940 millones, y las pensiones solo 146 millones.  ¡Y Hacienda dice que eso es lo que la está ahogando!
 
Por supuesto, si usted gana 6,000 dólares y gasta 6,500 en whisky y 500 en comida para sus hijos, usted gasta 7,000 dólares, tiene un déficit de 1,000 y el gasto de la comida de sus hijos es la mitad del déficit. Como el gobierno, usted podría decir que lo que hay que rebajar no es el gasto en whisky sino el gasto de la comida para los niños, porque “es la mitad del déficit”.  Pero no dice que el whisky es 6.5 veces el déficit.  Igual, en el caso fiscal, las pensiones son la mitad del déficit, pero los gastos corrientes son 6 veces el déficit.  Para rebajar el déficit hay que bajar el whisky, no la comida de la familia; los gastos corrientes, los viajes, los desperdicios, no las obligaciones sagradas de las pensiones.  Lo triste es que hasta economistas y auto-nominados analistas económicos caigan en esa trampa.  Si alguien se la dice, ríase.  


Tercero, el gobierno da la impresión de que el pago de pensiones que ahora tiene que realizar surgió como consecuencia de la reforma de las pensiones de 1997. En realidad surgió como consecuencia del sistema que existía antes de la reforma, que es el que el gobierno quiere reinstalar total o parcialmente (en lo que llama un sistema mixto). En esa época, el gobierno se quedaba con los ahorros de los futuros pensionados y prometía que con ellos pagaría las futuras pensiones. Pero aquí, como en tantos otros lugares, el gobierno se gastó los ahorros de la gente y ahora tiene que pagar las pensiones con fondos de impuestos. Lo que quiere este gobierno es pagar esas pensiones y muchos otros gastos más con dinero de los futuros pensionados, haciendo sonar como que fuera lógico que los futuros pensionados tengan que pagar las pensiones de los que ya se retiraron. Pero, ¿por qué tienen los futuros pensionados de ahora que pagar las pensiones de los viejos, poniendo en riesgo los pagos de sus propias pensiones? ¿Por qué el gobierno debe poder seguir derrochando los dineros públicos a costa de los ahorros de los futuros pensionados? 

El pueblo no puede permitir esto. 
 

*Máster en Economía, 
Northwestern University. 
Columnista de El Diario de Hoy.